Últimos temas
» Encrucijadas
por Ira Jue 19 Jun 2014, 11:49

» La noche más oscura
por Aisu Lun 09 Jun 2014, 09:38

» ◄Registro de Avatar
por Ryogi Aoi Miér 04 Jun 2014, 14:13

» ◄Registro de Grupo
por Ryogi Aoi Miér 04 Jun 2014, 14:13

» Memento
por Ichinose Hitomi Dom 25 Mayo 2014, 14:04

» Silent Mall
por Ichinose Hitomi Dom 25 Mayo 2014, 13:01

» Nessun Dorma (Que nadie duerma)
por Ichinose Hitomi Dom 25 Mayo 2014, 11:46

» Si no te gusta perder, no juegues
por Bobby Harley Mar 13 Mayo 2014, 22:56

» Flow with'eh
por Bobby Harley Mar 13 Mayo 2014, 21:14

» Aprendiendo a ¿trabajar?
por Sakurakoji Takumi Lun 12 Mayo 2014, 01:33


Quieto, Sentado, Tumbado.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Quieto, Sentado, Tumbado.

Mensaje por Kitsugi Souta el Vie 22 Feb 2013, 18:41

[15 de Junio, sobre las 17.30]

Hacía un par de días que había tenido que dejar suspendido el entrenamiento de Agility, y que el chico que había contratado para pasear a Daichi se había tenido que encargar de él por completo. Le sabía muy mal no poder dedicar el tiempo que merecía a su precioso cachorro de Akita Inu, pero los exámenes en ese punto eran cruciales, y sabía que se reprocharía el no haber estudiado más si su media ejemplar bajase por culpa de eso. Pero estaba decidido a redimirlo, y después de comer y hacerse cargo de unos asuntos, ato al akita con su arnés de tiro y salió en dirección al parque.

Allí había grandes espacios abiertos y verdes para poder ensayar las órdenes básicas, tumbarse, jugar y descansar. También había bancos y columpios que, si no estaban siendo utilizados por los niños, podrían servirle para hacer una pista improvisada con la que enseñarle a pasar por ejemplo a través del tubo que posteriormente le enseñaría a atravesar en las pruebas de Agility.

El perro estaba excitado, su cola erguida se movía de un lado a otro con alegría y jadeaba tratando de eliminar el calor que a ese tipo de perro le producían las temperaturas, a pesar de que el día estaba un poco nublado. Saliendo extremadamente de su vestuario habitual, llevaba una camiseta corta y unos pantalones bermuda con zapatillas. La ropa deportiva no era de su agrado, salvo cuando le servía para utilidad para la que estaba destinada. El pelo lo llevaba recogido en una coleta baja y llevaba puestas unas finas gafas de sol, y una mochila deportiva donde guardaba juguetes, botellas de agua y demás útiles para el entrenamiento, como el timbrador. Tras estirar un poco en la puerta del parque, agarró la correa de su perro y entró en carrera ligera, haciendo que el perro le siguiera a su lado, con la correa floja. Un precalientamiento para la sesión.
avatar


Mensajes : 90
Fecha de inscripción : 30/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quieto, Sentado, Tumbado.

Mensaje por Invitado el Dom 24 Feb 2013, 22:50

”¿Me extrañará? ¿Al menos se acordará de mí? “ era en lo único que llegaba a pensar durante su caminata, al salir aquella tarde del Hospital, pretendía visitar a esa persona de la que no le gustaba hablar, solo por que era su cumpleaños, pero ni siquiera llegó a pasar del primer piso que apenas correspondía a la recepción. Precisamente por esos pensamientos que la abrumaban decidió caminar, aparte llevaba una vestimenta deportiva, que consistía en una sudadera violácea de capucha, un mono de licra negro ajustado, y unos zapatos que no eran del todo aptos para salir a hacer ejercicio, pero no era el estilo de Manami andar tan sencilla por las calles y menos a esa hora.

A pesar de que sus tacones hacían algo de ruido, su andar lento hacía que fueran menos molestos, sin embargo mientras recorría una zona algo desolada escuchó otro par de pasos detrás de ella, le parecían familiares, quizás por que ya llevaba rato escuchándolos, pensó que podría ser de cualquier persona, pero cada vez que giraba o cambiaba de dirección allí aparecían. Ella intentó observar de reojo, pero al girarse un poco los pasos se detuvieron, volteó y ya no había nadie tan cerca solo algunas personas que llegaron a pasar junto a ella hasta adelantarla. Suspiró aliviada y continuó caminando, pero justo cuando lo hizo aparecieron de nuevo, esta vez se comenzaba a poner nerviosa por lo que acelero su paso hasta llegar a las cercanías del parque, justo antes de entrar se colocó la capucha ”¿Quién puede estar siguiéndome?” se giró rápidamente para ver quienes la perseguían, eran dos sujetos a quienes no les dio tiempo de esconderse, aunque si se detuvieron repentinamente tratando de disimular como si estuviesen esperando o buscando otra cosa, al mismo tiempo que uno de ellos trataba de ocultar su rostro.

Manami no era tonta por lo que confirmó sus anteriores sospechas y las ganas de correr le invadieron, al parecer los sujetos se dieron cuentas de sus intenciones, debido a que ellos se preparaban para hacer lo mismo. Ella comenzó a correr esquivando en primera instancias a algunos niños y vendedores de globo que se cruzaban en su camino. Decidió mirar hacia atrás notando que los sujetos venían detrás de ella aun, ”¿Qué es lo que quieren?!” pensaba sin quitar la vista de estos, por lo que se descuido del camino y terminó tropezando, intentó mantener el equilibrio pero uno de sus tacones se dobló por lo que de igual forma terminó cayendo al suelo pasando antes por encima de la razón de su tropiezo, -A.-auch! cayó de con las rodillas contra el suelo soportando su peso con ayuda de ambas manos también.

se giró quedando sentada, elevando su rostro, en primera instancia notó al animal un cachorro a quien le atribuyó la culpa, pero antes de hacer un reclamo desvió su mirada hacia el dueño de cabellos oscuros, -Tsk, ¿No piensa ayudarme? dijo con el ceño fruncido y algo de enojo, a continuación observó su vestimenta algo sucía por lo que sacudió el mono un poco-Aah hasta entonces se dio cuenta de que su mono se había roto justo a nivel de la rodilla dejando ver un pequeño raspón. -Genial susurró; al recordar su situación y miró a ambos lados en busca de sus perseguidores que ahora escapaban de su vista, entonces regresó hacía el perro ”No sé como permiten pasear perros en este lugar” extendió su mano hacía el chico con una tenue sonrisa, que no sabría explicar como fue capaz de realizar. -Lo siento, ¿Me ayudarías? preguntó apartando un mechón de su cabello que llegaba a cubrir parte de su rostro. Por mas molesta que estuviese no podía levantarse por su cuenta, así que le pareció mejor idea pedir ayuda de un modo distinto...-Tu.."Cosa, animal desagradable!"-Tu mascota, ¿Esta bien?... siendo amable como de costumbre.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Quieto, Sentado, Tumbado.

Mensaje por Kitsugi Souta el Mar 26 Feb 2013, 11:54

Tras correr durante un momento, el hombre se detuvo y mientras calentaba los ligamentos de los tobillos, notó un tirón de la correa y su animal aulló, haciendo sonar su garganta como si gritara. A pesar del sobresalto, que no se notó se dio la vuelta para comprobar cómo su perro se ponía a su lado, esquivando la figura de una chica que estaba de rodillas postrada a sus pies. Seguramente habría tropezado con el perro y se había caído.

Ante su comentario grosero, él la miró largamente, luego se agachó en cuclillas y se giró hacia el perro, comprobando que no le hubiera pasado nada malo. Le comprobó las patas, los costados y para terminar le acarició la cabeza. El perro jadeaba, parecía tranquilo y activo otra vez. Él volvió a levantarse sin dirigir palabra a la chica, pero si la miró severamente.

Después de un momento, pareció entrar en razón y hacer uso de una educación limitada, pero dudaba que fuese a sacar nada mejor de una mujer que para hacer deporte llevaba tacones. Al mirarla mejor, concedió que llevaba ropa bastante buena, y que además era bastante atractiva, aunque aún parecía más una niña que una mujer. Le tendió la mano que no asía la correa, estrechó la suya y la levantó sin problema.

- Recibirá mejores respuestas si pide las cosas bien. - dijo con solemnidad, una vez levantada.

Miró por un momento a Daichi que mantenía las orejas hacia delante en expresión de alerta, y se acercó para olisquear a la mujer desde una distancia prudencial. Tras un movimiento de la correa, paró y se sentó a su lado. Estaba claro que su adiestramiento daba frutos. Había que controlarlos bien desde cachorros.

- Si, no se ha hecho nada. Si le hubiera lesionado habríamos tenido un problema. - comentó haciendo ver que se preocupaba por el animal.

Sentía por él el suficiente aprecio como para haberla demandado si es que hubiera salido lesionado. Por fortuna no había sido así.

- Debería lavarse eso. - dijo mirando la rodilla sangrante - Tengo un botiquín en la mochila. Vamos a mirárselo. - dijo señalando hacia un banco, y esperando a la joven a ver si necesitaba ayuda para caminar.

El botiquín lo llevaba por si acaso había algún percance entrenando. Para cosas de primera necesidad les bastaba lo mismo, siendo hombre que perro.
avatar


Mensajes : 90
Fecha de inscripción : 30/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quieto, Sentado, Tumbado.

Mensaje por Invitado el Miér 06 Mar 2013, 17:25

Por lo que pudo notar, estaba más preocupado por lo que le habría podido pasar al perro que a ella, claramente eso sería por que ella era una simple desconocida y el perro su mascota que quizás tenga desde hace un tiempo, pero eso era algo que no lograba comprender Manami, en parte por que detestaba a esos animales y por otro lado estaba su ego y orgullo enormes, que le hace pensar que la mayoría del tiempo debe ser lo más importante. ”Acaso..¿Piensa ignorarme? ¿A mi?!” cuando estaba a punto de bajar su mano extendida, sintió como la tomaba de ella para finalmente ayudarle a ponerse de pie. Logró hacerlo sin dificultad, salvo a que uno de sus tacones estaba sentido, probablemente se caería más temprano que tarde, por lo que tambaleó un poco al tratar de afincarlo debidamente.

-Lo siento rió algo apenada -Es que, estaba algo enojada conmigo misma por haber caído tan torpemente con aquella frase pensaba corregir su actitud inicial, después de todo en muchos casos la primera impresión lo es todo. Se mantuvo de pie, volviendo a mirar hacia ambos lados, hasta notar como el cachorro la olfateaba, intento alejarse pero de todas formas aquel olfateo no duró mucho. - Me…alegra que este bien ”Tsk ¿A que se refiere con problema? ni que fuese la gran cosa” .

-¿Uh?.. llevó su Mirada hacia su rodilla al igual que el. -Oh, no es nada ”Que espero no deje mucha marca…” Al escuchar como se ofrecia para ayudarle con su botiquín rápidamente elevo sus manos en señal de negación sacudiéndolas un poco. -Oh no! no es necesario, es solo raspón ni siquiera due… aah rápidamente apareció una facie de dolor que no pudo disimular al tocar el raspón, pensaba probarle que no era nada, pero no salio tan bien como esperaba.

-solo duele un poco, de todos modos será mejor que me vaya . -¿A dónde se habrá ido? escuchó aquella voz masculina y de inmediato busco a su dueño, eran de nuevo los sujetos que se encontraban a escasos metros frente a ella, como pudo se apego al chico sujetándose fuerte de la camiseta de este, mientras trataba de ocultar su rostro en su pecho. Debido a este acto los sujetos no la notaron, y siguieron caminando por los alrededores. Manami se sintió muy aliviada por lo que suspiro profundamente. -Eh? Lo siento! dijo separándose del chico, acomodando un poco su camiseta apenas arrugada. -Es que perdí un poco el equilibrio si se creía o no su explicación, no era lo que le importaba sino más bien solo dar una vaga explicación.

-Bueno como decía será mejor que vaya a sentarme solo un Segundo dijo señalando la banca con una ligera sonrisa, no estaba segura de si ellos irían a la salida a esperarla, por lo que no se quiso arriesgar y se decidió por esperar un poco. Comenzó a caminar, cojeando un poco debido al tacón hasta llegar a la banca, mientras observaba de reojo al chico, -¿Tiene nombre? cuestionó para señalar al cachorro que le acompañaba, no era que le interesara, solo quería tener algo que decir. -Parece muy bien entrenado, eso ¿Lo hiciste tú? añadió finalmente.


Off:Lamento la tardanza u.u

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Quieto, Sentado, Tumbado.

Mensaje por Kitsugi Souta el Jue 07 Mar 2013, 01:19

El joven se mantuvo impertérrito hacia la chica, además de porque era su carácter y su expresión más habitual, porque le pareció testaruda y la única forma de intentar conseguir algo de ese tipo de gente reside en ser templado y racional. La chica intentó demostrar que no dolía frotándose, y lo único que consiguió fue hacerse más daño, como cualquiera al que se le hubiera ocurrido tocar una herida abierta que acababa de abrirse en carne viva.

- No va a conseguir nada bueno siendo terca en este asunto. - comentó, dispuesto a no ceder en lo que le había ofrecido.

De pronto y sin explicación, ella se enterró en su pecho, incluso ante esto no hizo gesto alguno, aunque era evidente que de manera interna se encontraba sorprendido por su respuesta. Paseó a mirada alrededor, intentando buscar el motivo por el que la chica se había escondido tras él repentinamente. Eso le había parecido al menos. Después de un momento, ella se disculpó de una manera pobre y bastante absurda, aunque no iba a entrar en detalles, estaba claro, primero porque ella no quería, y segundo y más importante porque no le interesaba ahondar en eso.

- No importa. - aceptó sus disculpas.

La acompañó hacia le banco tratando de sujetarla, viendo como entre los tacones medio rotos, y la herida, era incapaz casi de andar hacia el asiento para descansar. Luego retomó el interés por su cachorro, aunque realmente parecía mas preocupada en otras cosas. Como si hablara de ello como podría hablar de otros temas banales, como qué tiempo hace.

- Daichi. - contestó formal, pero educado, mientras dirigía una mirada al perro - Es un cachorro de Akita Inu, está siendo entrenado para correr en circuitos. Yo mismo le he adiestrado. - dijo mientras ataba la correa al posabrazos del banco y dejaba la mochila sobre él, para sacar el botiquín. - Ahora, déjeme limpiarle la herida. - dijo mirando a la joven a los ojos, de manera directa y firme. Luego contempló la herida, que continuaba sangrando y había empezado a derramar un hilo de sangre hacia abajo. Con un poco de suerte la chica habría entrado en razón.
avatar


Mensajes : 90
Fecha de inscripción : 30/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quieto, Sentado, Tumbado.

Mensaje por Invitado el Mar 12 Mar 2013, 23:51

Sus ojos almendrados contemplaban el jardín, o al menos lo aparentaban, puesto que su mirada se hallaba tan perdida como ella en estos momentos, divagando en su mente, ”¿Cómo fue que me pudieron encontrar? No sé como abordarlos, ¿Si fuese el también me odiaría? intentando buscarle explicación y respuesta a todas las preguntas que se le planteaban, pero sin éxito. Las preguntas se agolpaban, cada vez eran más y más complejas, pero de nuevo, la voz de aquel joven la sacó de sus pensamientos. -Daichi... Un simple susurro. Aquella palabra salió de entre sus labios como si se tratase de la última bocanada de aire que se escapa de aquel que va a morir. De nuevo, una prueba de que nuestra pequeña en este día se distraía con facilidad.

-Oh.. es un bonito nombre, le queda muy bien Al fin, tras unos minutos, el joven volvió a hablar, haciendo que ella se concentrase en cada una de las palabras que decía y alejase de su mente todas esos pensamientos. - Entonces debo decir que eres un buen entrenador en esta ocasión logró mostrarle una amplia sonrisa, que había quizás parecido más sincera que las anteriores., aparte se dedicaba a seguir cada movimiento del chico, el como ataba la correa al banco le indicaba que se quedaría un poco más con ella y el sacar el botiquín le decía que aun no había desistido de la idea de ayudarle con la herida.

Por lo general no esta acostumbrada a recibir ayuda una vez que se haya negado, pero en este caso no le parecía oportuno transformar aquello en una especie de discusión. Entonces solo se intentó acomodar mejor en la banca y apoyó una de sus manos en su regazo más arriba de su rodilla, mientras que la otra la dejo reposar sobre la madera de la banca firmemente. -Adelante, puedes hacerlo, estoy lista al aprobar su ayuda desvió su mirada.

-Por cierto, aun no conocemos nuestros nombres, antes no creí que fuese necesario, pero en vista de…En fin el mío es Toda Manami ya en aquel momento mostraba un aire más bien tranquilo y de regocijo, en comparación al humor mostrado inicialmente. -¿Y el suyo, puedo saberlo? cuestionó. Y a pesar de que por ahora se había olvidado de la razón por la que llegó allí comprendía que como bien el había dicho desde el inicio ” Recibirá mejores respuestas si pide las cosas bien.” pues esto interpretado por ella, es como decirle sigue siendo como te conocen hasta ahora, así que era exactamente lo que se proponía, además no sabía si podía terminar necesitando más de su “ayuda”.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Quieto, Sentado, Tumbado.

Mensaje por Kitsugi Souta el Jue 21 Mar 2013, 21:30

Finalmente la mujer pareció calmarse un poco, y aceptó que le limpiase la herida tal y como había planeado en principio. Él no era un hombre terco, pero si educado, y le parecía absurdo dejar a una persona con una herida abierta cuando se tenían los utensilios para limpiarla. Era por naturaleza una persona amable, salvo cuando buscaban la manera de que no lo fuera. El perro, excitado por los olores y la traba que suponía la cadena, dió un par de tirones. Al verlo, su dueño le observó duramente, chasquó los dedos y le hizo una indicación con la mano. El perro le observó y tras eso, se sentó, y luego se tumbó, totalmente relajado de nuevo.

- Es lo que pretendo. El trabajo duro le ayudará en el futuro. - afirmó severo, mientras abría el botiquín.

No solo ganar concursos era un aliciente de notoriedad en la sociedad en la que vivían, aumentaría de popularidad, pero lo más importante es que el perro viviría largamente y entre montas, y sus futuros cachorros serían un beneficio seguro. Él había querido tenerlo como compañía, pero al final su padre conseguía hacerle ver todo como una inversión. A veces al descubrirlo, le parecía lamentable...

- Puede escocerle durante un momento. - advirtió, cuando ella estuvo preparada.

Sujetó delicadamente la parte posterior de la rodilla con una mano, haciendo que las llemas de sus dedos sintiesen el tacto de la media rota y la piel. Cogió un spry, y se echó un poco en las manos, enjuagándolas. Desinfectante. No se atrevería a tocar una herida abierta sin haberlo hecho antes. Después, sacó un pequeño bote y limpió la herida, utilizando una gasa para retirar la sangre y la suciedad, dejando la herida limpia. Por último, otro spry soltó una pequeña y fría descarga sobre la rodilla. Un coagulante que permitiría una rápida cicatrización y cortaría la hemorragia. Una vez acabó, tiró los restos a la papelera, y guardó su botiquín. al contemplar a la mujer, cuando volvió a hablar, se dio cuenta de que estaba tranquila y sonriente. Se percató de que podía llegar a ser bastante agradable y femenina en sus gestos.

- Encantado, señorita Toda. Mi nombre es Kitsugi Souta.- se presentó él educadamente, con un cortés asentimiento de cabeza.

Tras guardar el botiquín en la mochila y ponérselo a la espalda, desató al perro del banco, aunque no dio impresión de ir a marcharse todavía.
avatar


Mensajes : 90
Fecha de inscripción : 30/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quieto, Sentado, Tumbado.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.

Afiliados