Últimos temas
» Encrucijadas
por Ira Jue 19 Jun 2014, 11:49

» La noche más oscura
por Aisu Lun 09 Jun 2014, 09:38

» ◄Registro de Avatar
por Ryogi Aoi Miér 04 Jun 2014, 14:13

» ◄Registro de Grupo
por Ryogi Aoi Miér 04 Jun 2014, 14:13

» Memento
por Ichinose Hitomi Dom 25 Mayo 2014, 14:04

» Silent Mall
por Ichinose Hitomi Dom 25 Mayo 2014, 13:01

» Nessun Dorma (Que nadie duerma)
por Ichinose Hitomi Dom 25 Mayo 2014, 11:46

» Si no te gusta perder, no juegues
por Bobby Harley Mar 13 Mayo 2014, 22:56

» Flow with'eh
por Bobby Harley Mar 13 Mayo 2014, 21:14

» Aprendiendo a ¿trabajar?
por Sakurakoji Takumi Lun 12 Mayo 2014, 01:33


El hijo pródigo... Está de visita

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El hijo pródigo... Está de visita

Mensaje por Jinguji Ren el Vie 10 Ago 2012, 15:25

{07 de Mayo} Noche

Hoy no habían sesiones fotográficas, ni entrevistas, ni reuniones, ni fiestas. Absolutamente nada. Ese día lo había tenido completamente libre y ahora esa noche era para él y para alguien muy especial en su vida. Acudió solo a los suburbios, sin decirle a nadie adónde iba, aunque su representante Goro lo sabría perfectamente. Llegó a la zona residencial y caminó con lentitud por la calle, tomándose su tiempo mientras evitaba pisar algunos charcos que se habían formado en la calle pues caía una fina lluvia desde por la mañana. La tenue luz de las farolas alumbraba su camino y proyectaba su sombra sobre los muros y el suelo que iba moviéndose a la par que se movía su propio cuerpo. Sujetaba su paraguas con su diestra para refugiarse de esa llovizna que aún caía, pudiendo notar que de vez en cuando una ráfaga de viento le obligaba a mantener firme el utensilio. Antes de lo que pudiera darse cuenta ya se encontraba en su antigua calle, pudiendo ver a la perfección su antiguo hogar. Se paró para contemplarlo, sin poder evitar resoplar ligeramente. Reanudó la marcha y se acercó hasta la puerta de aquella casa que ahora era ajena para él. Tocó cuatro veces en la puerta con una melodía muy específica, que de seguro uno de los inquilinos interpretaría sin problemas. En efecto, se trataba de un código secreto que habían creado entre los dos utilizado para que supiera que era él quien estaba tocando en la puerta. Era triste que tuvieran que verse a escondidas, a Ren le incomodaba muchísimo, pero por el momento no tenían más remedio.

La puerta se abrió, revelando a una mujer que rondaba los cuarenta años largos, con cabellos castaños y largos aunque recogidos en una coleta baja. Le sonrió de forma amplia nada más verle y enseguida unas lágrimas comenzaron a brotar de sus lagrimales, pero antes de que el chico pudiera secarlas o reprenderle por llorar como hacía siempre se vio envuelto por su abrazo, cálido y firme a la par que sumamente reconfortante. Correspondió al gesto rodeando su estrecha cintura con sus brazos y apoyando su cabeza sobre su hombro. Se sintió niño otra vez por unos instantes y disfrutó de aquel cálido abrazo hasta que éste dio a su fin, separándose ambos. Contempló sus ojos llorosos y ligeramente enrojecidos y secó sus lágrimas sonriéndole.

- Hola, mamá.
- Hola, hijo.

Pasó al interior de la casa detrás de su madre y pronto se sentaron en la mesa de la pequeña sala de estar frente a una taza de té. Su madre inició una pequeña charla sobre cómo le había ido la semana, si estaba comiendo bien y ese tipo de cosas por las que una madre siempre se preocupa. Un par de horas más tarde estaban riendo y comentando anécdotas divertidas. Y una hora más tarde todo debía llegar a su fin pues debía marcharse antes de que su padre llegara y le viera. Sacó un sobre del bolsillo interior de su chaqueta y lo dejó sobre la mesa.

- Guárdalo bien. - le dijo con suavidad.

Tuvo que insistir para que aceptara el dinero, como siempre. Sabía que lo que quería su madre no era beneficio económico sino que volvieran a ser una familia unida, aunque lamentablemente eso no era posible y no lo sería hasta que su padre fuera quien aceptara su error. Él no pensaba dar su brazo a torcer esa vez. Eso también lo sabía su madre, y a pesar de que sabía que la consumía por dentro no podía hacer otra cosa.

La despedida no tardó en llegar, recibiendo el joven un nuevo abrazo que se le antojó más nostálgico que el anterior. Depositó un beso sobre la frente de su madre y le sonrió una última vez antes de marcharse. Volvió a guarecerse bajo su paraguas mientras se alejaba de su casa, que había dejado de serlo hacía tiempo pero que echaba de menos en muchas ocasiones. Ahora caminaba apesadumbrado por esas calles, arrastrando de vez en cuando sus pies con pesadez y con su cabeza gacha, su mirada fija en el asfalto que recorría.
avatar

1º Carrera

Avatar : Jinguji Ren
Mensajes : 86
Fecha de inscripción : 04/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El hijo pródigo... Está de visita

Mensaje por Mayumi el Sáb 22 Sep 2012, 14:27

Día laboral. Aunque norlamente no solía trabajar los lunes, el pasado finde había movido hilos para poder cambiar turnos y ayudar a su madre con unos muebles de casa que ella sola no podría transportar, así que ahora le había tocado cumplir su parte y trabajar un lunes hasta la noche. El día había sido tranquilo, normalmente el restaurante se llenaba sobre todo a partir de los jueves, mientras, eran días tranquilos en los que no había mucho estrés ni nada de eso. Mayumi tenía unas pequeñas rutinas algunos días determinados después de trabajar, pero como no había podido ir por haberse quedado con su madre, esta vez trasladaría la rutina al lunes. Así pues, el trabajo concluyó y Mayumi salió de la cafetería con un impermeable pues para variar, se había olvidado su paraguas. Una capucha ocultaba su pelo y las finas gotan caían por ésta. Ella estaba con su clásica mochila que se mojaba poco a poco, y esta vez, también había sido con una bolsa de plástico con asas que parecía pesar un poco.

Sabía que su madre le echaría la bronca pero no le importó. Cogió el metro nocturno y entonces se dirigió hacia los suburbios, sintiéndose algo desprotegida de pronto pero ella era muy valiente. Salió de la boca del metro y entonces se dirigió hacia la zona residencial. Fue entonces cuando se desvió muy poco hacia un callejón que era corto y parecía no tener salida. Ella estaba en el principio de ese callejón y pronto se agachó y de detrás de un cubo sacó una garrafa cortada a la mitad, que servía como cuenco. Fue entonces cuando abrió la bolsa y silbó, no tardando así en ver como unos cinco perros se acercaban a ella. Casi todos parecían jóvenes, y es que lo eran. Normalmente, cada domingo o cuando mejor le viniese, solía venir para alimentar a los animales que no tenían cobijo. Cierto es que no siempre podía traer comida del restaurante que sobraba pero en cuanto podía, venía.

Se agachó con cariño y dejó todo en unos cuencos de plástico hechos con las garrafas. Empezó a acariciar a los perros.

- ¿Habéis pasado mucha hambre? También he traído agua - y entonces sacó una botella y la vació en otro cuenco más.

Una pequeña brisa logró que la capucha de Mayumi se hiciera hacia atrás, así que no tardó en volvérsela a poner pues sino, se mojaría.
avatar

2º Carrera

Mensajes : 239
Fecha de inscripción : 09/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El hijo pródigo... Está de visita

Mensaje por Jinguji Ren el Sáb 22 Sep 2012, 14:45

El sonido del llanto de un perro hizo que Ren alzara la vista, aunque no divisó a ningún perro delante suya. Sin embargo, pronto escuchó una voz femenina y un tanto aniñada que provenía de un callejón cercano, a apenas unos cuatro pasos desde donde él se encontraba. No pudo evitar acercarse y girarse cuando llegó a la entrada de dicho callejón, un tanto estrecho y sin salida. Allí vio a una chica agachada mientras le daba de comer y beber a cinco perros. Era obvio que esos canes no tenían hogar y que estaban solos o abandonados, y que aquella joven se molestaba en darles algo de comer y de beber para que por lo menos estuvieran bien alimentados. Se dio cuenta de que los perros no tenían síntomas de deshidratación o desnutrición, por lo que intuyó que aquella joven había hecho aquello más veces, pudiera ser que cada semana o incluso cada día. Sonrió con ternura, casi sin darse cuenta.

- Es muy noble eso que haces. - comentó aún estando detrás suya.

La chica se giró hacia él en cuanto escuchó su voz, y fue entonces cuando esos ojos bicolor le atraparon de inmediato. Los había visto antes, muy de cerca, de hecho. Aquella joven era Mayumi, una nueva promesa del modelaje que había participado en una sesión fotográfica con él hacía aproximadamente un mes. No es que no esperara encontrársela nunca más, pues al compartir en cierta medida profesión existía esa posibilidad, pero lo que nunca esperó fue encontrársela en aquel lugar, y menos haciendo una labor social tan necesaria como infravalorada por la sociedad, por desgracia.

- ¿Mayumi-san? - preguntó meramente para confirmar - Me alegro de verte. ¿Qué tal estás? - sonrió ligeramente.

Fue entonces cuando uno de aquellos perros se acercó a él para olisquearle, no tardando el chico en acercar su mano para facilitarle la tarea. Esperó pacientemente a que el perro le identificara o inspeccionara, para luego posar su mano sobre su cabeza y comenzar a acariciarle, agachándose encorvando su espalda ligeramente.
avatar

1º Carrera

Avatar : Jinguji Ren
Mensajes : 86
Fecha de inscripción : 04/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El hijo pródigo... Está de visita

Mensaje por Mayumi el Sáb 22 Sep 2012, 14:57

La verdad es que la voz le sorprendió un poco, así que rápidamente se giró, quizás un tanto brusco. Estar por la noche, en un lugar como ese, no es que fuera muy apropiado y si tenía mala fama era por algo.. Y aunque ella era inocente y se confiaba muy rápidamente, también era asustadiza cuando se le metía en la cabeza y ahora mismo, estaba muy alerta. Cuando se giró y le vio, lo cierto es que se sorprendió. Le reconoció en seguida, y cómo para no, ese pelo pelinaranja y esos ojos azules.. No mucha gente tenía esa descripción tan llamativa, así no pudo sino sonreir amablemente y con alegría por haberle vuelto a ver.

Se levantó y dejó los perros de momento de lado girándose ya completamente hacia él.

- ¡Ren! - le saludó con alegría - Algo cansada la verdad, acabo de salir de trabajar - pero entonces especificó - Soy camarera, je - añadió, llevándose la mano tras la cabeza.

Se fijó en que los perros parecían confiados junto a él, aunque la mayoría de ellos estaban comiendo de forma algo desesperada.

- ¿Y tú qué tal? ¿Qué haces por aquí a estas horas? - preguntó, recolocándose la capucha.
avatar

2º Carrera

Mensajes : 239
Fecha de inscripción : 09/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El hijo pródigo... Está de visita

Mensaje por Jinguji Ren el Sáb 22 Sep 2012, 15:16

Aquel enérgico y alegre saludo eran característicos de Mayumi; por lo poco que la había podido conocer había deducido que ella era así, alegre, espontánea y amable. Asintió con la cabeza mientras le respondía, aunque dejó de hacerlo cuando le especificó que era camarera. No por el dato en sí, sino porque se había llevado una mano detrás de la cabeza en un gesto vergonzoso quizá, cuando no tenía nada por lo que avergonzarse. Sin embargo, no manifestó este pensamiento, principalmente porque ahora era ella quien le preguntaba por su estado y por el motivo de su presencia allí. Dudó durante unos instantes, preguntándose si sería conveniente decirle la verdad o por el contrario inventarse algo. En realidad pronto dio con la respuesta... Era Mayumi, la chica que había confiado en él desde el principio, que había accedido de buena gana a montarse en un coche con él y que, incluso, le había indicado su lugar de residencia sin mostrar desconfianza o recelo.

- He venido a ver a mi madre. - respondió firmemente - Yo antes vivía aquí. - añadió con una sonrisa aunque no mostraba alegría sino una especie de incredulidad, como si supiera que fuera un dato un tanto difícil de creer viniendo de él.
avatar

1º Carrera

Avatar : Jinguji Ren
Mensajes : 86
Fecha de inscripción : 04/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El hijo pródigo... Está de visita

Mensaje por Mayumi el Sáb 22 Sep 2012, 15:29

Que le dijera que había venido a ver a su madre le chocó, porque por un momento le recordó a ella. ¿Estarían en la misma situacion? Sería demasiada casualidad y pronto negó con la cabeza quitándose esa idea de la cabeza. Además, se sorprendó un poco cuando le dijo que antes él vivía allí. ¿De verdad? Vaya, pues la vida daba muchas vueltas. Mayumi dejó que se viese esa sorpresa y pronto parpadeó para salir de ese pequeño estado de sorpresa.

- Vaya.. Pues qué cambio ¿no? - bromeó de forma inocente.

Se giró hacia los perros viendo así ya los cuencos vacíos, así que no tardó en esconderlos un poco tras un contéiner para que nadie los robase ni nada por el estilo. Acarició la cabeza de los perros unos instantes y pronto estos comenzaron a juguetear contentos entre ellos.

- La verdad es que sólo por ver como corretean ahora merece la pena venir - sonrió y entonces se giró hacia él - ¿Y ahora a dónde vas? - y se dio cuenta - ¡A-Ah! Perdona no es asunto mío..
avatar

2º Carrera

Mensajes : 239
Fecha de inscripción : 09/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El hijo pródigo... Está de visita

Mensaje por Jinguji Ren el Sáb 22 Sep 2012, 15:41

Ni una pregunta, ni una mirada incrédula o despectiva (aunque sí de sorpresa, lo cual no le pareció extraño)... Mayumi había aceptado la información que le había revelado sin más, incluso expresando una pequeña broma de forma cordial, lejos de ser hiriente. Siempre había pensado que de contarle a alguien sus raíces, de dónde provenía, se reirían de él o algo peor. Podría estar equivocado o simplemente resultara que Mayumi era una chica comprensiva y tal vez empática, que antes de burlarse de los demás trataba de ponerse en su situación. Aquel noble gesto le dejó sin palabras, pudiendo únicamente sonreír de satisfacción.

Observó a los perros juguetear cuando ya habían comido, seguramente se habrían quedado muy a gusto gracias a ello. Miró a la chica, observando cómo sonreía al contemplar a aquellos animales corretear felices; estaba claro que disfrutaba con ellos y también con poder ayudarles. No tardó en negar con la cabeza de forma suave cuando le dijo lo siguiente.

- No te preocupes. Iba a casa, supongo. - se encogió de hombros.

Y entonces se le ocurrió una idea. Sacó su teléfono móvil del bolsillo de su pantalón y miró a Mayumi con una sonrisa.

- Tengo una idea: ¿por qué no le saco una foto a cada uno de estos perros y pongo un anuncio en mi página web para que la gente los adopte? ¿Te parecería bien? - propuso.

Podía utilizar sus influencias para lograr un buen propósito. A veces pensaba que tal vez fuera un poco hipócrita pero por parte de la gente; es decir, ¿una persona adopta a un perro porque su ídolo o una persona famosa lo pide, no porque realmente quiera hacerlo? O quizá sí... El asunto era un poco ambiguo, la verdad, y en realidad no sabía hasta qué punto la gente hacía las cosas por iniciativa propia, por inspiración o por simple conformismo.
avatar

1º Carrera

Avatar : Jinguji Ren
Mensajes : 86
Fecha de inscripción : 04/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El hijo pródigo... Está de visita

Mensaje por Mayumi el Sáb 22 Sep 2012, 16:18

La idea que el pelinaranja había tenido era de lo más acertada. Mayumi no tardó en girarse hacia él y sonreir de forma abierta. Entonces habría más posibilidades de que los perros tuviesen dueño y entonces optasen por un buen hogar. Mayumi se había puesto muy contenta la verdad, la idea no podía ser más acertada de verdad de verdad!

- ¡Perfecto! Yo te ayudaré - dijo muy entusiasmada.

No tardó entonces en coger a uno de los perritos, el más pequeño entre sus brazos. La verdad, es que en ningún momento pensó en salir en la foto, sólo hizo de forma natural y la imagen había quedado.. Muy bien. Mayumi, con aquella gabardina impermeable y las botas altas, con la capucha ahora caída y el pelo algo húmedo y con el perro entre los brazos con carita adorable. ¿Qué más se podía pedir? Pues más, y por ello ladeó la cabeza para que ambas estuvieran más o menos al mismo nivel y entonces sonrió de forma suave.

- Max, mira a la cámara, allí, a Ren... Si, así muy bien! - le decía al perrito.

Spoiler:
avatar

2º Carrera

Mensajes : 239
Fecha de inscripción : 09/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El hijo pródigo... Está de visita

Mensaje por Jinguji Ren el Sáb 22 Sep 2012, 16:33

No sólo le agradó la idea sino que le entusiasmó, de lo cual se sintió orgulloso y satisfecho él. Mayumi cogió uno de los perros, concretamente el que parecía más pequeño de todos, sujetándolo entre sus brazos y posando junto a él. Ren activó la cámara de su teléfono móvil y apuntó hacia ellos para enfocarlos. Realmente la foto se veía preciosa estando Mayumi también en ella, y la pose del can era extraordinaria y muy apropiada para ese tipo de búsquedas. Un pequeño ruido simulando una cámara fotográfica pudo escucharse cuando Ren capturó el momento, viendo el resultado inmediatamente en la pantalla de su móvil.

- Ha quedado perfecta. Siguiente modelo, por favor. - rió suavemente.

El proceso fue similar pues el siguiente perro también era un cachorro, un poco mayor que el anterior quizás pero aún así mu pequeño todavía. No tardó en sacar otra fotografía y esperar a que Mayumi preparara al siguiente perro para retratarlo también. Mientras esperaba, aprovechó para manifestar algo.

- Oye... ¿Te importaría si te pongo como contacto para tramitar las adopciones? Así seríamos dos en esto y se haría más rápido. Por supuesto sólo pondría tu número de teléfono o dirección de correo electrónico, ningún dato más aparte de tu nombre.

No sólo lo decía porque sería más rápido, sino porque obviamente tenía sus obligaciones diarias y no podría ocuparse de tramitar las adopciones constantemente. Porque, por supuesto, no pensaba dar en adopción a cualquiera de esos perros sin asegurarse de que la persona que los solicitaba le daría una buena vida; y eso aunque fuera la mejor opción quitaba mucho tiempo.
avatar

1º Carrera

Avatar : Jinguji Ren
Mensajes : 86
Fecha de inscripción : 04/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El hijo pródigo... Está de visita

Mensaje por Mayumi el Sáb 22 Sep 2012, 16:45

Mayumi sonrió ante la broma del chico y entonces dejó al perrito en el suelo en cuanto sacó la foto. Después cogió a otro en brazos y otra foto hizo acto de presencia. Mayumi se giró entonces para buscar a uno que era de los más granditos y entonces lo trajo hacia ella cuando Ren le estaba explicando la idea. Se giró hacia él y entonces apoyó una rodilla en el suelo mojado, sin importarle mucho que sucediera esto y pasó el brazo por alrededor del perro, como si le abrazara ladeadamente.

- Claro, ¡es una estupenda idea!

Una sonrisa abierta apareció en sus labios justo cuando posaba con el perro. Cuando Ren sacó la foto Mayumi se puso en pie y entonces se dirigó hacia el mismo y con algo de confianza cogió su móvil para luego sonreir de forma divertida.

- No te escaquees señorito ~~ - dijo entonces - Seguro que muchas chicas kawais querrán adoptar a los perros después de verlos contigo - dijo, sacando la lengua aún divertida.

Esperaba que no le molestase su idea..

Spoiler:
avatar

2º Carrera

Mensajes : 239
Fecha de inscripción : 09/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El hijo pródigo... Está de visita

Mensaje por Jinguji Ren el Sáb 22 Sep 2012, 17:04

Sonrió, alegrándose de que si propuesta fuera aceptada. Esperó a que Mayumi posara con el tercer perro y entonces sacó otra fotografía, dejando una instantánea preciosa. La chica se levantó del suelo, pues había posado de rodillas junto al perro, para acercarse a él y súbitamente arrebatarle el móvil de entre sus manos. Lo cierto era que había sido un gesto que no se había esperado en absoluto pero se dejó hacer pues confiaba en la chica. No pudo evitarlo y se sonrojó cuando le dijo aquello, no en demasía pero sí de forma mínimamente notable. ¿Por qué siempre que le mencionaban chicas se sonrojaba sin poder remediarlo? Estaba acostumbrado a tratar con ellas por trabajo e incluso fuera de éste, pero le costaba horrores camuflar su timidez con ellas. Con Mayumi la verdad es que ahora era más fácil ser él mismo, estar más cómodo con ella. Ojalá fuera así de fácil siempre.

- E-Eh... B-Bueno. - accedió no muy convencido.

Pero no podía decirle que no con lo amable y atenta que había sido, así que lo haría. Dejó el paraguas abierto en el suelo y se alejó de la chica para acercarse a los dos perros que faltaban por fotografiar y posar junto a ellos. Sin embargo, uno de los perros era muy bajito, su abdomen casi le rozaba el suelo pues sus patas eran cortas, de modo que no bastaba con ponerse a su lado. Así que se le ocurrió una locura y, sorprendentemente, ya estaba ejecutándola antes de pensarla: se tumbó boca abajo junto al can, apoyando una de sus manos bajo su barbilla y rodeando al animal con la otra. Su ropa no tardó en empaparse, obviamente, en cuanto su cuerpo se apoyó completamente en el suelo. Sonrió, incrédulo por estar haciendo aquello y por lo extrañamente a gusto que se sintió por hacerlo. Situado en medio de los dos canes, posó para la foto.
avatar

1º Carrera

Avatar : Jinguji Ren
Mensajes : 86
Fecha de inscripción : 04/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El hijo pródigo... Está de visita

Mensaje por Mayumi el Sáb 22 Sep 2012, 17:20

¡Aceptó! Mayumi se puso muy contenta y pronto miró el móvil. Para su suerte ya estaba puesta la cámara, así que no tuvo que toquetear realmente nada.. Con lo patosa que era, acabaría por borrarle el listado de los historiales sin querer. Contempló como Ren se colacaba con total naturalidad. Se sorprendió la verdad.. Ella no habría pensado en posar así, y a pesar de haberse agachado junto a un perro, Ren tenía mucho más estilo, vamos, se notaba que era modelo. No pudo evitar admirarle en ese instante y seguidamente se concentró para hacer la foto. Hizo una, pero no se contentó con ello así que se agachó un poco y se acercó más para que saliese todo mejor, y de forma apaisada.

- ¡Listo! La foto ha salido genial mira - dijo animada, mostrándole el móvil y dándoselo.

Mayumi dejó que Ren viese la foto y volvió a dirigirse hacia los animales, acariciando sus cabezas y luego observando como estos poco a poco se alejaban medio jugando. La verdad es que le aliviaba que los perros no le cogiesen tanto cariño, aunque sabía que sí era así, por lo menos no le perseguían hasta su casa.. Si fuera así, tendría que quedarse con todos, ¡eso seguro!

Se giró nuevamente hacia Ren y entonces reparó en ello. Cogió rápidamente el paraguas y lo puso sobre él.

- ¡Ay! Por mi culpa cogerás un resfriado, te has empapado!
avatar

2º Carrera

Mensajes : 239
Fecha de inscripción : 09/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El hijo pródigo... Está de visita

Mensaje por Jinguji Ren el Sáb 22 Sep 2012, 17:30

Escuchó el sonido característico de la cámara de su teléfono móvil dos veces, además de ver cómo Mayumi sacaba la segunda foto de forma más cercana y apaisada. Una vez terminó, Ren se puso en pie y se acercó a ella, quien le tendía el móvil para que viera la fotografía. Cuando lo hizo no pudo evitar sonreír al verse a sí mismo en semejante postura entre los dos animales; aún viéndolo no acababa de creerse que lo hubiera hecho. Guardó el teléfono tras terminar de contemplar la foto y observó cómo los perros se iban alejando de ellos mientras jugaban entre ellos. Se giró a Mayumi, sorprendiéndose al verla recuperando su paraguas y posándolo sobre su cabeza para cubrirle. Negó suavemente con la cabeza mientras sonreía.

- No te preocupes. - le dijo con tranquilidad.

Alzó su mano para ser él quien sostuviera el paraguas, rozando la mano de la chica en el proceso. A pesar de haber estado mucho más cerca el uno del otro en aquella sesión fotográfica, el contacto de la suave piel de la chica con la suya le puso ligeramente nervioso, e inevitablemente sus mejillas se tiñeron de un leve color carmesí. Tragó saliva y sonrió para tratar de que ello no se notara. No tardó en cubrir también a Mayumi con el paraguas.

- Así tampoco te mojarás tú. ¿Nos vamos? Puedo acompañarte a casa. - se ofreció.

Desde luego no pensaba dejarla sola paseando por esas calles, él más que nadie sabía lo peligroso que podía ser aquel lugar.
avatar

1º Carrera

Avatar : Jinguji Ren
Mensajes : 86
Fecha de inscripción : 04/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El hijo pródigo... Está de visita

Mensaje por Mayumi el Sáb 22 Sep 2012, 18:12

El chico le dijo que no se preocupase sin embargo ella negó con la cabeza. Ren le quitó el paraguas y entonces también la cubrió con el mismo. Mayumi miró hacia arriba, mirando así al tope del paraguas y seguidamente desvió la vista hacia los ojos de Ren. Bajo estos, pudo contemplar un ligero rubor, pero podría deberse a que se estaba poniendo así que nada más oir la proposición de acompañarla a su casa, la chica de ojos bicolor asintió con la cabeza y entonces ambos se pusieron en marcha. Ella procuraba no salirse mucho del paraguas aunque también miraba que él estuviese bajo su perímetro ya que ella tenía un abrigo impermeable. Caminaron en dirección hacia el metro y cuando estuvieron dentro, Mayumi por lo menos, se desabrigo un poco para no estar tan sofocada. No tardaron mucho en llegar a la parada más cercana así que salieron y comenzaron a caminar.

- ¿Cómo te va con la vida de modelo? ¿Bien no? Seguro que sí - dijo amablemente.

Desvió la vista hacia un lado.

- A mí no me han vuelto a llamar. A-Aunque siempre tardan bastante, normalmente es sólo cuando quieren un tema en particular, algo lolita supongo y todo eso - comentó.
avatar

2º Carrera

Mensajes : 239
Fecha de inscripción : 09/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El hijo pródigo... Está de visita

Mensaje por Jinguji Ren el Sáb 22 Sep 2012, 18:27

No tuvo que insistir pues Mayumi aceptó de inmediato, por lo que ambos comenzaron a caminar hacia la parada de metro para salir de los suburbios. En cuanto entraron en el metro la chica se quitó el abrigo para evitar el calor pues la temperatura dentro solía ser alta ya de por sí debido a la cantidad de gente que solía usar el metro. Él no se desabrigó pues estaba empapado, un poco de calor le vendría bien en ese momento. El tren no tardó en llegar a la parada de destino, por lo que salieron del metro y comenzaron a caminar de nuevo por la calle. No hizo falta abrir el paraguas de nuevo pues había cesado de llover, aunque probablemente volviera a hacerlo dentro de poco tiempo como había hecho durante todo el día.

Miró a Mayumi, sintiéndose un poco culpable por lo que le dijo. Tras la sesión que tuvieron juntos Ren trató de negociar un aumento en el sueldo de Mayumi, logrando apenas un pequeño porcentaje más y la posibilidad de volver a contar con ella, pero finalmente no habían cumplido el trato. Él no lo sabía, claro, pero sí que pudo haberse interesado y preguntar si la habían vuelto a llamar, y no lo había hecho. En realidad sabía que no era su culpa pues se le había olvidado por completo por estar inmerso en su trabajo, pero aún así no podía evitar darse por aludido y sentirse culpable.

- Quizá podrías ampliar tu especialidad a otros campos, no sólo al de Lolita. Seguro que se te da igual de bien. - respondió.

Pudiera ser que no la hubieran llamado por eso mismo, porque Mayumi se dedicaba a un sector en concreto que no siempre era necesario en todas las sesiones de fotografía o publicidad. En cualquier caso, pensaba llamar a aquel fotógrafo para quejarse e instarle a que la tuviera muy en cuenta para la próxima vez.

- A mí me... Va bien. Incluso me han ofrecido participar en una película. Pero no estoy seguro de si quiero hacerlo. - comentó luego para responder a su pregunta.

Ren no era de los que daban detalles de todo lo que contaba en primera instancia, de modo que no comentó nada más acerca de aquello. Por supuesto, no era porque no quisiera hablar de ello, pero siempre había sido así; no le gustaba comenzar a hablar sin parar de algo sin saber si la otra persona estaba interesada en conocer esa información o no.
avatar

1º Carrera

Avatar : Jinguji Ren
Mensajes : 86
Fecha de inscripción : 04/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El hijo pródigo... Está de visita

Mensaje por Mayumi el Sáb 22 Sep 2012, 18:49

Ya había pensado lo que Ren había dicho pero... Había un pequeño problema. Mayumi se quedó escuchándole, paseando al lado suyo en dirección a su casa mientras sopesaba todo lo que él le iba diciendo poco a poco. Luego, añadió que a él le iba bien y que además le habían llamado para una película. En ese momento por emoción, le agarró suavemente del antebrazo y le medio paró algo secamente pero entusiasmada.

- ¡Eso es genial! Será un boom para tu carrera. Bueno "¿boom?" se dice así ¿no? - rió suavemente.

Le hizo un guiño y entonces prosiguió.

- De verdad, me alegro un montón por ti! Y por la inseguridad.. Sólo puedo decirte que hagas siempre lo que quieras y puedas ¡y listo calisto!

Mayumi se puso frente a él, notando ahora más que nunca la diferencia de altura y entonces suspiró. Alzó la mano hacia ella misma señalándose y entonces subió el dedo hasta su rostro.

- No puedo hacer otra cosa que no sea Lolita ¿entiendes? - dijo con una sonrisa en sus labios - Tengo pinta de niña y bueno.. No es que me importe, pero de momento, nadie crea que pueda representar bien otro mercado y yo.. Yo no me quejo.

La verdad es que sí que se quejaba, es decir, a veces miraba a otras modelos haciéndose sesiones justo al lado y era asombroso. Ella a veces soñaba con ponerse ese tipo de ropa y posar, tal y como hacía Ren pero en realidad ese no era su mundo.. Porque no lo era ¿no?
avatar

2º Carrera

Mensajes : 239
Fecha de inscripción : 09/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El hijo pródigo... Está de visita

Mensaje por Jinguji Ren el Sáb 22 Sep 2012, 19:05

Se sorprendió por aquel repentino gesto de Mayumi de agarrar suavemente su antebrazo y hacerle parar su marcha, quedándose quieto y mirándola con sorpresa. Aquel agarre había sido tan fugaz que no le dio ni tiempo de sonrojarse, aunque de seguro de haberse prolongado lo habría hecho inevitablemente.

- G-Gracias... - fue lo único que pudo pronunciar antes de que ella siguiera hablando.

Se posicionó enfrente suya y se señaló a sí misma, hacia su pecho, para a continuación subir su dedo hasta su rostro señalando ahora éste. Ren frunció el ceño en cuanto terminó de escucharla, sin poder evitar negar con la cabeza en señal de desaprobación o desacuerdo.

- Mayumi... Está claro que hay mercados que no puedes abarcar por ser menor de edad, como por ejemplo modelaje de lencería, pero hay muchos otros que sí están a tu alcance. Nunca permitas que nadie te subestime por cómo seas o lo que hagas. - hablaba tan firmemente que le pareció un tanto rudo, de modo que hizo una pausa para sonreírle - Puedes ser modelo de manos, de rostro para cosméticos, de cosplay, de alimentación, de electrodomésticos... Hay muchísimos mercados, ¿sabes?

Posó una mano sobre su hombro, tratando de dejar a un lado el pensamiento de que estaba muy cerca de una chica, centrándose en su propósito que no era otro que el de animarla.

- El problema es que es un mercado muy competitivo y casi siempre regido por favores o "enchufes". Es injusto, pero como yo no he marcado las reglas del juego puedo y haré lo mismo. - le guiñó un ojo - Si me mandas tu currículum por e-mail haré unas llamadas y verás como todo cambia. - le aseguró.
avatar

1º Carrera

Avatar : Jinguji Ren
Mensajes : 86
Fecha de inscripción : 04/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El hijo pródigo... Está de visita

Mensaje por Mayumi el Sáb 22 Sep 2012, 19:37

De pronto Ren se puso algo más serio. La decía que no tenía nada que ver eso, que básicamente Mayumi valía para mucho más. No para lencería porque era menor, pero sí para otro tipo de cosas, vamos, afirmando y reiterando que el campo era muy grande. Ella ya sabía eso pero.. Normalmente sólo valía para temas infantiles, era lo único para lo que había probado. Es más, con Ren, fue la primera vez que posó así tan cercanamente, pues nunca había posado ningún tema de erotismo, sensualidad o ni tan siquiera amor. No sabía si podría ni tan siquiera interpretar eso, pues no sólo valía el ser modelo sino había que interpretar era la base de todo eso, sino era imposible.

- No te preocupes por mí de verdad, es decir.. Para mí ser modelo es un plus. Cierto es que a veces gano mucho más que trabajando como camarera pero necesito el dinero para ayudar a mi madre, y no puedo depender de "si me llamarán o no" necesito tener algo seguro - confesó - Si los profesionales opinan que de momento sólo valgo para motivos lolita y ese sector, pues por mí está bien, ¿sabes? - añadió humildemente.

Ella no se veía con madera para hacer nada más, nunca había posado con nadie así. Simplemente, debía ponerse en pie, lucir uno de sus vestidos y poner alguna pose tímida, sonriente, alegre y sobre todo.. Mostrar bien sus ojos, eso era algo distinto que tenía Mayumi y que ella no se había percatado aún.

Sin darse cuenta, habían llegado a casa.

- En realidad has caído en mi trampa - sonrió como si no hubiesen hablado de ella - He aceptado que vinieras para invitarte a un té caliente y poder secar un poco tu ropa. ¿No pensarías que dejaría que te pusieras enfermo? - bromeó - Anda pasa.
avatar

2º Carrera

Mensajes : 239
Fecha de inscripción : 09/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El hijo pródigo... Está de visita

Mensaje por Jinguji Ren el Sáb 22 Sep 2012, 19:47

Mayumi tenía parte de razón, y es que no podía segurar al cien por cien que la llamasen por muchos hilos que moviera. Sí, tenía influencias y junto con Goro estaba seguro de poder conseguir para Mayumi más proyectos, pero había campos en los que ni él mismo podía influir. "Siempre hay un pez más grande", como quien dice. Sin embargo, pronto cayó en la cuenta de que había otra posibilidad, una que haría todo mucho más fácil para ambas partes, pero sobre todo para él. Una opción que le aseguraría garantías de forma inmediata. Sin embargo, no pudo hacérsela saber en ese momento a la chica pues habían llegado ya a su casa y le estaba invitando a pasar para tomar té y secar su ropa.

- No quisiera molestar... ¿No le parecerá mal a tu madre? - dijo un poco escéptico.

En realidad se negaba por cortesía, porque debía admitir que secar sus ropas sería lo idóneo para no acabar con un resfriado o peor, una pulmonía. De modo que fue educado y se negó en un principio para que Mayumi insistiese si de verdad quería que entrara en su casa, lo cual no dudaba puesto que confiaba en que no diría nada que no pensara de verdad.
avatar

1º Carrera

Avatar : Jinguji Ren
Mensajes : 86
Fecha de inscripción : 04/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El hijo pródigo... Está de visita

Mensaje por Mayumi el Sáb 22 Sep 2012, 20:12

Mayumi ya había sacado las llaves y había elegido la correcta para abrir finalmente la puerta cuando Ren le dijo aquello. Giró el pomo y entonces abrió ligeramente la puerta para después girarse hacia él. Puso una mueca como pensativa y entonces asintió con la cabeza de forma seria, hablando totalmente "en serio".

- Es verdad tienes razón, sería de mal gusto además casi ni nos conocemos ¿no?

Se quedó seria el tiempo necesario para que él se lo creyese pero pronto le dio un codazo amistoso y los oídos de Ren pudieron escuchar perfectamente la risa inocenente de Mayumi.

- ¡Anda inocente! No seas tonto, a mí madre no le importará aunque la verdad es que no suele estar, entra anda.

Abrió la puerta del todo y dejó que él pasara primero, dejándole ver un pequeño hall que necesitaba alguna que otra reforma en los muebles que había y un pequeño escalón indicando que debía descalzarse.
avatar

2º Carrera

Mensajes : 239
Fecha de inscripción : 09/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El hijo pródigo... Está de visita

Mensaje por Jinguji Ren el Sáb 22 Sep 2012, 20:33

Se quedó totalmente sorprendido ante aquella respuesta, pero sobre todo incrédulo. No creía que Mayumi estuviera hablando en serio, aunque se lo había dicho de una forma tan tajante que le hizo dudar. Pensó en darle la razón y marcharse antes que en decirle algo como "no seas bromista", porque pudiera ser que no fuera una broma en realidad. Por fortuna, antes de decir o hacer nada ya pudo escuchar la risa de Mayumi y sentir ese codazo amistoso por su parte, dejándole totalmente claro que sí que bromeaba. Ren rió ligeramente, más por los nervios que había pasado debido a la incertidumbre que otra cosa.

Finalmente, la chica le dejó pasar primero al interior de su casa. En cuanto vio aquel escalón comenzó a descalzarse como era lo propio en la mayoría de las casas de la ciudad y del país en general, de hecho. Mientras se quitaba el zapato miró a Mayumi con una sonrisa.

- Casi me creo lo de antes. - comentó bromeando.

Una vez descalzo, Ren esperó a que fuera Mayumi quien siguiera avanzando pues era su casa y no le parecía correcto adentrarse de forma confiada y menos sin conocer la distribución de la casa. Por lo que podía ver desde allí, era una casa acogedora aunque quizá con falta de algunos arreglos, especialmente en los muebles, aunque por supuesto a él ni le importaba ni le concernía aquello.
avatar

1º Carrera

Avatar : Jinguji Ren
Mensajes : 86
Fecha de inscripción : 04/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El hijo pródigo... Está de visita

Mensaje por Mayumi el Sáb 22 Sep 2012, 20:49

Ambos entraron y comenzaron a descalzarse. Mayumi dejó todo a un lado y lo que estaba mojado lo dejó en el mismo paragüero donde había dejado ya el bártulo del chico pelinaranja. Ella iba ya a pasar hacia el interior de la casa cuando Ren le dijo que casi se había creído lo de antes. Mayumi no pudo sino reir suavemente y juntar las manos en señal de disculpa por la broma. Se quedó pensativa unos instantes y entonces se le ocurrió una idea.

- Vamos, sígueme.

Fue entonces cuando al piso de arriba. Las escaleras crujían ligeramente y los cuadros que había en las paredes parecían estar pintados por un niño de siete años, un arte totalmente colorido y abstracto. Abrió entonces una puerta corrediza que dejaba ver una sala vacía. En ella sólo había un armario de esos empotrados y una estantería con libros. Era una sala bastante pequeña, seguramente tumbados sólo podrían caber tres personas. Mayumi se dirigió hacia uno de los armarios y entonces sacó un kimono oscuro con bordeado rojo. Estaba bien cuidado aunque se notaba que era antiguo.

Se giró sobre sí misma y se lo tendió.

- Toma. Mira ¿ves esa puerta de ahí? Pues es el baño así que puedes ponerte esto y pondré tu ropa a secar.

Comenzó a bajar los primeros peldaños, pero antes de hacerlo se volvió a asomar.

- ¡Cuando termines estoy abajo, en la cocina!

Spoiler:
avatar

2º Carrera

Mensajes : 239
Fecha de inscripción : 09/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El hijo pródigo... Está de visita

Mensaje por Jinguji Ren el Sáb 22 Sep 2012, 21:07

Mayumi rió delicadamente y juntó sus manos en señal de disculpas, ante lo que Ren sonrió. Seguidamente le siguió tal y como le dijo, yendo ambos escaleras arriba para entrar en una pequeña estancia con un armario empotrado y una estantería llena de libros. La chica abrió el armario y sacó de él un kimono de color oscuro aunque con bordes en rojo, que parecía tener sus años aunque estaba en perfecto estado. Se acercó nuevamente a él y se lo tendió, indicándole que podía cambiarse en el baño, el cual le señaló, para que así ella pudiera poner a secar su ropa. Se quedó de pie sosteniendo el kimono entre sus brazos, concretamente apoyado sobre sus antebrazos; parecía una tela de muy buena calidad. Alzó la vista cuando Mayumi le volvió a hablar.

- V-Vale.

Entró en el servicio cuando ella se perdió escaleras abajo y comenzó a desvestirse, quedándose únicamente con su ropa interior menos los calcetines. Dobló un tanto descuidadamente su ropa, pues no tenía sentido dejarla perfectamente doblada dado que iría probablemente a la secadora, y se vistió con aquel kimono. Le quedaba un poco holgado, haciendo que su pecho quedara al descubierto aunque no completamente, y probablemente tuviera que asegurarse de que el nudo que mantenía las partes del traje unidas no se soltara. Cuando salió del baño bajó las escaleras con su ropa en la mano, buscando la cocina donde le esperaba Mayumi. No tardó en encontrarla.

- Me queda un poco largo, pero es muy bonito. - le dijo nada más verla, refiriéndose al kimono - Muchas gracias. - añadió con una amable sonrisa.
avatar

1º Carrera

Avatar : Jinguji Ren
Mensajes : 86
Fecha de inscripción : 04/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El hijo pródigo... Está de visita

Mensaje por Mayumi el Mar 25 Sep 2012, 19:26

Mayumi había bajado hacia la cocina y se dispuso a preparar el té. Puso el agua a hervir y entonces aprovechó para limpiar unos platos que había en el fregadero. Cuando estaba haciendo eso, una voz masculina entró por la cocina, era Ren obviamente, quien entraba comentando que le quedaba algo largo. Mayumi se giró con las manos llenas de jabón y entonces.. Se quedó mirándole. Un pequeño sonrojo apareció en sus mejillas, pero pronto rió de forma suave, algo cortada.

- P-Pues yo creo que te queda muy bien - dijo entre risillas.

La verdad es que Ren era guapo de por sí, y encima le quedaban las cosas de esa manera... Mayumi suspiró suavemente. El agua empezó a hervir y entonces comenzó a prepararlo todo de forma rápida para después dejar las tazas sobre la mesa.

- Anda siéntate y cuéntame algo - sonrió.
avatar

2º Carrera

Mensajes : 239
Fecha de inscripción : 09/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El hijo pródigo... Está de visita

Mensaje por Jinguji Ren el Mar 25 Sep 2012, 20:27

Sonrió ante sus palabras, ladeando ligeramente la cabeza y espirando por la nariz con un leve suspiro que dejaba entrever una leve risa de aproximadamente un segundo. La chica parecía tener maña con la cocina pues enseguida comenzó a preparar el té y a colocar todos los utensilios que necesitaría, incluyendo por supuesto las tazas. Le dio incluso tiempo de instarle a sentarse y a "contarle algo". La verdad, no sabía muy bien qué podía contarle y por ello se quedó pensativo mientras tomaba asiento frente a aquella mesa de madera. Se hizo el silencio durante unos segundos en los que a Ren no se le ocurría otro tema de conversación salvo uno; uno en el que, de hecho, buscaba consejo. Era cierto que Mayumi y él quizá no tenían el grado de confianza suficiente como para ejercer de consejeros aún, pero no negaba que pensaba que podrían llegar a tenerla. Al fin y al cabo, ambos congeniaban muy bien y ya habían compartido ciertas informaciones personales.

- Respecto a la película... No sé qué hacer. Lo mío es posar y actuar un segundo para encajar un sentimiento con una expresión, pero no interpretar. No quiero arriesgarme y luego hacerlo mal, porque de seguro seré recordado mucho tiempo por ello y me perjudicaría. Además, el tipo de público al que va dirigida la película es más bien adolescente y no quiero quedarme encasillado siempre en esa clase de audiencia. Aspiro a poder ser un modelo serio y ampliar mi abanico de posibilidades a corto plazo. Aunque por otro lado, si lo hago bien no niego que lograría aumentar las llamadas de trabajo, las ventas de merchandising... Todo es negocio al fin y al cabo.

Entonces se dio cuenta de que había arrancado a hablar y se había olvidado de ir pisando el freno. Mayumi acababa de recibir toda la información de golpe y además de algo de lo que pudiera no querer opinar o no querer si quiera escuchar. Había sido egoísta.

- Oh, perdona... No quería soltarte toda esta parrafada a bote pronto. - rió con vergüenza.
avatar

1º Carrera

Avatar : Jinguji Ren
Mensajes : 86
Fecha de inscripción : 04/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El hijo pródigo... Está de visita

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.

Afiliados