Últimos temas
» Encrucijadas
por Ira Jue 19 Jun 2014, 11:49

» La noche más oscura
por Aisu Lun 09 Jun 2014, 09:38

» ◄Registro de Avatar
por Ryogi Aoi Miér 04 Jun 2014, 14:13

» ◄Registro de Grupo
por Ryogi Aoi Miér 04 Jun 2014, 14:13

» Memento
por Ichinose Hitomi Dom 25 Mayo 2014, 14:04

» Silent Mall
por Ichinose Hitomi Dom 25 Mayo 2014, 13:01

» Nessun Dorma (Que nadie duerma)
por Ichinose Hitomi Dom 25 Mayo 2014, 11:46

» Si no te gusta perder, no juegues
por Bobby Harley Mar 13 Mayo 2014, 22:56

» Flow with'eh
por Bobby Harley Mar 13 Mayo 2014, 21:14

» Aprendiendo a ¿trabajar?
por Sakurakoji Takumi Lun 12 Mayo 2014, 01:33


No hay mal que por bien no venga

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

No hay mal que por bien no venga

Mensaje por Miyata Ukyo el Mar 18 Sep 2012, 19:26

Costaba creer que el sol brillara con tanta intensidad cuando hacía tan sólo dos días había estado lloviendo sin parar. Aún así, el estado de ánimo de Ukyo no había cambiado a lo largo de ese extraño fin de semana, sino que parecía seguir contagiado por la melancolía de un día gris. No había salido del apartamento desde que volvió el viernes por la mañana, tras su encuentro con Steven. No era la mejor manera de aprovechar sus días libres, pero tampoco había tenido ganas de hacer nada más. Pelis, picoteo y mente absorta. Afortunadamente, el alcohol no había entrado en la ecuación.

Sin embargo, se vio forzado a salir ese domingo. Un anónimo había escrito en su página web, informando que había una camada de gatitos abandonada bajo el templo Daigoro. El deber le llamaba, aunque esta vez no tenía nada que ver con su placa. Como tantas veces había hecho, se los llevaría a casa y los cuidaría mientras intentaba buscarles un hogar en el que pudieran crecer sanos y, por encima de todo, queridos. Se puso una camisa negra sin mangas y unos pantalones holgados de color gris y se dirigió hacia el aparcamiento, donde lo esperaba su moto.

Llegó al Daigoro casi una hora después, ya que se había parado a comprar leche y comida para cachorros de gato. Con el casco bajo el brazo, recorrió el camino que dirigía hacia el templo, donde afortunadamente no había nadie. No le haría ninguna gracia que alguien, especialmente alguien conocido, lo encontrara ocupándose de los animalitos en su día libre.

"Se reirían de mí."

Escuchó los maullidos y se acercó al lugar de donde provenían. Tuvo que agacharse, pues se encontraban en el hueco que separaba la construcción del suelo, metidos en una caja de cartón. Con sumo cuidado, la sacó de allí para echarles un vistazo. El corazón se le oprimió en cuanto vio aquellos cinco gatitos, maullando con desesperación, esperando que su madre llegara para alimentarlos. Ni siquiera habían abierto los ojos. Los acarició con cariño; ya estaban algo sucios. ¿Cuánto tiempo llevarían allí? ¿Sería aquel anónimo la persona que los había dejado ahí abajo?

- No os preocupéis, ya estoy aquí. Yo os cuidaré.

Se sentó sobre la hierba, dejando la caja entre sus piernas. Después, llenó una jeringuilla de leche y cogió a uno de los gatitos delicadamente, abriéndole la boca con cuidado para alimentarlo.
avatar


Mensajes : 75
Fecha de inscripción : 19/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay mal que por bien no venga

Mensaje por Mayumi el Mar 18 Sep 2012, 19:48

¡Por fin día libre! Mayumi se había despertado muy contenta la verdad, a pesar de todo. El sol brillaba con tanta fuerza que iluminaba toda su habitación y eso hacía que estuviese todo más animado y alegre que nunca, más vivo. Tan de buen humor se había despertado que un gran desayuno sorprendió a su madre, quien estaba en el salón planchando la ropa de forma tranquila. Unas tortitas deliciosas con un pequeño trozo de mantequilla encima coronaban la mesa y pronto llenarían el estómago de la chica. Nada más terminar de desayunar se había dado una buena ducha y luego se había vestido de forma alegre y cómoda. Unos pantalones vaqueros cortos con algunos flecos deshilachados y una camisa blanca de tiras que tenía el dibujo de un girasol en el centro.

Hoy era un buen día la verdad, así que salió de su casa a eso del mediodía y comenzó a caminar alegremente. Ya tenía un destino a donde ir, es más quería ir porque hacía bastante tiempo que no iba y se sentía un poco culpable. Sus pasos la llevaron hasta el templo y como estaba tan alegre, igualmente estaba despistada, pensando en anécdotas o en lo que simplemente debía decir. Mayumi subió aquellas escaleras dando incluso pequeños saltitos alegres, propios de ella. Otra persona hubiera ido con calma, silencio, como con respeto, pero ella no es que no sintiera respeto, es que no lo veía como algo serio, sino como algo esperanzador y bonito. Ya estaba donde debía para rezar, así que miró al frente durante unos instantes y dibujó una suave sonrisa para después cerrar los ojos y unir sus palmas en señal de rezo.

" Salud para mi madre por favor, últimamente está muy débil y quiero que se recupere pronto, por fi, por fi, por fi "

Dio unas pequeñas palmaditas y entonces abrió los ojos con una espléndida sonrisa, sin embargo, algo hizo que pusiera sus oídos más finos. Al principio no lo había escuchado por estar en su mundo seguramente, pero ahora oía claramente unos maullidos de gatitos... No pudo evitar preocuparse y entonces seguir ese sonido, un sonido que le guió hacia.. Alguien. Una persona de cabellos llamativos, era un chico.

- E-Eh, disculpa, ¿son tuyos? ¿Están bien?
avatar

2º Carrera

Mensajes : 239
Fecha de inscripción : 09/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay mal que por bien no venga

Mensaje por Miyata Ukyo el Mar 18 Sep 2012, 20:26

Ukyo estaba tan concentrado, alimentando al tercer gatito, que no sintió los pasos que se le acercaban. Fue aquella voz femenina lo que lo devolvió a la realidad y, a pesar de la suavidad de las palabras, dio un ligero respingo. De pronto se sintió incómodo, era como si le hubiesen pillado robando algo en una tienda. ¡Maldita sea! ¿Por qué tenía que haberle visto alguien? Bueno, no importa. Tranquilo, Ukyo, tranquilo. Es sólo... es tan sólo una chica, una joven. Eso es. Calma. Calma.

- S-sí, no, bueno, esto... - ¡he dicho "calma"! - No son míos, simplemente he escuchado los maullidos y he visto la caja.

Bien, eso era. ¡Con calma! Era una respuesta perfectamente lógica que no denotaba pasión por el cuidado de animales indefensos. Espera, ¿lógica? ¡No, claro que no era lógica! ¿Cómo explicaba la jeringuilla? ¡La leche! Es decir, la leche de beber, no como una expresión de asombro. Que los tuviera con él era signo de una acción premeditada. Rápido, Ukyo, ¡di algo antes de que ella se de cuenta o piense algo raro!

- ¡E-entonces he ido a comprar leche! Los veterinarios cierran los domingos, ya sabes... - carraspeó poniendo un tono de voz serio.

Por dios, cierra esa bocaza y deja que se vaya. Que siga su camino y entonces nada de esto habrá pasado. Joder, qué bochorno...
avatar


Mensajes : 75
Fecha de inscripción : 19/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay mal que por bien no venga

Mensaje por Mayumi el Mar 18 Sep 2012, 20:35

Mayumi abrió los ojos de par en par en ese momento, observando con sus orbes bicolor los gatitos. La verdad es que eran muy pequeños y parecían hambrientos.. ¡Pobrecitos! Seguro que llevaban tiempo ahí solitos sin nadie que les ayudara. Entonces el chico le dijo de pronto que él había traído leche y ella no pudo sino sonreir entusiasmada. Se acercó de forma tranquila a la caja y entonces se agachó mirando a los gatitos y no tardando en acariciar de forma cariñosa a uno de ellos.

- Qué considerado, ¡genial! ¿Te ayudo?

Se giró hacia él y entonces sonrió. La verdad es que le agradaba ver a alguien que se preocupaba por los animales y hasta tal punto qe había ido seguramente a un supermercado a comprar esa leche y las jeringuillas. ¡Qué buenazo! Cogió a uno en sus manos y lo acarició con dulzura para seguidamente mirar nuevamente al chico.

- Por cierto me llamo Mayumi, ¿y tú?

Sonrió de forma amable y seguidamente desvió la vista nuevamente hacia el gatito, el cual alzó suavemente para ponerlo a la altura de sus ojos. ¡Qué monos!
avatar

2º Carrera

Mensajes : 239
Fecha de inscripción : 09/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay mal que por bien no venga

Mensaje por Miyata Ukyo el Mar 18 Sep 2012, 20:50

Bajo la mirada verde de Ukyo yacía un miedo que luchaba por no mostrar, especialmente cuando comprobó con horror que la chica no se iba, sino que se acercaba a la caja para mirar a los gatitos. ¡Maldita sea! No, vete, ¡vete! Si se quedaba, hablarían de gatitos y, si hablaban de gatitos, el verdadero Ukyo terminaría saliendo. ¡Y eso no podía ser! Luego la muchacha pensaría que tenía un nuevo amigo gay y le pediría que fueran juntos de compra o, peor, le preguntaría su opinión sobre el físico de otro tío. ¡I-N-V-I-A-B-L-E!

Pero cuando ella acarició uno de los cachorritos, todas sus dudas se disiparon. Sólo podía pensar en la ternura de ese gesto, que iba más allá del simple "¡qué cosa más mona!" que soltaban todas las chicas cuando veían un animal pequeño. Ukyo la observó con asombro. Tenía la certeza de que estaba delante de una buena persona.

- Qué considerado, ¡genial! ¿Te ayudo?
- S-sí...

¡No! ¡No, no, no! ¡Ni ante buenas personas hay que bajar la guardia! Menudo estúpido. ¡Tonto! Ahora, si se quedaba, era por culpa suya. ¡Si hace un momento quería que se fuera! Aunque, en realidad, le agradaba la idea de que le echara un cable con... ¡No! ¡Que no, que no!

- Por cierto me llamo Mayumi, ¿y tú?

Se quedó callado, mirándola otra vez, mirando cómo cogía el gatito con delicadeza y cariño. Se había presentado. ¡Encima sólo con el nombre! Y esperaba que él... que él también...

- Miyata Ukyo - respondió con sequedad.

Pero una punzada de culpabilidad le oprimió el corazón. ¡Maldita sea! ¿Cómo podía ser cruel con una chica tan encantadora? Era imposible actuar fríamente delante de una sonrisa tan dulce. Incluso sintió envidia, envidia porque ella podía actuar con esa naturalidad, ser quien era realmente sin que nadie le recriminara su actitud. Debía de ser tan... liberador...

- Toma, dale tú de comer a ese - sonrió ligeramente y le tendió la jeringuilla con la leche - ¿Sabes cómo se hace?
avatar


Mensajes : 75
Fecha de inscripción : 19/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay mal que por bien no venga

Mensaje por Mayumi el Mar 18 Sep 2012, 21:07

El chico, bueno.. Más bien Ukyo le respondió de forma muy formal, aunque a Mayumi eso no le importó pues estaba muy acostumbrada a la sequedad de Toushiro y desde entonces, desde que le conocía, se tomaba a las personas con más paciencia y comprendía que cada una de ellas era un mundo. Siguió mirando al gatito cuando entonces él le tendió una jeringuilla. La chica alzó la vista hacia la misma y entonces se mordió lateralmente el labio inferior algo confusa.

- Sí.. Es decir, creo que si sé pero con lo patosa que soy seguro que por ahogarlo o algo - comentó preocupada, llevándose la mano libre a la sien, rascándoselas, mientras en la otra mano aún estaba el gatito, aunque la bajó para volver a cogerlo entre ambas.

Se quedó mirando a la criatura y entonces juntó su hociquillo con su nariz.

- Y no puedo dejar que eso pase, ¿me enseñas tú primero?

Se sentó en el suelo y se hizo a un lado para que el chico también pudiese ponerse por ahí y no estar incómodo de pie.
avatar

2º Carrera

Mensajes : 239
Fecha de inscripción : 09/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay mal que por bien no venga

Mensaje por Miyata Ukyo el Miér 19 Sep 2012, 02:23

Adorable. ¡Aquella muchacha era adorable hasta decir basta! Maldita sea, ¿cómo podría Ukyo mantenerse en sus trece ante el arma tan poderosa que era una sonrisa sincera y dulce? Ser frío con esa chica era como abandonar a los gatitos a su suerte, un acto de maldad que no merecían en absoluto. Y él no podía ser malo, no podía... Es sólo que no quería... Maldita sea. ¡Maldita sea!

- C-claro.

Los gatitos. Lo hacía por los gatitos, eso era. Ukyo se situó junto a Mayumi y, con cuidado, cogió un cachorro de la caja, el último que quedaba por alimentar, a excepción del que ella sostenía delicadamente entre sus pequeñas manos. El animalito maullaba con tristeza, llamando a una madre que jamás llegaría. Era realmente desolador. ¿Cómo era alguien capaz de abandonarlos de esa manera, como si fueran basura? Era abominable.

- ¿Me permites? - recuperó la jeringuilla y se colocó al gato en su regazo, acariciándolo con suavidad para calmarlo - Sólo tienes que apretar con cuidado entre lo que serían sus comisuras, para lograr que se le abra la boca. Así, ¿ves? Y ahora ponemos la jeringuilla y pulsamos con mucha suavidad para que él vaya bebiendo poco a poco. Tienen mucha hambre...

Los gatitos no tenían los ojos abiertos, de modo que no alcanzaban los diez días de vida. En realidad, Ukyo pensaba que no tendrían ni una semana. Si pillara al desalmado que había preferido matarlos de hambre antes de buscarles un buen hogar... ¿Qué más le daría ocuparse de ellos durante las primeras semanas de vida? Tan pequeños y sin los cuidados de la madre, era difícil que crecieran sanos y fuertes. Sin la leche materna, lo más probable es que tuvieran problemas en su crecimiento, aunque Ukyo pensaba remediar eso comprando una leche especial en el veterinario. Pero tendría que esperar al día siguiente...

- Venga inténtalo tú ahora - dejó al animal junto a sus hermanos y, tras llenar la jeringuilla nuevamente de leche, se la tendió a Mayumi - Lo harás muy bien - sonrió suavemente para infundirle ánimos.
avatar


Mensajes : 75
Fecha de inscripción : 19/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay mal que por bien no venga

Mensaje por Mayumi el Miér 19 Sep 2012, 16:04

El chico aceptó su petición y pronto se puso manos a la obra. Mayumi atendiendo con sus ojos bien abiertos y en silencio, admirando la facilidad y fragilidad con la que cogía aquel gatito. A ella le había costado mucho, era como si fueran de cristal pero él los cogía con más soltura, aunque parecía tener el mismo amor que ella por los animales y eso le gustaba bastante. Todavía no podía creerse que aquellos gatitos estuviesen abandonados ahí a su suerte. Seguramente necesitarían mínimo una semana para poder abrir los ojos y valerse por si mismos.. Pobres.

Mayumi parecía una alumna, una alumna que aprendía del mejor profesor pues el chico de cabellos azul-verdosos lo hizo con maestría y cariño y le salió perfecto. La chica asintió con la cabeza.

- Vamos a ver si puedo.. - dijo primeramente para luego tomar la jeringuilla ya llena de leche - ¡Lo haré lo mejor que pueda! - dijo entusiasmada.

No tardó entonces en poner al gatito en su regazo. Sin embargo, no le hizo mucha falta apretar para que abriese la boca, pues en cuanto la jeringuilla rozó el hociquillo del gatito, éste abrió su boca para empezar a succionar aquella leche fresquita. Mayumi lo mira con infinito cariño y emoción obviamente, pero se notaba también que quería hacerlo bien, concentrándose así para ello. Cuando por fin pudo terminar, dejó el gatito junto con sus hermanitos, los cuales pronto hicieron como un cuadrado poniéndose todos encima de otros, un puzzle perfecto, para darse calor fraternal.

Mayumi ladeó la cabeza mirándolos con cariño y después miró a Ukyo.

- ¡Lo conseguí! ¿Viste? - dijo emocionada de pronto - ¡Y todo gracias a ti! Eres un buen profesor - bromeó sacando la lengua de forma divertida.

Desvió su vista hacia los gatitos y los miró con ternura y preocupación.

- ¿Cómo han podido abandonarlos? La gente no tiene corazón..
avatar

2º Carrera

Mensajes : 239
Fecha de inscripción : 09/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay mal que por bien no venga

Mensaje por Miyata Ukyo el Jue 20 Sep 2012, 12:53

Mayumi siguió sus indicaciones y se colocó el gatito en su regazo, situando la jeringuilla en el hocico. El animalito abrió sus diminutas fauces, seguramente creyendo que se trataba de la tetilla de su madre, y comenzó a tomarse la leche poco a poco. La chica medía cada uno de sus gestos y Ukyo podía notar los esfuerzos que hacía por hacerlo con todo el cuidado posible. En cuanto vació el contenido de la jeringuilla, devolvió al gato al interior de la caja para que se reuniera con el resto de sus hermanos.

El comentario a continuación, rebosante de emoción, logró desestabilizar la seriedad de su espíritu. De pronto sintió calor en las mejillas. ¡Se le pondrían rojas! No podía permitir que lo viera así. Pero, ¿realmente pensaba que era un buen profesor? Era agradable pensar que esa era la opinión de aquella muchacha desconocida... ¿O lo decía simplemente por quedar bien? La hipocresía estaba a la orden del día. Lo más seguro era que pensara que era un panoli solitario que pasaba los domingos cuidando gatos.

- ¿Cómo han podido abandonarlos? La gente no tiene corazón..

Pero parecía tan sincera... Era como leer un libro abierto. ¡Pero hasta la más dulce de las personas podía esconder una faceta oculta y oscura! La propia Akie... el ser humano más bello y encantador que jamás había conocido, después de todos aquellos años, la imagen que tenía de él, era... No podía soportarlo.

- Ni corazón, ni alma - espetó con la mirada perdida.

Estiró el brazo y acarició con suavidad la pelota peluda que habían formado los cinco gatitos, dándose calor unos a otros. Eran tan frágiles... Estaban tan solos...

- No se puede confiar en nadie - añadió, aún absorto.
avatar


Mensajes : 75
Fecha de inscripción : 19/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay mal que por bien no venga

Mensaje por Mayumi el Jue 20 Sep 2012, 21:36

La chica de ojos bicolor seguía mirando aquellos gatitos cuando Ukyo hizo aquel comentario. Fue entonces cuando poco a poco giró su vista hacia él, mirándole sorprendida aunque pronto llevó uno de sus dedos a su labio inferior, seguramente llamando la atención del chico, para seguidamente negar con la cabeza y sonreir de forma dulce.

- Yo no creo eso - dijo entonces - Es más creo que en ti sí que se puede confiar - expandió su mueca amable a una sonrisa agradable - Claro, has venido aquí, has visto a los gatitos y te has molestado en traerles leche.

Miró de nuevo a los gatitos y rió de forma suave.

- ¡Si yo fuera un gatito confiaría en ti!

No pudo evitar reir al imaginarse la escena.
avatar

2º Carrera

Mensajes : 239
Fecha de inscripción : 09/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay mal que por bien no venga

Mensaje por Miyata Ukyo el Jue 27 Sep 2012, 12:43

Los ojos esmeralda de Ukyo se abrieron como platos al escuchar las palabras de Mayumi. Incluso la respiración pareció cortársele así, de golpe, por el impacto que suponía lo que acababa de escuchar. No se lo esperaba. No se lo esperaba en absoluto. Aquello había sido un owned en toda regla. Simplemente, no podía añadir ni rebatir nada. En realidad lo único que sentía, junto con la sorpresa, era... ¿ilusión?

- ¡Si yo fuera un gatito confiaría en ti!

Zas, el remate final. El jaque mate que hizo que el rey de su castillo mordiera el polvo. Pero... ¡la muralla, la muralla! Debía defenderla. Pero la reina lloraba la muerte de su esposo, no sería la nueva regente. ¿No había por ahí un príncipe que ocupara el trono, libre de pronto? Rápido, debía volver a construirlo todo. ¡Aunque fuera ladrillo a ladrillo!

- No me conoces, Mayumi...

Es cierto. ¿Cómo iba a ser una persona fiable alguien que se traicionaba a sí mismo constantemente? Joder, qué ganas de llorar de repente. ¡Maldita sea! ¡Maldita muralla endeble y maldita niña adorable! No podía ni mirarla. Debía evitar el contacto visual, o sino...

- S-será mejor que me vaya.

Se puso en pie con torpeza, con la vista fija en sus pies, y comenzó a recogerlo todo. Debía irse si quería mantenerse entero, pues desconocía la manera de enfrentarse a aquella situación. De pronto era el verdadero Ukyo en un lugar donde alguien podía verle, y aquello lo incomodaba desmesuradamente. Querría quedarse, pero... pero no.
avatar


Mensajes : 75
Fecha de inscripción : 19/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay mal que por bien no venga

Mensaje por Mayumi el Jue 27 Sep 2012, 14:07

De pronto, el rostro del chico cambió por completo y soltó una frase algo áspera para el gusto de Mayumi, pero no dijo nada, porque era totalmente cierto. Ellos no se conocían para nada, pero eso no quita lo de las primeras impresiones, y.. ¿Qué impresión se debe tener de alguien que está alimentando a una camada de gatitos recién nacidos prácticamente? Pues una buena, eso seguro, luego lo que hubiese hecho en el pasado o en su día a día era otro tema, un tema en el que ella no quería meterse, por lo menos de momento.

Cuando comenzó a recoger todo no pudo evitar sentir como se le encogía el corazón de forma fugaz. Siempre la cagaba, la patosa de Mayumi había sido nuevamente a la luz.

- Siento.. ¡S-Siento si he dicho algo que te haya podido incomodar! - dijo entonces, triste - No te vayas por favor, no les abandones... Si te vas, no habrá servido para nada venir hasta aquí - confesó aún triste pero algo seria, pues era la realidad - Y-Ya te dije que era una patosa y es cierto que no te conozco pero.. ¡Ponte en mi lugar! ¿Qué primera impresión tendrías de una persona que está alimentando a una camada de gatitos que de forma evidente han sido abandonados? Buena seguro y esa misma persona podría no sé.. ¡Haber robado algo! Y tú no lo sabrías, sólo de forma momentánea, te regirías por lo que ves..

Respiró hondo.

- Ya estoy soltando un rollo otra vez.. - suspiró.
avatar

2º Carrera

Mensajes : 239
Fecha de inscripción : 09/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay mal que por bien no venga

Mensaje por Miyata Ukyo el Jue 27 Sep 2012, 18:49

Mayumi se levantó también estrepitosamente y le soltó una retahíla de palabras que lo dejaron anonadado. Es decir, se estaba disculpando por haber dicho algo inadecuado pero, ¿por qué? Si precisamente no le había ofendido en absoluto, sino todo lo contrario. La conversación con aquella chica le había brindado una ilusión y una esperanza que habían derribado su muralla, y esa era precisamente la razón por la que debía abandonar el templo desde ya. Pero no pensaba dejar a los gatitos ahí tirados...

- Eh, cálmate. No has hecho nada malo, ¿sabes? No tienes por qué pedirme perdón.

Le costaba demasiado mostrarse frío con Mayumi. Normalmente siempre se sentía ligeramente culpable cuando actuaba como un borde, pero es que en esa situación le hacía hasta daño. Era como si le estuviera pegando una patada a alguno de esos cachorros recién nacidos. Joder, ¿pero por qué? Había trabajado muy duro para forjarse esa máscara y nunca antes le había ocurrido algo así. Es decir, que viniera un desconocido y a la primera de cambio le desarmara como si su muralla estuviese hecha con hojas de otoño.

- A ver, es sólo que me cuesta tratar con las personas - normalmente no se explicaba pero debía hacer y, aunque no pudiera describir fielmente lo que le ocurría, podía resumirlo de manera sencilla - Es mucho más fácil con los animales, ellos no te juzgan y no esconden nada. Desde el principio sabes que el perro es fiel y que el gato es más interesado. Lo que quiero decir es que ellos no te la meten doblada incluso cuando en su naturaleza está ser feroz o mezquino.

Qué mal, pero qué mal se expresaba. Sería muchísimo más sencillo decir las cosas claras, pero eso supondría abrir cicatrices que le había llevado mucho tiempo coser y enterrar.

- No me pidas perdón, yo sólo... sólo soy un bicho raro.
avatar


Mensajes : 75
Fecha de inscripción : 19/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay mal que por bien no venga

Mensaje por Mayumi el Jue 27 Sep 2012, 19:21

Pronto su suspiro fue calmado.. Ukyo no se había ido aún y ahora le decía que no tenía por qué pedir perdón. Pero si no era así... ¿Entonces por qué se iba? El chico de cabellos verdosos con reflejos azules comenzó a explicarse, como pudo claro. Mayumi prestaba atención y de todo lo que había dicho es que como los animales no tenían "razón" o capacidad para pensar, por lo tanto no podían juzgar y parecía ser que él le molestaba eso, o eso dejaba ver, aunque ella no sabía por qué obviamente. Y no sólo parecía que era eso, sino que además había dejes de traición en sus palabras pero.. Mayumi había captado lo que pudo.

Finalmente añadió algo que.. Que logró que soltara una suave risa tan suave que podría tener esa tono dulce de una madre arropando a su hijo.

- ¿Tú?.. - dijo aún entre risillas - ¿Pero tú me has visto bien?

Fue entonces cuando se giró completamente hacia él y se señaló ambos ojos.

- ¿Sabes? No hay mucha gente que tenga los ojos bicolor.. Al principio no me gustaban, es decir, todo el mundo me señalaba, me miraba raro, sólo porque era diferente. En vez de venir y preguntarme no, se quedaban mirándome de forma fija y eso me molestaba hasta que... - hizo una pequeña pausa - ¡Me dio exactamente igual! - añadió con una radiante sonrisa - Si soy así, será por algo, y eso me hace ser diferente, especial! Bueno, o eso creo yo... ¡Así que para bichos raros yo! Aunque ahora mismo sería un halago - bromeó.

Y de pronto sus tonterías salieron a flote una vez más.

- ¡Podríamos formar un club de bichos raros..! Está bien.. Tu puedes ser el presi!- rió suavemente y entonces se dio cuenta.

Había conocido al chico ahora mismo, le había seguramente ofendido con algo por mucho que él dijese que no había que pedir perdón por cualquier cosa, y ahora le estaba hablando de tonterías. ¿Cómo no quería que la tomasen a veces a ella misma por bicho raro? Pero así era Mayumi, tal cual.

- E-En fin no me hagas mucho caso... Sólo puedo decirte que te entiendo.. Un poco aunque no lo creas - desvió su mirada, la cual se apagó de forma momentánea, como si acabase de recordar algo, que así era.

Se giró hacia los gatitos y sonrió de forma tranquila.
avatar

2º Carrera

Mensajes : 239
Fecha de inscripción : 09/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay mal que por bien no venga

Mensaje por Miyata Ukyo el Vie 28 Sep 2012, 13:33

Ukyo se quedó escuchando a Mayumi, que le contó la problemática que había vivido debido a la extraña naturaleza de sus ojos dispares. Parecía que lo había pasado realmente mal, precisamente porque la actitud de la gente no era precisamente amable, la señalaban o cuchicheaban sobre ella sólo porque era diferente. Sí, ciertamente no podía negar que se sentía identificado con ese relato, pero no terminaba de ser... de ser igual.

Sabía que la chica trataba de hacerle entrar en razón, o incluso de animarlo, pero no sabía lo ardua que resultaba esa tarea. Ojalá el problema de Ukyo hubiesen sido unos ojos de distinto color, un rasgo físico que podría aprender a ignorar con facilidad, pero... no. En él fallaba absolutamente todo, tanto por dentro como por fuera, y por esa razón habían empezado las burlas. Marica, gay, nenaza. ¿Y qué había hecho él para ganarse la etiqueta? Nada. Tan sólo ser un chico sensible. Tan sólo ser un chico distinto a los demás.

Mayumi decía que no era nada malo ser un bicho raro, sino todo lo contrario: ser diferente te hacía especial. Si ser especial implicaba arrastrar insultos por doquier... entonces no quería serlo. No podría soportarlo, era algo de lo que llevaba huyendo prácticamente toda su vida.

- ¡Podríamos formar un club de bichos raros..!
- ¿Q-qué...?
- ¡Está bien.. Tu puedes ser el presi! - añadió, riendo ligeramente.
- ¿Pre...si?
- E-En fin no me hagas mucho caso... Sólo puedo decirte que te entiendo.. Un poco aunque no lo creas.

Ukyo se quedó de pie, como en trance, mientras su cabeza daba vueltas a aquella conversación. Esa mañana había salido con la intención de socorrer a una camada de gatitos, sin imaginar que terminaría teniendo una conversación trascendental con una desconocida que, a pesar de hacerlo con torpeza, lo que hacía era tenderle la mano desinteresadamente. Pero, ¿y si en algún futuro aquella mano se volvía contra él? No podía confiar, no podía... Las apariencias engañan siempre. Siempre, siempre. Pero quería... de verdad quería creer que podía... Puede que poco a poco...

- Pensaba llevarme los gatitos a casa, para cuidarlos hasta que crezcan lo suficiente y buscarles un hogar. ¿Te apetece venir? Será nuestro cuartel general. El del club de bichos raros, digo - rio suavemente - Sólo tengo un casco, así que podemos ir juntos en autobús. Pensaba cogerlo de todas maneras, porque no puedo llevar la caja en la moto, así que ya vendré a buscarla en otro momento.
avatar


Mensajes : 75
Fecha de inscripción : 19/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay mal que por bien no venga

Mensaje por Mayumi el Vie 28 Sep 2012, 15:35

Lo primero que dijo el chico ya había logrado que Mayumi sonreirías. ¡Los gatitos tendrían un hogar! Aunque fuera momentáneo prefería eso a que se quedaran ahora mismo en aquel templo.. Qué va, seguramente ella se los llevaría y acabaría teniendo bronca con su madre, pero no los dejaría ahí ni en broma. Cuando le hizo la preguntay además añadió lo del cuartel general, no pudo evitar sorprenderse en un principio y luego empezar a reir de forma suave. ¡Él había aceptado su idea del club! ¡Qué guay! Seguidamente le explicó lo de la moto y Mayumi antes de eso ya estaba asintiendo con la cabeza en señal de que le acompañaría.

Cogió la caja de los gatitos entre sus brazos, con mucho cuidado claro, y entonces se giró hacia el chico con una sonrisa.

- ¡Qué guay que puedas tenerlos en tu casa una temporada! Si puedo ayudarte en algo lo haré ¿eh? Lo digo por si trabajas o algo, porque tienes pinta de ser mayor, de esos guays con trabajo y todo ¡y una moto! - comentó alegremente - Yo seré una canguro de gatitos excelente ya lo verás!

Ambos se giraron y comenzaron a salir del templo, dirigiéndose hacia una parada de autobus.

- ¿Y cómo los llamarás? - se quedó mirando al que alimentó con cariño y entonces sonrió abiertamente - ¡Al que alimenté podría llamarse Radio! ¿Qué te parece? Es un nombre diferente y raro.. ¡Me gusta!
avatar

2º Carrera

Mensajes : 239
Fecha de inscripción : 09/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay mal que por bien no venga

Mensaje por Miyata Ukyo el Jue 04 Oct 2012, 10:35

Mayumi parecía realmente emocionada ante la idea de que se llevaran los gatitos para cuidarlos en su casa o, mejor dicho, en el nuevo cuartel general. Hablaba muy rápido, posiblemente sin pensar en lo que estaba diciendo, pero Ukyo empezaba a comprender que eso era parte de su encanto. Estar en su compañía era agradable, incluso relajante, como si estuviera con la hermana menor que jamás tuvo.

Y, a pesar de que aquello era indudablemente bueno, le daba mucho que pensar. La máscara, la condenada máscara. ¿Por qué se le aflojaba con tanta facilidad? Intentaba volver a anudarla, pero enseguida volvía a desprendérsele. Había interpretado que debía ser una señal, puesto que además se veía incapaz de ser un borde con Mayumi. El problema es que, cuando le daba tiempo de pararse a pensar, abstrayéndose de aquella conversación, se dejaba dominar por el pánico. ¿Y si iba demasiado lejos? ¿Y si la historia volvía a repetirse? ¿Podría soportarlo? ¿De verdad estaba bien que se dejara llevar de esa manera? Miedo, miedo, miedo...

- ¿Y cómo los llamarás?

La chica le hizo la pregunta mientras se encaminaban hacia la parada del autobús, sacándolo así de sus oscuros pensamientos. La sonrisa que esbozó al escuchar su propuesta de los nombres era débil, como si no tuviera las fuerzas necesarias para sonreír de verdad. ¿Hacía cuanto que no...?

- ¿Radio? Sí que es raro... - ¿cómo se le habría ocurrido semejante nombre? - Pero como somos los raros, el nombre le viene muy bien. Yo soy muy malo para elegir y tampoco quiero encariñarme demasiado con todos ellos, pero... lo intentaré.

El panel de la parada, a un par de metros, indicaba que habían llegado a su destino. Se sentaron en el banco para esperar el bus y Ukyo aprovechó para mirar a los gatitos, a ver si así se le ocurría algún nombre. Todos eran muy parecidos, de pelaje gris atigrado, algunos más oscuros que otros o con las rayas menos nítidas. Sin embargo, era fácil distinguirlos porque cada uno de ellos tenía un rasgo característico que los diferenciaba.

- ¿Te parece que este se llame Gafas? Tiene algo de blanco alrededor de los ojos, ¿ves? - señaló el gatito en cuestión - Pero es... es un nombre horrible. Te dije que no se me daba demasiado bien - suspiró, abatido, encogiéndose de hombros.
avatar


Mensajes : 75
Fecha de inscripción : 19/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay mal que por bien no venga

Mensaje por Mayumi el Mar 16 Oct 2012, 00:26

Ella ya sabía que era raro, ¡pero por eso precisamente le gustaba! Se quedó mirando a Ukyo para ver si se le ocurría entonces un nombre. No tardó mucho en decir uno y con ello una breve explicación de por qué había elegido ese, sin embargo, el chico pareció pronto arrepentirse diciendo que era un nombre horrible. Mayumi negó con la cabeza rápidamente mientras reía de forma suave pero divertida. Dejó la caja sobre su regazo ya sentada sobre el banco,posó la mano ahora libre sobre el hombro del chico y entonces suspiró pero aún con la sonrisa en los labios, así que el suspiro no iba con intención de parecer pesado ni nada de eso.

- Yo creo que ese nombre le va perfecto, la verdad - sonrió dulcemente - No te moritifiques tanto hombre, además yo creo que de cariño le podemos decir gafitas... Cómo es chiquitito aún... - desvió la vista hacia el gato y luego hacia él - ¿Ha sonado a tontería sólo en mi cabeza? - y entones, no pudo evitar echarse a reir.

Los gatitos estaban juntos pero se podía ver como movían las orejitas ligeramente por el ruido repentino que había causado Mayumi con esa risa tan sincera y en esos instantes sonora. Abrió finalmente sus ojos y entonces miró a Ukyo nuevamente.

- Oye, no te he preguntado, ¿vives solo? - preguntó entonces - L-Lo digo por si tienes problema por los gatitos.


avatar

2º Carrera

Mensajes : 239
Fecha de inscripción : 09/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay mal que por bien no venga

Mensaje por Miyata Ukyo el Sáb 20 Oct 2012, 10:16

En un principio, la risa de Mayumi le hizo pensar que, efectivamente, sí que se trataba de un nombre ridículo, especialmente para una adorable cría de gato. Sin embargo, lo que dijo la chica a continuación le hizo comprender que el nombre le parecía apropiado; le había hecho gracia y por eso se había reído. Y no sólo eso, sino que enseguida aportó un mote cariñoso. ¿Gafitas? Era perfecto.

- No ha sonado a tontería, de hecho me sirve de consuelo - rió suavemente - Tal vez es el empollón de la camada.

Ukyo estiró ligeramente el brazo para acariciar a Gafitas con la yema del índice. La cabeza del gatito se alzó ante la sorpresa, pero pronto volvió a acurrucarse entre sus hermanos, aparentemente complacido por aquellos mimos.

- Oye, no te he preguntado, ¿vives solo? - preguntó Mayumi - L-Lo digo por si tienes problema por los gatitos.

De pronto cayó en la cuenta de que aquella chica iba a entrar en su casa. Era la primera vez que alguien ajeno, sin contar con la casera, entraba en su humilde morada... Morada que le servía como escondite al mundo exterior, en la cual no había rastro alguno de Ukyo el policía implacable sino de Ukyo el tipo sensible. Había pósters de animales y de bonitos paisajes colgados en las paredes, y lindas flores decorando distintos rincones del apartamento. Además, lo envolvía una fresca fragancia a lavanda que nada tenía que ver con el olor a rancio de un piso de soltero.

Pero no. Que no cunda el pánico. No pasa nada, tranqui... Tranquilo, Ukyo. Todo irá bien. Mira qué adorable es esta jovencita.... Estate tranquilo. Te mereces una oportunidad. ¿La merecía? No, no... ¿Y si salía mal? ¡Pero tenía ganas de seguir pasando ese agradable rato con Mayumi! Así que tranqui, eso es, tranqui.

- S-sí, vivo solo, lo prefiero. No habrá ningún problema con los gatitos, ya lo he hecho otras veces, aunque nunca me he quedado con ninguno - era mejor no encariñarse con nadie... - ¿Tú tienes animales en casa?
avatar


Mensajes : 75
Fecha de inscripción : 19/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay mal que por bien no venga

Mensaje por Mayumi el Dom 21 Oct 2012, 15:50

Lo que Ukyo dijo a continuación sólo confirmó la teoría de Mayumi. ¿Ves? ¿Cómo iba a ser mezquino alguien que ya lo había hecho otras veces? Lo de cuidar gatitos! Era imposible que él fuera tal y como se describía en su insinuación. Mayumi sonrió dulcemente mientras él hablaba, mirándole con mucha atención y en cuanto surgió la pregunta se quedó pensativa. En realidad.. Nunca había tenido una mascota. Una vez tuvo un hamster, pero se escapó en una de las mudanzas así que a partir de ahí, no tuvo ningún otro animal el que cuidar.

- Pues la verdad es que no.. - comentó algo apenada.

Se quedó mirando a los gatitos y volvió a acariciar la cabeza de aquel al que había alimentado antes.

- Pero voy a ver si convenzco a mi madre - añadió - ¡Yo vivo con mi madre! - rió suavemente.

Mentira. Ella era como si viviera prácticamente sola, pues casi no veía a su madre. Por una parte era culpa suya por estar siempre tan ocupada, que si estudios, que si trabajo, y que si salidas como éstas para despejarse. Pero era cierto, entre que su madre "salía" y que iba al psicólogo y luego se reunía con amigas pues.. No la veía mucho, pero estaba contenta. Si su madre disfrutaba con aquellas amigas y siempre quedaba con ellas, sería feliz.

- Oye, ¿trabajas en algo? - preguntó de pronto - ¡A ver déjame adivinar! Hum...

Se quedó mirando a Ukyo a los ojos y entonces comenzó a analizarle un poco más para ver si adivinaba su oficio.

- Puedes ser cocinero... Pero tienes unas manos bonitas y nada dañadas eh... ¡Quizás modelo! O tal vez... ¿Eres músico?

Decir que Mayumi no daba en el clavo era poco, y con cada respuesta, Ukyo negaba con la cabeza así que optó finalmente por rendirse y esperar a que él se lo dijera.
avatar

2º Carrera

Mensajes : 239
Fecha de inscripción : 09/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay mal que por bien no venga

Mensaje por Miyata Ukyo el Lun 22 Oct 2012, 18:35

Claro que vivía con su madre, lo cierto es que Mayumi era bastante joven todavía. ¿Qué edad podría tener? ¿Quince, dieciséis años? Debía de ser natural de Rokâi, ya que los adolescentes que viven solos a su edad suele ser por motivos de estudios. En aquella ciudad había buenos centros escolares y muchos japoneses se mudaban a las residencias estudiantiles para pasar allí el año académico.

La siguiente pregunta le sorprendió ligeramente, no porque fuera inusual, sino porque era la segunda vez que se la hacían en muy poco tiempo, hacía dos días concretamente. Sin embargo, las situaciones no tenían absolutamente nada que ver la una con la otra. Aquella vez llovía a cántaros, había sido una noche terrible y estaba acompañado de un americano que se enfrentaba a la dureza de la vida empuñando su cinismo; esta vez, el sol brillaba con fuerza y a su lado se encontraba una sonriente muchacha que iba a ayudarle a cuidar a una cama de gatitos recién nacidos. No hay color.

No pudo responder porque Mayumi prefirió adivinarlo. Se sintió un poco incómodo cuando los ojos bicolor de la chica lo analizaron de arriba a abajo. ¿Adivinaría que era policía? No, al menos no al primer intento. De hecho, su primer intento había sido cocinero. ¡Cocinero! ¿De veras tenía pinta de serlo? La verdad es que no era de los que aman la cocina, ni tampoco de los que le dedican tiempo de ocio.

- Pero tienes unas manos bonitas y nada dañadas eh...

Ukyo se miró las manos ipsofacto, como aturdido, y luego las metió directamente en los bolsillos del pantalón. ¡Qué vergüenza le dio de repente! ¿Se había fijado en sus manos? Sí que era cierto que se las cuidaba regularmente, usaba cremas para evitar que se le dañaran pero, ¡sabía que era una conducta muy homosexual! Pero él no era... madre mía, ¡no era gay!

- ¡Quizás modelo! - se tomó eso más a un sinónimo de gay que a un sinónimo de guapo, así que negó con la cabeza rotundamente - O tal vez... ¿Eres músico?

Volvió a negar con la cabeza y suspiró suavemente, aunque terminó por esbozar una tenue sonrisa. Tenía gracia las profesiones que Mayumi le había asignado ya que eran... por así decirlo, delicadas. Madre mía.

- Nada de eso, Mayumi. Soy policía. ¿De verdad tengo pinta de ser cocinero? Explícame eso - rió.
avatar


Mensajes : 75
Fecha de inscripción : 19/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay mal que por bien no venga

Mensaje por Mayumi el Mar 23 Oct 2012, 10:00

Mayumi parpadeó suavemente ante las negaciones de Ukyo. ¿Estaría diciendo algo muy descabellado? Espera a que no. El chico le dijo que para nada... Que era policía nada más y nada menos. Mayumi abrió los ojos de par en par sorprendida, pero luego se tornó a una de total admiración. ¿Policía? ¿De verdad? ¡Jo qué guay! Ojalá Mayumi algún día pudiese aspirar a algo que no fuera "desprestigiado" por su apariencia. Es decir, como parecía una niña, no había muchos trabajos en los cuales de momento la tomasen en serio y sin embargo él..

- ¡Pero qué guay! - exclamó emocionada - ¿A-Ah? ¿Lo de cocinero? ¡Es que se te ve tan sofisticado! No sé.. A mí me encantan los cocineros, son super guays - comentó de una forma extremadamente sincera - Sinceramente, no dije lo de policía no porque no puedas tener ese trabajo, sino porque aparentas como... Mucho más que eso, aunque ser policía wow! ¡Es genial![/color]

Mayumi era sincera.. Muy sincera.

- ¡También te pega ser modelo, ¿eh?! Más quisiera más de uno tener ese pelo tan llamativo y ojos bonitos - explicó con una sonrisa - Pareces el típico galán que tiene una cola de fans locas suspirando a su alrededor - bromeó.

Pero entonces se dio cuenta de todo su atrevimiento pues no sólo era evidente que le estaba echando piropos como de su personalidad sino además de su físico. Giró su rostro hacia él rápidamente y juntó ambas manos.

- ¡E-Eh! Perdona si he dicho algo que pueda incomodarte, es que como me has preguntado y bueno... Luego me he liado - rió.
avatar

2º Carrera

Mensajes : 239
Fecha de inscripción : 09/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay mal que por bien no venga

Mensaje por Miyata Ukyo el Mar 30 Oct 2012, 09:39

En cierto sentido, Mayumi le recordaba a esas muñecas con una manivela en la espalda, que no dejan de hablar o de moverse de un lado para otro hasta que se les acaba la cuerda. Y no decía en el mal sentido, sino que le parecía una muchacha entrañable que solían protagonizar las películas que consiguen que tu lado infantil saliera a flote. Ukyo se sentía más cercano a ella cada vez que hablaba y el miedo que le daba esta sensación desaparecía poco a poco.

Además, ¿cómo una chica tan joven conseguía ruborizarlo? Lo decía todo, absolutamente todo, como si las represalias no le dieran pavor alguno. ¡Escuchar todos esos cumplidos! ¿Que podía ser modelo? ¿Que tenía el pelo llamativo y los ojos bonitos? Que era un galán que las volvía a todas locas... ¿Cómo era posible que eso fuera lo que Mayumi veía en él? ¡Si no podía alejarse más de la verdad! Ukyo vivía su día a día distanciándose del resto del mundo, incapaz de enfrentarse a las opiniones negativas que la gente distribuía gratuitamente por el simple placer de hacer daño. ¿Acaso Mayumi no era así? ¿Y si mentía, como todos los demás, simplemente para simular las reglas de cortesía que regía la sociedad?

Era imposible que se dejara llevar por una conversación intrascendente, porque en cuanto pensaba que todo iba bien y que podía conectar con alguien, aquella voz interior volvía a advertirle sobre las consecuencias del contacto humano.

- ¡E-Eh! Perdona si he dicho algo que pueda incomodarte, es que como me has preguntado y bueno... Luego me he liado.

¿Mayumi lo había notado? Pues sí que debía de ser trasparente... Normalmente a nadie le importaba lo que ocurría más allá del envoltorio. Ukyo quería creer que aquella muchacha era diferente pero, demonios, la conocía desde hacía poco más de una hora, nada más.

"Esto es ridículo".

El autobús lo salvó de tener que responder. Subió él primero para pagar los billetes y, si bien el conductor puso mala cara al ver la caja con los gatitos, pareció derretirse ante la mirada de Mayumi. Madre mía, si conseguía incluso ablandar los corazones de los bulldogs...

Ukyo cruzó prácticamente todo el pasillo del autobús antes de elegir una pareja de asientos situada junto a uno de los botones de escoger parada; era un coñazo tener que levantarse y tambalearse para detener el autobús. ¿Por qué no los instalaban al alcance de cada asiento? En fin, fuera como fuera, el joven se sentó del lado de la ventanilla y cogió la caja con los gatitos para que Mayumi se sentara con mayor facilidad.

- Vivo a las afueras, así que el viaje será un poco largo. Espero que no te marees - pero de pronto se sintió demasiado cortante y se apuró por seguir la conversación, ¿existe alguien más contradictorio que Miyata Ukyo? - ¿Y tú en qué curso estás? Bueno, imagino que eres estudiante, ¿no?
avatar


Mensajes : 75
Fecha de inscripción : 19/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay mal que por bien no venga

Mensaje por Mayumi el Mar 30 Oct 2012, 12:32

No supo muy bien si la había fastidiado pues justo llegó el autobús y ambos subieron. Al principio el chófer parecía algo reacio a que los gatitos subiesen, pero Mayumi usó la técnica infalibre de "mirada de cordero degollado" y pronto pudieron subir. Ella se había quedado aún con lo anterior, dándole vueltas, pero cuando se sentaron él cambió radicalmente de tema, o más bien de persona en quien centrar el tema. Mayumi sonrió y asintió con la cabeza de forma suave.

- ¡No te preocupes! Tengo mucho aguante - respondió primeramente a lo del mareo - Y sí, soy estudiante. Ahora mismo estoy en preparatoria.. Es que soy un poco patosa, y luego rumbo a la universidad, estudiaré magisterio.

Un suspiro salió de sus labios. Le sería difícil, muy difícil si tenía además que estar trabajando.. Pero ella podía con eso, ella podía con todo y más.

- Tendré que adaptar bien los horarios.. Es que también soy camarera - sonrió ampliamente - Si un día vienes te pondré el chocolate más rico que has probado en tu vida. - comentó emocionada.
avatar

2º Carrera

Mensajes : 239
Fecha de inscripción : 09/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay mal que por bien no venga

Mensaje por Miyata Ukyo el Mar 30 Oct 2012, 13:04

Ukyo no ocultó su asombro, enarcando las cejas al escuchar que Mayumi era una estudiante de preparatoria. ¿De veras estaba a punto de entrar en la universidad? Caray, la verdad es que parecía mucho más joven, no sólo físicamente, con esos enormes ojos brillantes, sino también por ese carácter tan jovial.

Añadió después que trabajaba como camarera, puede que para costearse los futuros costes que le provocará su ingreso a la universidad. Hoy en día las matrículas eran caras como el demonio, no era de extrañar que cada vez hubiera menos profesionales salientes de Japón. Muchos de ellos optaban por irse al extranjero, de donde rara vez volvían. Era el caso de... bueno, de ella. De Akie.

- Supongo que tendré que comprobar por mí mismo si eso es cierto o no - sonrió - ¿En qué cafetería estás trabajando?

O, Dios. Acababa de aceptar la propuesta, ¿verdad? ¿Y si alguien le veía tomándose un chocolate alegremente? Los rumores empezarían a circular, seguramente, y entonces la historia se repetiría. No recordaba haber visto a sus compañeros compartiendo una bebida dulce de forma desinteresada. Ninguno era amigo suyo pero la percepción que tuviesen de él le resultaba muy, muy importante...
avatar


Mensajes : 75
Fecha de inscripción : 19/07/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay mal que por bien no venga

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.

Afiliados