Últimos temas
» Encrucijadas
por Ira Jue 19 Jun 2014, 11:49

» La noche más oscura
por Aisu Lun 09 Jun 2014, 09:38

» ◄Registro de Avatar
por Ryogi Aoi Miér 04 Jun 2014, 14:13

» ◄Registro de Grupo
por Ryogi Aoi Miér 04 Jun 2014, 14:13

» Memento
por Ichinose Hitomi Dom 25 Mayo 2014, 14:04

» Silent Mall
por Ichinose Hitomi Dom 25 Mayo 2014, 13:01

» Nessun Dorma (Que nadie duerma)
por Ichinose Hitomi Dom 25 Mayo 2014, 11:46

» Si no te gusta perder, no juegues
por Bobby Harley Mar 13 Mayo 2014, 22:56

» Flow with'eh
por Bobby Harley Mar 13 Mayo 2014, 21:14

» Aprendiendo a ¿trabajar?
por Sakurakoji Takumi Lun 12 Mayo 2014, 01:33


Quehaceres educativos

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Quehaceres educativos

Mensaje por Ichinose Hitomi el Dom 10 Nov 2013, 17:06

[FDP: Siento la tardanza...]

Pareció contento con su respuesta y eso fue lo más halagador de todo. La verdad es que ella, más que nadie, apreciaba la espontaneidad a la hora de hacer planes. Desde luego que le gustaba ir a algún acontecimiento, fiestas o celebraciones planificadas de antemano, pero en su fuero más interno sabía que disfrutaba mucho más un improvisado bocado, o un café sin pretensiones, de lo que pudiera hacerlo en cualquier festival de alto copete...

Ella era una enamorada, en ciertos aspectos, de la sencillez, y al ser invitada de una manera tan natural, no se le pasó por la cabeza negarse, porque no quería y sobretodo, porque esas sorpresas las valoraba con total sinceridad. Lo único que esperaba era que Hiro no la hubiera invitado por cumplir, o por mera educación. 

Disfrutó del silencio de su paseo hasta el museo, dejando que se le plagara la mente de posibilidades, y el paladar de futuros aromas. ¿Qué le gustaría a Hiro, propondría algo o le cedería el papel a ella? ¿Le gustaría la cocina occidental, o la japonesa? ¿La china o la italiana?

A pesar de lo mucho que se habían relacionado en la universidad, se daba cuenta ahora de lo poco que conocía a Hiro, las cosas verdaderamente importantes de él. Sus gustos, sus aficiones, si guardaba los calcetines doblados o los hacía una bola. Aunque por su personalidad eso sería fácil de imaginar... Tal vez.

Cuando llegó al museo se limitó a cederle la batuta. Saludó respetuosa, quedándose en un segundo plano, permitiendo que fuese él en esta ocasión el que tomara el mando para desenvolverse como más le gustara. Apoyó a su compañero con su mera presencia, y una expresión pacífica en la que se posaba una suave sonrisa....
avatar


Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 16/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quehaceres educativos

Mensaje por Hiro el Dom 10 Nov 2013, 23:28

[FDI: Por ti, esperaré lo que haga falta..]

Tras la insistencia de Hiro, el chico no pudo sino negar con la cabeza. En ese momento el profesor se extrañó pero finalmente sus dudas fueron aclaradas. No se encontraba ningún superior "a cargo" en ese instante, y quien estaba como jefe, no podría facilitarle la información que tanto Hitomi como él ansiaban. No podía creerse que tuvieran que irse con las manos vacías y con un mero panfleto, con la esperanza abatida o con la miel en los labios. Debía insistir, debía sacar su fuerza.

- Perdone mi insistencia nuevamente - añadió con una sonrisa que desbordaba amabilidad - ¿No habría alguna forma de contactar con él? Verás, piense la publicidad que se llevaría el lugar, y no sólo eso, piense en los alumnos que apreciarían el arte, verlo con sus propios ojos, estudiarlo, contemplarlo, no sólo a través de una mera fotocopia y reproducció en la pared.

Se colocó las gafas suavemente.

- Quiero que su museo enriquezca a mis alumnos - sonrió - Lo entiende, ¿verdad? A través de estas ideas innovadoras no sólo los alumnos saldrían beneficiados, sino además, su museo. ¿No cree que su jefe el señor...
- Masataka-san.
- ¿No cree usted que el señor Masataka-san debería saberlo?

Podía respirarse la emoción que el profesor trasmitía con sus palabras. Tanto, que el chico no pudo evitar reírse amistosamente, asintiendo con la cabeza y escuchando más a fondo lo que Hiro pretendía. Que era añadir convalidaciones a esas excursiones o cursos. El muchacho acabó entrando en un pequeño mostrador con puerta, tras un cristal, apresurándose luego en coger el teléfono y llamar a su jefe. Comenzó a explicarle lo que Hiro le había dicho.

Se giró hacia Hitomi.

- No lo he hecho tan bien como tú pero.. Lo he intentado - desvió la vista un instante, y luego centró su mirada en los ojos de Hitomi, sonriendo ampliamente.[/color]
avatar


Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 29/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quehaceres educativos

Mensaje por Ichinose Hitomi el Mar 03 Dic 2013, 20:35

[FDP: siento mucho la tardanza]

Desde luego había que reconocer algo. Cuando Hiro sabía lo que quería iba a por ello. No dejó que las negativas quebraran su espíritu, y mucho menos achantaran el cometido que les había llevad allí. Desde luego, no pudo hacer más por conseguir aquello que ambos estaban luchando por levantar, paso a paso, piedra a piedra...

Aquello le hizo pensar en ellos dos, vestidos con monos de trabajo, enjugándose la frente del sudor que era necesario para coordinar algo como la construcción de una casa. Aquella imagen la hizo sonreír, y rió levemente por lo bajo, cubriendo sus labios con los dedos. Luego le devolvió la mirada, prometiéndole una explicación cómplice en el futuro. Pero pronto retomó su actitud...

Observó que el chico se tomaba unos minutos, alejándose de ellos, dejándolos en el silencio de la elegante y ecléctica sala, que les permitía vislumbrar apenas rescoldos de lo que ese edificio tenía por ofrecer, escondido en cada una de sus habitaciones, rincones y pasillos. Las posibilidades era miles, los visitantes, cientos. El placer... bueno, para alguien como ella, prácticamente incalculable. Algo le decía que en eso compartía experiencia con el hombre que ahora se encontraba a su lado, luchando para hacerlo posible. 

- Estás hecho un tiburón. No hay quien te haga rendirte. Eso está bien...- le murmuró por lo bajo, quizá con una pequeña mofa, quizá siendo más honesta de lo que pudiera llegar a pensar el pobre Hiro. Desde luego, su tono tenía ese misterio que oscilaba entre una cosa o la otra, pero que no lo aclaraba en absoluto. - Me gusta...- compartió, como si fuera un secreto, mirándole esta vez fugazmente a los ojos de forma profunda, para luego volver a mirar al frente, esperando respuesta...
avatar


Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 16/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quehaceres educativos

Mensaje por Hiro el Mar 03 Dic 2013, 21:35

[FDP: De nuevo, ya sabes que te esperaré lo que haga falta Wink]

Decir que sentía un nudo en el estómago, era poco. A pesar de haber hecho esto antes, a pesar de ser profesor, su estómago reaccionaba cual niño, y sentía nervios por saber si finalmente su petición sería aceptada, y si tenía que hablar personalmente con el director por teléfono, lo haría sin lugar a dudas. Su respiración calmada intentaba cesar ese remolinillo en su estómago cuando Hitomi susurró a su lado que era todo un tiburón. No se lo tomó como un halago pero tampoco se ofendió, pues pensaba que era una clásica broma. No obstante, cuando añadió lo siguiente, su garganta se secó en el instante en el cual su mirada atravesó la suya. No supo muy bien como reaccionar en aquel instante, así que carraspeó suavemente y desvió la vista hacia el chico de antes, quien salía de la sala.

- ¿Mastuo-san? - preguntó retóricamente haciéndole un gesto - El señor Masataka-san desea hablar con usted, si es tan amable, acompñáñeme por aquí.

Desvió la vista hacia Hitomi y le hizo un guiño, esperando recibir después en su mirada toda la fuerza que necesitaba. Entró en la sala y respiró hondo antes de tomar el teléfono con su mano derecha y entonces, comenzar la conversación. Intentaba sonar educado, a la par que divertido cuando se requería. Tras unos minutos, acabó colgando el teléfono con un suspiro y entonces salió de la sala, encontrándose con el chico y Hitomi.

- El señor Masataka-san... - intentó fingir malas noticias, pero no pudo contenerse más - Ha aceptado de buen grado - añadió con una sonrisa radiante, como de un niño al abrir los regalos de navidad.

El chico le tendió la mano a ambos dándoles las felicitaciones y no tardaron en intercambiar la información necesaria para cuando se fueran a realizar los supuestos talleres, imparticiones de cursos y demases.

Con un buen sabor de boca, Hiro se dio al vuelta acompañado por Hitomi y ambos salieron del lugar. Nada más salir, alzó el pulgar mirándole y volviendo a sonreír.

- ¡Reto superado! - dijo entonces, contento.
avatar


Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 29/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quehaceres educativos

Mensaje por Ichinose Hitomi el Sáb 22 Mar 2014, 14:36

[FDP: disculpa mi tardanza Hiro, es imperdonable  Sad ]

Era un momento decisivo y aquella espera se estaba eternizando. No dijo nada, pero aquello, según su experiencia, nunca solía ser una buena señal. Una rápida respuesta nunca acababa bien, salgo para contar con la participación de amigos en algún proyecto. Un tiempo razonable para dudar, era lo ideal, así se sabía que era gente lo suficientemente seria y responsable como para valorar antes los pros y los contras. Pero una espera de ese calibre, hacía pensar que estaban sonsacando a la cuestión demasiados contras...

Cuando le joven volvió a salir, aguardaron una respuesta, pero en lugar de encontrarla, lo que hallaron fue una invitación que permitía a Hiro entrar en el Sancta Sanctorum de la negociación. Él le miró y le guiñó un ojo, en un gesto tan suyo...

Si el pobre hubiera sabido que al hacerlo solía sonreír y sus ojos parecían mas claros y nítidos, que su expresión adquiría un sex-appeal que era difícil haber imaginado en un chico tan sereno y serio, seguramente sería incapaz de volver a guiñar el ojo nunca más. Por eso prefería guardárselo para sí. Para no privar al mundo de eso, aunque Hiro lo desconociera. Ella le respondió con un suave y sutil gesto. Elevó la barbilla, entrecerró los ojos y su sonrisa se estilizó, afinándose un poco más. Parecía decirle "Ve", pero suponía también un desafío. 

Claramente le estaba retando. 

Si la espera se había hecho larga, a esas alturas era insoportable. Cuando la dejaron sola tuvo que luchar con todas sus fuerzas para no moverse de un lado al otro. Era como tener un millón de hormigas rojas subiendo por el estómago, haciéndola cosquillas. Estaba tan excitada con la perspectiva de que lo consiguieran que no sabía cómo estaba aguantando quedarse quieta. 

Acto seguido Hiro salió. Ella no quiso anticipar nada, así que lo miró como si él no tuviera una llave que podía abrir un tesoro, o podía cerrarlo a cal y canto sin darles oportunidad de disfrutarlo. Él la miró y empezó a hablar, creando expectación. Ella alzó las cejas a medida que él hablaba, con ganas de arrojarse contra él, sacudirle de los hombros y sacarle lo que le habían dicho de una vez por todas. ¡si era que no, pues no pasaba nada, pero que no hiciera mas largo el sufrimiento. ¡Que nerviosa estaba!

Entonces le dio la excelente noticia y ella no reprimió una expresión de sorpresa, para luego echar a reír musicalmente. Se acercó a Hiro y le golpeó tiernamente en el brazo, sin mucha fuerza. 

- ¡Cómo se te ocurre hacerme algo así! Me tenías en un sin vivir.- le recriminó, poniéndose después una mano sobre el pecho y respirando, como si le hubieran quitado un peso de encima - ¿entonces es momento para celebrarlo? - preguntó con una media sonrisa satisfecha. Sabía que lo conseguiría. Hiro podía con cualquier cosa.
avatar


Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 16/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quehaceres educativos

Mensaje por Hiro el Sáb 22 Mar 2014, 16:45

[FDP: Confieso, que esta vez me he impacientado un poco pero.. Re-Bienvenida Hitomi Wink]

La mirada de su compañera no podía ser más expectante ante sus palabras y eso le hacía mucha gracia, le daban ganas de fingir, pero cuando estaba tan contento era imposible intentar transmitir decepción, así pues pronto vio como el rostro de la chica se iluminaba y luego empezaba a reír, no tardando en darle un pequeño golpe amistoso en el brazo. Él fingió, esta vez así, que le había hecho daño, llevándose la mano al brazo y poniendo una mueca, pero pronto rió junto a ella.

Lo cierto es que le había hecho gracia como le había recriminado que le tenía en un sin vivir, y cuando le dijo lo siguiente se sorprendió aunque gratamente por supuesto.

- ¿Sabes qué? - dijo, para luego de forma espontánea darle un toquecito en la frente - Yo creo que es el momento perfecto.

Rió suavemente y agarró mejor el maletín con todos los formularios, información de los lugares que habían aceptado y demás, y entonces ambos salieron del lugar.

- ¿A dónde te gustaría ir? - no obstante en cuanto dijo eso, quizás se precipitó - E-Es decir, lo de antes, te referías al almuerzo que propuse ¿no? Si tienes planes lo comprendo.
avatar


Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 29/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quehaceres educativos

Mensaje por Ichinose Hitomi el Sáb 22 Mar 2014, 21:29

Después de haber andado por toda la ciudad, pidiendo favores, además de sentirse un poco como el padrino, estaba agotada. Más intelectualmente por el esfuerzo que suponía ir explicando todo una y otra vez... y eso que sólo estaban empezando. Un descansito no vendría mal, tomar algo fresquito, charlar un poco. Si era en buena compañía mejor que mejor. Suerte que tenía prácticamente todos los requisitos. Cuando le dio aquel topecito en la frente, ella sacó la lengua. Ni corta ni perezosa.  

Salieron los dos del edificio con la dulce sensación de triunfo en el fondo de la lengua, a ella el estómago aún le cosquilleaba de la intriga, pero ahora eran más como luciérnagas que como hormigas. Mucho más calmadas. Mucho más comedidas. 

- Ya te he dicho que no tenía planes, pero casi parece que eres tu quien está deseando poner excusas para no comer conmigo - respondió medio suspicaz, medio dolida, todo ello pura actuación claro.

Mientras andaban por la calle se acercó a él muy lentamente y lo cogió del brazo, mientras deslizaba una de sus manos por el antebrazo muy suavemente.

- ¿Y no será que no quieres que te vean conmigo? - preguntó con retintín, mientras apoyaba la cabeza en su hombro. 

Entrelazó los dedos con él en una caricia bastante larga, hay quien diría que incluso bastante sexual, en la medida que pueda serlo una caricia de ese tipo. Desde luego le estaba tomando el pelo. 

- Que hay por ahí alguna chica enamorada perdidamente, que si te viera con una mujer de mi calibre cogiéndole la mano, y haciéndole carantoñas...- dijo mientras se acercaba a su oído y le susurraba- Y susurrándole palabras tiernas al oído - se alejó, deliberadamente lenta - ¿Se pondría colérica, y nos montaría una escena donde vamos a almorzar? - dijo con una caída sutil de los párpados, en un deje seductor, desprendiendo erotismo. 

Entonces le soltó de pronto y volvió a ser la Hitomi con quien había ido a recaudar ayuda, caminando vivaracha y despreocupada. 

- Por que si es por eso dímelo, no quiero causarte problemas. - añadió encogiéndose de hombros. Luego le miró y le sacó la lengua, como cuando lo hizo para responder su broma. 

Desde luego, se la había devuelto.
avatar


Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 16/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quehaceres educativos

Mensaje por Hiro el Sáb 22 Mar 2014, 22:35

Volvió a repetirle que, efectivamente, no tenía planes pero Hiro era así, no podía evitar sentirse culpable por robarle el tiempo aunque, sabía de sobra que a Hitomi le encantaba también su trabajo y que por ello se había prestado voluntaria. Además, ella siempre había sido muy sincera y tenía la corazonada de que si algo le molestaba, aburría o simplemente tenía otros planes, lo diría sin tapujos y eso le gustaba de ella, la verdad, era de agradecer.  

Su actuación era buena, pero no logró engañarle con lo de que él no quería comer con ella. No logró engañarle ahí, pues en cuanto su brazo fue rodeado por ella sintió un hormigueo recorrerle las mejillas y tensión en todo su cuerpo. Era como si de pronto fuese un robot en la parte derecha de su cuerpo, que era de donde estaba agarrada su compañera.

Hitomi le insinuó que el profesor no quería que le viesen con ella, y en cuanto pronunció tales palabras, Hiro negó con la cabeza nerviosamente. ¿Cómo iba a molestarle que alguien le viese con ella? Era absurdo. Ella era intelectual, divertida, diferente, con una belleza bastante singular... Pero su mente dejó de correr con adjetivos en cuanto sus dedos fueron apresados por los suaves dedos de ella. ¿Cuánto hacía? ¿Cuánto hacía que otra mano no acariciaba de aquella forma la suya? Estaba confundido. Por un parte Hitomi había cambiado totalmente, pero actuaba tan bien, que no sabía dado cuenta de momento que lo único que estaba haciendo era burlarse de él. Sus mejillas respondieron aún más ante aquel susurro en su oído que logró erizarle la piel. Sus oídos y cerebro procesaban todo lo que decía la chica, pero el resto de todos los sentidos estaban centrados en cómo reaccionar ante las sesaciones que Hitomi estaba provocando en él. Y cuando ya el corazón iba a comenzar a latirle aún más rápido, la chica le soltó como quien acababa de recibir un pequeño calambre.

Su tono, su voz, su comportamiento, todo había vuelto a cambiar, era de nuevo ella. Hitomi continuó caminando pero él había aminadorado la marcha, observando su figura desde atrás, lo fina que era pero esbelta. Se colocó las gafas con un toque en la montura y entonces volvió a emprender la marcha carraspeando.

- Tú nunca serías un problema, no por lo menos para mí. - dijo en serio.

Esbozó una suave sonrisa amable y entonces se colocó junto a ella, a su lado. Su corazón se había relajado y su mente, fría y coherente, le convencía de que todo lo que acababa de presenciar era una espectacular actuación por parte de su compañera. Su coherencia le convención a tal punto de sentirse incluso tonto por haberse sonrojado de aquella manera pero.. Era humano, y hacía mucho tiempo que una mujer no le acercaba tan cercanamente.

- ¿Ya has decidido a dónde vamor a ir? Sorpréndeme - rió suavemente - Más aún.. - comentó en voz más baja aunque audible.
avatar


Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 29/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quehaceres educativos

Mensaje por Ichinose Hitomi el Dom 23 Mar 2014, 14:17

Para ella el lenguaje corporal era un Alma Mater. Sabía leer en el comportamiento de los demás la incertidumbre, la rabia, la seducción o el desinterés. Por eso le resulto halagador, en cierta manera, ver que Hiro se ponía nervioso con su contacto. No se conocían desde hacía tanto, pero no había oído que tuviera ninguna chica escondida por ahí, aunque podían llevarse sorpresas. Quizá fuera de esos trajes con coderas resultara ser todo un casanova, que iba de flor en flor. 

Aunque si era sincera, no le pegaba nada. La misma idea le hizo gracia y rió levemente al pensarlo, mientras él se quedaba atrás. 

En cualquier caso guardaría el rubor de sus mejillas como un secreto. Algo que habían dicho entre los dos y que se llevaría a la tumba con la fidelidad que le era característica. Por que consideraba los momentos las partes más importantes de la vida, y él acababa de regalarle uno precioso, y divertido. 

Cuando le dijo que ella no podía llegar a molestarla, le arrancó una sonrisa. No podía evitarlo, en el fondo, incluso sin intentarlo, Hiro era todo un zalamero. Casi resultaba molesto que él no se diera cuenta de hasta qué punto era encantador. 

- Gracias. - respondió ella, también en serio. 

Sus pies caminaban solos, y en realidad no se dirigían a ningún sitio en concreto cuando él le pidió que la sorprendiera. Desde luego captó las palabras que intentó musitar entre dientes y eso hizo que se le encendieran un poco las mejillas. Le dio un leve empujoncito, hombro con hombro, antes de seguir caminando. Estaban en plena calle cuando encontraron montado en una plaza un pequeño puestecillo ambulante. Estaba prácticamente desértico en comparación a las franquicias de comida rápida que había por doquier. Ella lo miró captando todo el encanto que desprendía, el aroma a ramen y sopa de miso flotando con un pequeño pilar de humo blanco. Miró a Hiro un instante. Puede que para él ya hubiera sido bastante aventura, y prefiriera algo más formal. A ella le parecía perfecto. Como cuando los vagabundos mercantes se detenían un instante a comer algo en el camino, antes de seguir su cometido. 

- ¿Te atreves?- preguntó tan sólo, con una sonrisa enigmática.
avatar


Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 16/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quehaceres educativos

Mensaje por Hiro el Dom 23 Mar 2014, 17:34

Ambos siguieron caminando hacia ninguna parte por así decirlo, cuando de pronto dislumbraron una plaza prácticamente desierta, muy modesta con algo de vegetación, algunos árboles frondosos y un pequeño puesto de lo que Hiro supuso que sería de ramen y demás. El puesto tenía unos modestos taburetes por fuera, contados eran tres, y tenías que pasar por debajo de la tela para ver realmente lo que había en el puesto.

En cuanto las palabras de Hitomi rozaron sus oídos, la cabeza de Hiro ya estaba asintiendo con una sonrisa. Lo cierto es que comer en un lugar así le pegaba mucho a ella, si fuera por él, hubiesen acabado en un sitio quizás demasiado formal y oscuro, sin embargo esto era diferente y le gustaba. Pasaron bajo aquella tela y el olor pronto embriagó sus fosas nasales. Respiró hondo y entonces miró a la chica viendo también como reaccionaba y lo que hacía.

Pronto fueron atendidos.

- Tomaré una sopa de miso y un ramen con extra de huevo - pidió por su parte - Y una cerveza.

Lo pidió tan natural que no se dio cuenta de que quizás pudiese estar fuera de lugar, pero ya lo había pedido y no podía retractarse. Siempre comía con su mejor amigo eso, era un clásico que, cuando él viniese a comer a casa de Hiro trajese casi directamente justamente lo que acababa de pedir. Miró hacia Hitomi y esperó a que ella también pidiese para después ofrecerle el asiento en el taburete.

- Señorita.. - dijo, haciendo un ademán.
avatar


Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 29/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quehaceres educativos

Mensaje por Ichinose Hitomi el Vie 28 Mar 2014, 20:51

La encantó el sitio. Para entrar levantó la mano y rozó con ella el reverso de los flecos que tenían grandes caractéres en los que se leían cosas como "Ramen", "Sopas", "fideos" y demás palabras que sólo oírlas abrían el apetito. En cierta manera tenía un encanto tradicional, con su pizca de romanticismo. Quizá por el hecho de que esas mismas banquetas podían perdurar años, cambiando cuando se hacían viejas por otras, pero siempre ocupando un puesto imperturbable frente a un pequeño y modesto restaurante de fideos, que habría pasado de padres a hijos durante generaciones...

Siempre dando de comer al hambriento. 

- Tomaré un ramen de pescado, extra de naruto, y otra cerveza - añadió a continuación, haciendo así que la posible falta de Hiro al pedir alcohol quedase en nada. 

Luego se sentó en la banqueta que el profesor le ofrecía, y lo hizo con la misma delicadeza con la que se sentaría en el restaurante de cinco tenedores más prestigioso. Rió luego, divertida de su propia broma y le ofreció otra banqueta con una reverencia y un gesto cortés y exagerado en la mano. 

- Caballero...- respondió meliflua. 

Después se acomodó sobre la silla, con una sonrisa satisfecha en el rostro. Ya tenían dos participantes para el proyecto y de seguro serían muchos más. Sin duda alguna aquello había sido el comienzo de algo muy grande. Esperaba que lo fuera. Miró a Hiro, entrecerrando los ojos y se encogió levemente de hombros. 

- Estoy muy contenta - dijo, exultante.
avatar


Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 16/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quehaceres educativos

Mensaje por Hiro el Mar 01 Abr 2014, 15:53

Hitomi no tardó en pedir lo que le apetecía y en cuanto fue a sentarse, también bromeó sobre el asiento de Hiro, haciendo un ademán para que también ocupara su puesto. Por ello, se sentó con tranquilidad y entonces sonrió en cuanto Hitomi dijo que estaba muy contenta, era como si un calor hubiese invadido su corazón en ese momento, se sentía bien.

- Me alegra oír eso, de verdad - dijo él, sonriendo de forma sincera.

Pronto las cervezas fueron servidas, y fue entonces cuando Hiro levantó ligeramente la suya.

- Porque el programa de la universidad salga bien y de sus frutos.- propuso - ¿Por qué quieres brindar tú?
avatar


Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 29/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quehaceres educativos

Mensaje por Ichinose Hitomi el Miér 02 Abr 2014, 18:14

Él tomo asiento. Se movía siempre con refinada elegancia. No pudo evitar tener un pensamiento de Hiro con alguna chica, invitándola a su casa y tratándola con esos ademanes en cada cosa que hacían. Una furtiva escena sexual se deslizó en esa reconstrucción y desapareció, provocando en ella un ligero azoro y bastante diversión. Tuvo incluso que contener la risa y cuando miró hacia Hiro y este le devolvió la mirada, rió aún con más fuerza. 

- Nada, nada. De verdad, olvídalo. - comentó recuperando su tono afable en cuanto fue capaz, restandole importancia. 

entonces Hiro levantó su copa, y ella lo imitó. Escuchó su brindis mientras en su rostro se posaba esa sonrisa suave y sutil, que en ella parecía tan natural como tener que respirar. Como si en verdad fuera su constante expresión. Entonces él le cedió la palabra y ella tuvo que pensarlo por un instante. Un brillo esperanzado surcó las canicas violáceas que eran sus ojos, empapados de estrellas grises. 

- Por las oportunidades salvajes...- dijo haciendo una pausa para pensar, su mente se voló muy lejos en un instante - y aquellos capaces de atraparlas al vuelo.- concretó finalmente, aunque de forma enigmática. 

Luego entrechocó su cerveza con la de él, la apoyó sobre la mesa por una vieja costumbre de sus años mozos, y bebió. Sonrió a Hiro tras hacerlo, mientras un tierno bigote de espuma de cebada le adornaba el labio superior.
avatar


Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 16/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quehaceres educativos

Mensaje por Hiro el Miér 02 Abr 2014, 19:03

Hitomi pareció distraída un instante, y no pudo evitar sentir una curiosa inmensa por saber qué rondaría la cabeza de su profesora "preferida", pero tras su expresión de desconcierto, ella le dijo que no se trataba de nada y también brindó junto a él. Por las oportunidades, oportunidades que había que coger al vuelo y esa frase justamente, le recordó a cuando tuvo que coger el trabajo de profesor. Fue un rumor, un tren, un barranco al que no dudó ni por un instante en lanzarse.

Iba a llevarse la cerveza a los labios cuando vió que Hitomi apoyaba la suya en la mesa, así que también lo hizo con la suya parando el gesto, y entonces volvió de nuevo a llevársela a los labios esta vez para darle un buen trago antes de que las sopas estuvieran ya listas.

- Conociéndote, seguro que tendrás miles de oportunidades salvajes - añadió con los ojos cerrados, sintiendo el frío por su garganta.

En cuanto miró a su compañera, vio que se le había formado el clásico bigote de espuma. Él, acostumbrado, ya había pasado suavemente la lengua antes por los suyos, retirando cualquier resto, pero ella.. Quizás no estuviese acostumbrada a beber cerveza después de todo.

Sonrió divertido por la escena y entonces negó con la cabeza, no tardando en acercar su mano libre hacia los labios de ella, limpiándolos con naturalidad. Se miró el dedo y rió. Quizás su subconciente lo hizo a drede pero Hiro era tan natural a veces, tan él, que cualquier chica se lo perdonaría. Así pues, se llevó el dedo a la boca y retiró de él los restos de espuma que le había quitado a Hitomi justo antes.

- Hum... No sé como sabe mejor - bromeó soltando una pequeña carcajada.
avatar


Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 29/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quehaceres educativos

Mensaje por Ichinose Hitomi el Jue 03 Abr 2014, 20:13

Aquella frase no le sorprendió. Hiro podía ser tan atento cuando se lo proponía que ni el propio Hiro se daba cuenta. Se dejaba ser, y entonces ella descubría anonadada al hombre bajo las coderas, los maletines de piel y las eternas gafas sobre los ojos. Se quedó aún con el bigote sobre los labios. Le hacía cosquillas al deslizarse la espuma, y sólo quería mantenerlo unos segundos, pero su compañero fue mas rápido...

 Deslizó uno de sus dedos sobre sus labios, causando en ella una gran sorpresa que no se contuvo esta vez. Así abrió los ojos, genuina, para hacérselo saber. Luego se llevó el dedo a la boca y añadió una frase de la que, de no ser porque era Hiro quien tenía delante, habría sacado varias lecturas diferentes...

- Pirata...- le dijo en voz baja ella, mirándole con los ojos entrecerrados en un alarde de picardía. 

Luego dió otro pequeño sorbo a la cerveza, y el bigote volvió a su sitio... Le miró, haciendo ese instante eterno, quizá como una invitación secreta de la que ni ella se había percatado. Sin embargo, esta vez su lengua se asomó y eliminó la espuma, repasando sus labios dulcemente, mientras retiraba hasta el último indicio de aquel tesoro con sabor a cebada, que siempre jugaba a hacerla cosquillas bajo la nariz. Aquel momento de magia se rompió, pero no por ello desapareció sin más...

- ¿Me dejas tus gafas? - preguntó entonces, tendiendo la mano desnuda hacia arriba, con la palma hacia él. 

Quería comprobar un par de cosas... y la más importante no era lo mal o bien que su compañero profesor era capaz de ver...
avatar


Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 16/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quehaceres educativos

Mensaje por Hiro el Jue 03 Abr 2014, 21:24

Su compañera recibió de buen grado la broma y pronto participó en ella, llamándole pirata y logrando que Hiro riese suavemente, tapándose los labios con el lateral de su mano. En cuanto ella volvió a beber, ese rastro en sus labios volvió a aparecer en forma de bigote y no pudo evitar observarle atento mientras su mente le jugaba una mala pasada. ¿Acaso querría que se lo volviese a quitar? ¿Acaso...? Pero entonces, esa pregunta que apareció en una milésima de segundo se borró de su mente, volviendo a la coherencia, en cuanto Hitomi repasó sus labios son su propia lengua. Un gesto diferente en ella al clásico, a esa clásica risa fresca, a esa forma de caminar tan sutil, fue... Sexy.

- ¿Me dejas tus gafas?

Esa pregunta acaparó toda la atención y por supuesto curiosidad del profesor quien se quedó mirándola fijamente hasta que sonrió, dejando entrever sus dientes efímeramente. Pronto asintió con la cabeza y entonces se llevó una de sus mano y retiró las gafas, apartándolas primero desde un extremo para luego doblarlas y tendérselas.

- ¿Te las vas a probar? Seguro que te quedan mejor - bromeó.
avatar


Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 29/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quehaceres educativos

Mensaje por Ichinose Hitomi el Jue 03 Abr 2014, 22:55

[FDP: Dios, tengo que decírtelo, ¡me encanta postear contigo! XD]

Definitivamente, aquel instante desapareció. Pero dejó el aire cargado de una sensación de poder y erótica que hasta ella pudo percibir. Puede que aquel gesto se hubiese escapado del baúl de sastre de su mente, donde se agolpaban oscuros deseos momentáneos que jamás llevaría a cabo, sencillamente porque eran retales de posibilidades, de cosas por vivir. Pero él la miró y ella se sintió observada, y durante un instante, expuesta... casi... desnuda.

Aquel ambiente flotaba sobre ellos, pero empezó a difuminarse, como una nota de un perfume de incienso, que asciende en un humo que se enrosca sobre si mismo hasta desaparecer, dejando tan sólo el regusto en el aroma. En parte fugaz, en parte... delicioso. 

Cogió sus gafas y las abrió, levantó los cristales y los puso en paralelo a sus ojos. Vaya graduación. Puede que pareciera a punto de ponérselas, pero en su lugar volvió a doblarlas, las dejó reposar en su mano derecha, mientras se cruzaba de piernas para estar cómoda y miraba a Hiro largamente. Durante un buen rato no dijo nada, sólo observó la forma de su cara, su pelo lacio en el que halló un pequeño remolino que lo hacía algo más alborotado, y del que hasta entonces no se había percatado. Le miró a los ojos, observando los matices que cambiaban bajo la luz del cristal. Ni mejor, ni peor. Sólo diferente...

Tras considerarlo largamente, se convirtió en juez.

- Estás muy guapo hoy - aseveró finalmente.

Acto seguido, abrió las patillas de las gafas y se las colocó, dejando ver a Hiro sus ojos violáceos a través del cristal. Puede que él no lo entendiera... 

Puede que tampoco hiciera falta...
avatar


Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 16/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quehaceres educativos

Mensaje por Hiro el Jue 03 Abr 2014, 23:33

[FDP: A mí también me gusta rolear muco contigo, señorita.]

En cuanto Hitomi tuvo las gafas en su poder, el profesor se quedó expectante, observando los siguientes movimientos o por lo menos, curioso y atento por saber cuales serían. Cómo esperaba, ella levantó las gafas poniéndolas a nivel de sus ojos pero, contra todo pronóstico de Hiro, no se las puso, sino que volvió a doblar las patillas y las dejó en su mano bien resguardadas. Hiro bajó la mirada hasta su mano y luego volvió la vista hacia ella, subiéndola por su brazo hasta llegar a su hombro, cuello, mentón y después evitó lo siguiente por inercia y los dirigió hacia su orbes, sorprendiéndose por lo que encontró.

Una Hitomi totalmente expectante, dedicándole en ese momento cada segundo de su tiempo a él, quien no supo como reaccionar y que pronto, de forma progresiva, notaba como el calor se concentraba cada vez más en sus mejillas. Podía verla perfectamente ya que sólo tenía falta de vista de lejos, y quizás eso, el poder verle tan claramente era lo que precisamente le ponía nervioso. Una garganta seca hizo mella en él, provocando que el tragar se le hiciera incluso incómodo.

- Estás muy guapo hoy.

Sus repentinas palabras cortaron aquel silencio que era entre incómodo y agradable. En cuanto las patillas volvieron a rozar su sien y lo lejano comenzaba a verse mejor por el cristal, fue cuando salió de aquel trance. Definitivamente, no estaba acostumbrada a una mujer como ella.. Era natural como la vida misma y lo que pensaba lo decía tan sutilmente a veces, otras directamente, que siempre conseguía impresionar y sorprender al profesor que en este instante, seguía mirándole fijamente, sonrojado y con los labios entreabiertos.

¿Qué debe hacer un hombre en estas circunstancias? Si escuchara la voz de su mejor amigo cometería una barbaridad tan impropia de él que rompería todo el encanto pero... Era un hombre, no podía evitar sentir los instintos de su mente, corazón y cuerpo. No obstante, ante todo, era un caballero y eso nadie se lo podría quitar, ni su instinto.

- Y tú preciosa - dijo por fin, tras volver a tragar saliva.

Eso era justamente lo que minutos antes, cuando se había girado hacia ella iba a decirle pero, al sentir que podría importunarle o estar fuera de lugar no se atrevió a decir, no obstante, se alegraba por poder haberlo dicho. Sonrió satisfecho aún azorado por la situación y aprovechó que las sopas estaban servidas para tomar delicadamente una de las manos de Hitomi, cogiéndola con cuidado a pesar de tener él las manos algo ásperas, aunque ligeramente, y con la otra mano cogió un juego de palillos y la puso sobre ésta, no tardando en retirar la suya.

- Pide un deseo, por tradición - comentó entonces, divertido.

Sobre lo de antes, no había más que decir, seguramente sus miradas lo habían dicho todo.. Quizás Hiro no fuese demasiado expresivo, quizás sin querer huía de determinadas situaciones y aunque reconocía algunos hechos por haber tenido ya pareja en su momento... Era en toda regla un sí, pero no.
avatar


Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 29/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quehaceres educativos

Mensaje por Ichinose Hitomi el Dom 06 Abr 2014, 13:22

Nunca había pensado en Hiro como hombre...

Bueno, sí, quizá fugazmente. Pero no porque no fuera capaz de verlo en él, si no porque desde que sucediera aquello no quería hacerlo. No quería que sucediera con nadie, ni de sexo masculino ni femenino. Ni siquiera lo hacía del todo de forma consciente. Pero poco a poco se volvía a percatar de lo que la rodeaba, y a medida que entablaba relación de nuevo con su entorno, con la gente que en el fondo siempre había estado allí, no podía evitar que su personalidad se deslizara sobre sus miedos, cubriéndolos y haciéndolos desaparecer, al menos de la superficie. 

Ahora, aquel momento, le había devuelto esa visión de Hiro. Quizá fuese fruto de la euforia que les había traído su aplastante triunfo esa mañana. Puede que fuera verlo lejos de esas paredes que la obligaban a verle como un compañero de trabajo. O que llevaba esos vaqueros que le hacían una gran justicia... Aunque estaba casi segura de que lo que había conseguido explotar la burbuja era que habían conseguido traspasar la barrera de la cortesía definitivamente...

Desde su charla en el campus, no se había atrevido a proponerle algunas cosas que le habían rondado la cabeza. Ahora era mucho más fácil. Las circunstancias habían querido que intercambiaran contactos, y ahora, salvo que se cambiara de móvil acto seguido de acabar su misión, lo tendría. Ahora que había sido capaz de extender su confianza, aunque hubiese sido a base de charla, diversión y algo de coqueteo, estaba convencida al cien por cien de algo. 

Quería conocer más a Hiro...

Quería poder ver cómo reaccionaba a sus genuinos cumplidos. Cómo se ponía serio ante las situaciones y cómo siempre sonreía con unas palabras de aliento, procurando motivar a quien lo necesitara. Quería conocer de él algo más que su presencia en la universidad, o sus grandes conocimientos como maestro y mentor. Quería ser su amiga...

Y aquello para ella, tal cual era su situación era sorprendente... quizá... estuviese sanando, al fin y al cabo...

Cuando él se puso rojo, ella dejo caer los parpados en un suave gesto, apreciando su azoro y disfrutando de él. Su sonrisa se ensanchó cuando el piropo le fue devuelto con cierta dificultad, no porque lo dijera por cumplir, creía, si no porque aquello a Hiro le costaba un mundo. Porque quería ser tan educado que ese tipo de gestos sembraban en él duda, y había sido capaz de superarla para ella...

Sólo asintió con la cabeza, con sutileza, y cogió los palillos que Hiro le tendía. Cerró los ojos por un momento, uniendo las palmas de sus manos con los palillos entre ellas, concentrándose un instante en algo que de verdad quisiera...

Y rompió los palillos de golpe, con una suave sonrisa. Sus ojos volvieron a abrirse. Supuso que Hiro haría lo mismo que ella, pedir un deseo, por tradición. Entonces hundió los palillos en la sopa, observando sus ingredientes flotar en el caldo ambarino. 

- ¿Qué has pedido?... - preguntó mirando a su sopa, con una sonrisa de puro convencimiento. 

Aquello era casi un clásico. Todo el mundo sabía que decir el deseo en voz alta lo anulaba, y ya no se cumpliría. Y sin embargo, si alguien no preguntara por él... es como si el gesto se empobreciera.
avatar


Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 16/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quehaceres educativos

Mensaje por Hiro el Dom 06 Abr 2014, 13:47

Esperó con paciencia hasta que Hitomi aceptó los palillos que él mismo le había tendido. Cuando los tomó, él también cogió los suyos e hizo lo propio, cerró los ojos y respiró hondo. ¿Qué pedir? Su cabeza tenía muchas cosas en la mente, proyectos del curso que quería que saliesen bien, que aquella tarde acabase definitivamente bien con las propuestas que llevaban a los museos, teatros y demás. También quería que su compañera fuera feliz porque, aunque no quisiera meterse en donde no le llamaban, recordaba el momento de pánico que tuvo en el banco y como su corazón se preocupó y encogió por saber que, una sonrisa tan fresca y joven como la suya, en realidad, estaba ensombrecida por algún acontecimiento o situación privada.

Ya sabía lo que iba a pedir.

Sus ojos volvieron abrirse con traquilidad y entonces la voz de Hitomi volvió a aparecer en sus oídos, haciendo que el profesor sonriese suavemente, incluso rió un poco y luego negó con la cabeza.

- Curiosa... - comentó hundiendo sus palillos también en su comida - Algo me dice que sabes de sobra que si lo cuento, no se cumplirá - le medio regañó pero siempre etre bromas.

Jugueteó con el ramen y sus palillos, revolviéndolo un poco para que se enfriara.

- Además, deseo tanto que se cumpla que no lo diría por nada del mundo - añadió, girando su rostro hacia ella y dedicándole una mirada cómplice.
avatar


Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 29/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quehaceres educativos

Mensaje por Ichinose Hitomi el Dom 06 Abr 2014, 20:38

Antes siquiera de oír su respuesta, comenzó por fin a comer. Cogió unos cuantos fideos con los palillos, los sopló para que se atemperaran y se los introdujo en la boca, sorbiéndolos. Aquello en cualquier otro país, según sus costumbres, era maleducado. En japón era casi un insulto comer ese tipo de comida en silencio, y para que negarlo, ella lo disfrutaba más así...

Sonrió a medio sorber cuando él respondió aquello que ya sabía, y se preguntó para sí qué sería lo que Hiro había pedido. Ella lo había tenido claro, aunque le había llevado unos segundos, su parte más visceral siempre se adelantaba.

- Sólo era curiosidad...- comentó, aunque parecía excusarse, cualquiera que la conociera sabría que no lo era. 

Lo que le sorprendió ligeramente fue el convencimiento que Hiro puso en sus palabras a continuación. Durante unos instantes bebió un trago de cerveza y permaneció en silencio, mirando al profesor de vez en cuando por el rabillo del ojo y preguntándose qué sería. Algo relacionado con su actual empresa, o algún triunfo personal. Puede que algo similar a lo que ella hubiera pedido... 

Si fuese así, su deseo estaría prácticamente asegurado. Serían dos pidiendo el mismo deseo, el doble de posibilidades para cumplirlo... Claro, si es que era lo que habían pedido. 

- Yo también...- añadió ella enigmática, para luego contemplar su sopa - Que aproveche. 

Cualquiera pensaría que llegaba tarde, ya que habían empezado a comer. Pero ella no lo decía por la comida...
avatar


Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 16/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quehaceres educativos

Mensaje por Hiro el Dom 06 Abr 2014, 21:09

Sabía de sobra que sólo era curiosidad o simplemente sabía de sobra que él no se lo diría, aún así, siempre era divertido preguntarlo por si el otro picaba en algún momento, seguramente su mejor amigo lo habría dicho casi sin darse cuenta para luego arrepentirse enormemente y coger otros palillos para volver a intentarlo... De sólo pensarlo le entraba risa pero no lo hizo.

Ella había empezado ya a comer y él aún jugaba un poco observando los fideos largos y algo ondulados. Hitomi añadió enigmáticamente que ella también deseaba que se cumpliese su deseo, cosa que comprendía perfectamente. ¿Qué habría pedido ella? Con lo aventurera y vivaz que era, podría perfectamente haber pedido viajar hasta el más exótico Brasil o quizás a la India. Vamos, se lo imaginaba perfectamente además. Sonrió por ello y recibió de buen agrado el buen provecho de la chica, pero en ese instante, ya había empezado a comer él también.

Enarcó una ceja un tanto sorprendido e inclinó ligeramente la cabeza algo extrañado.

- ¿Y eso? - preguntó entonces con confianza - ¿No llegan esas palabras un poco tarde, señorita? Aunque ha sido descortés por mi parte no decirlo y me disculpo por ello - dijo divertido.

Se sintió un poco torpe, ¿cómo se le había podido pasar? Ella no eran de esas chicas ultra refinadas que se ofendían si ponías los codos en la mesa, o por lo menos el profesor no había tenido esa impresión, así que esperaba que no se molestara por aquel detalle, la verdad.
avatar


Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 29/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quehaceres educativos

Mensaje por Ichinose Hitomi el Lun 07 Abr 2014, 19:24

Él ya había empezado a comer cuando lo dijo, y, tal como supuso, no comprendió demasiado bien a lo que se refería, aunque desde luego no le culpó por ello. A veces resultaba bastante errática y aquello que la hacía ver imprevisible a ojos de los demás se trataba tan sólo a que ellos se perdían parte del mensaje que, al ser ella misma quien lo mandaba, tenía el privilegio de conocer de antemano. Pero le resultó divertido que él se excusara...

Desde luego si algo reflejaba la personalidad de Hiro, al menos en el aspecto más general, era su cortesía. 

Siempre había sido considerado por cualquiera que le conociera un mínimo como un joven de excelentes modales, y todo un caballero. Por eso le resultó divertido percatarse entonces de que en realidad él tampoco había dicho lo que cabía esperar de él.

Fué como un momento de lapsus que era a su vez, único...

Estaba segura de que Hiro no se toleraba ese tipo de deslices, y que ahora más que nunca, estaría muy al tanto de no volver a cometer lo que él consideraría una falta. Aunque para ella no lo había sido en absoluto. Aunque agradecía el protocolo, no era muy dada a convencionalismos y por eso no le molestaba en absoluto que la gente se tomase ciertas confianzas, y obviase algunas frases hechas que había oído hasta la saciedad. 

Ante eso, tan sólo rió suavemente, se encogió de hombros y le dedicó una sonrisa franca. Luego, silenciosa y elegante, continuó comiendo...
avatar


Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 16/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quehaceres educativos

Mensaje por Hiro el Lun 07 Abr 2014, 22:00

Que Hitomi permaneciera en silencio creó un atisbo de inseguridad en el profesor. Se había acostumbrado a su voz, a sus contestaciones tan perspicaces, a su sentido del humor aunque no acabase de comprenderlo del todo y sin embargo, el que se hubiera quedado callada le había desestabilizado. En un principio, dejó de mirarle y volvió a comer tranquilamente pero luego sintió que algo mal había hecho. ¿Acaso no le dirigía la palabra? Hiro se comía mucho el coco con esas cosas, todo el mundo podía ser despistado en un momento y no darse cuenta de que alguna palabra podría molestarle pero, por más que intentaba repasar sus palabras de principio a fin, no encontraba lo que podría haberle molestado en realidad.

Reparó entonces, que Hitomi había reído suavemente entonces.. No podría estar molesta, quizás no quería hablar mientras comían, por supuesto, seguramente tendría hambre. ¿Por qué le daba tantas vueltas...? Porque no sería la primera vez que había quedado mal ante una mujer, por no darse cuenta por supuesto. Recordaba las veces que su mejor amigo le había presentado amigas, y cuando ellas esperaban que él diese un paso, nunca se daba cuenta, o seguía hablando con otra persona cuando debía atenderle a ella, y claro que no era con malicia pero... Él era así. Puede que el escudo protector que Hiro llevaba desde su última relación no se hubiese ido del todo, por eso no tenía amigas, no por lo menos hasta ahora...

- ¿Te ha molestado algo de lo que he dicho?

Pero era su naturaleza, se preocupaba por ella y simplemente no podía, ni pensaba, evitarlo.

avatar


Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 29/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quehaceres educativos

Mensaje por Ichinose Hitomi el Lun 07 Abr 2014, 22:47

Cuando él interrumpió el silencio, uno de esos idiomas escasos tan apreciados para ella, pues pocos sabían hablarlo y menos interpretarlo en los demás para comprenderlo, detuvo su sorber y lo contempló con los ojos abiertos por la sorpresa...

Su expresión de incredulidad resultó de lo más cómica, ya que tenía una gran hilera de fideos introducidos en su boca, los palillos sujetos a media altura y estaba encorvada sobre su plato. Las cejas dibujaban un arco truncado cuando alzó sólo una de ellas, y ladeó la cabeza. Luego volvió a su plato, se esmeró en sorber los fideos que le quedaban y en masticarlos, excusándose ante Hiro levantando uno de los dedos de la mano, pidiéndole de manera muda un instante para poder masticar y tragar. Una vez lo hizo, soltó un suspiro satisfecho, se giró en la silla para quedar totalmente frontal a él y prestarle así entera atención. 

- No pienses en el silencio como una burbuja... - respondió entonces, en lugar de decir algo que aclarara la duda de hiro directamente. - Piensa en él como una manta que compartimos los dos. - añadió enigmática.

Entonces compartió con el esa sonrisa, ladeando el rostro con un leve cabeceo, que permitía verla como la tierna mujer que era, y que hacía tanto tiempo había negado al mundo ver esa faceta suya, que ahora renacía poco a poco. 

- A veces el silencio dice mucho... - añadió volviendo a colocarse de frente a su plato, aunque compartía aún un contacto visual por el rabillo del ojo, que dotaba ese rostro de cierta picardía misteriosa - sólo hay que acomodarse con él para escuchar. - casi susurró. 

Como si el silencio fuese alguien presente a quien la voz demasiado alta pudiera perturbar. Sin previo aviso, uno de sus ojos se cerró con el aleteo de una mariposa, como si el mundo se hubiera ralentizado, dotando a ese gesto de la importancia que hacía pasar una estación a la siguiente. Aquel guiño había sido el inicio, la llave que abría las puertas a una posible entrega total de su confianza...

Y había sido en exclusiva dedicado para Hiro...
avatar


Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 16/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quehaceres educativos

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.

Afiliados