Últimos temas
» Encrucijadas
por Ira Jue 19 Jun 2014, 11:49

» La noche más oscura
por Aisu Lun 09 Jun 2014, 09:38

» ◄Registro de Avatar
por Ryogi Aoi Miér 04 Jun 2014, 14:13

» ◄Registro de Grupo
por Ryogi Aoi Miér 04 Jun 2014, 14:13

» Memento
por Ichinose Hitomi Dom 25 Mayo 2014, 14:04

» Silent Mall
por Ichinose Hitomi Dom 25 Mayo 2014, 13:01

» Nessun Dorma (Que nadie duerma)
por Ichinose Hitomi Dom 25 Mayo 2014, 11:46

» Si no te gusta perder, no juegues
por Bobby Harley Mar 13 Mayo 2014, 22:56

» Flow with'eh
por Bobby Harley Mar 13 Mayo 2014, 21:14

» Aprendiendo a ¿trabajar?
por Sakurakoji Takumi Lun 12 Mayo 2014, 01:33


Memento

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Memento

Mensaje por Ichinose Hitomi el Miér 25 Sep 2013, 15:32

[17 Junio, sobre la 16.00 de la tarde]

Después del ensayo, con el cuerpo agotado pero con una sonrisa en el rostro, se secó la frente con una de las toallas que tenía, llevándose parte del maquillaje consigo. No importaba, porque por la parte debían dedicarse al aspecto más técnico, coordinando las campañas que llevarían a cabo para anunciar su obra, la capacidad del teatro, el tipo de ambiente que querían, la música y demás. Los ensayos se hacían por la mañana los fines de semana, así se aseguraban de que todos podían acudir, si no podían hacerlo durante el resto de días.

Alguien le tendió una botella de agua que abrió, y se ofrecieron a llevarla, pero ella renegó, pensaba quedarse allí a comer tranquilamente, y por la tarde, antes del teatro, pasaría por su pastelería a comprobar cómo iban... A veces no se creía que el día tuviera sólo 24 horas. Una vez el teatro se vació, contempló en silencio alrededor, y al encontrar con la mirada la mesa sobre el entarimado de la escena, sonrió, y volvió a su mente un recuerdo nítido del primer día de mes. El viernes tras las ocho semanas...

--------------------------------------------------------------
"Flashback del 1 de junio, 19.00 de la tarde"

No había necesitado pedirle a Jin la dirección, porque su memoria visual era lo suficientemente buena para recordar trayectos. Mejor si es que estos habían sido agradables, y a la luz del día, el camino daba una perspectiva nueva. Amén de que en esta ocasión estaba haciéndolo en moto. Una moto que allí por donde pasaba levantaba suspicacias y opiniones de todo tipo, aunque sobre todo, la de quién llevaría una cosa así. Ella estaba enamorada de esa creación que había recibido como regalo, y montarla era un privilegio, pero también una gran responsabilidad. Si se le rompiera no sabría qué hacer.

Descendió por un lateral tras aparcar la moto, a la que algunos transeúntes se acercaron, unos para contemplarla, otros para tomar fotos furtivas con su móvil...

A ella no le importó, se deshizo del casco que llevaba sobre la cabeza, mostrando un improvisado moño azabache del que se escapaban algunos mechones. Llevaba sus pantalones de cuero y su chaqueta de motorista, con guantes y botas. el traje completo, lo principal, la seguridad. Sacó el móvil y escribió:

"Tu carruaje te espera ;P"

Luego rió levemente y llamó al telefonillo con tres toques cortos, y luego, en lugar de esperar una respuesta, volvió a acercarse a la moto, apoyándose en ella pacientemente para esperar al chico que tenía que salir por la puerta...
avatar


Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 16/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Memento

Mensaje por Uehara Jin el Vie 27 Sep 2013, 14:22

Domingo, cuatro de la tarde. Me había atrevido finalmente, hacía poco más de una semana que había desempolvado mi guitarra para comenzar a componer algo. Estaba inspirado y eso tenía que aprovecharlo, trasteando con los acordes hasta dar con la nota que me sonara mejor para ese final de estrofa. No necesité mucho para recordar cierto día que había quedado grabado a fuego en mi memoria, apenas un rasgeo junto a la palabra "special" y comencé a recordar de forma risueña el día en que mi inspiración brotó de mí como sangre a borbotones que sale de una herida abierta.

--------------------------------------------------------------
"Flashback del 1 de Junio, 19:00 de la tarde"

Era el día. Después de haber deseado tanto durante la semana que llegase aún no me podía creer que ya fuera Viernes. Me daba miedo pensarlo en realidad, pero el día había comenzado bastante bien al tener mis expectativas puestas en la tarde. No había odiado mi trabajo por un día entero, lo cual era increíble teniendo en cuenta lo mucho que odiaba mi trabajo cualquier otro día. Me sentía como un niño que espera impaciente a que acaben sus clases para poder llegar a casa y estrenar un juego nuevo. ¿Cuánto hacía que no tenía esa ilusión? Había incluso sonreído varias veces durante la jornada recordándote, imaginando que llegabas a buscarme y me sorprendías con un día que no podría olvidar jamás.

La monotonía pareció desvanecerse, encontrando apasionante hasta el batir los huevos para almorzar un revuelto de arroz. No podía aburrirme porque esperaba ansioso la llegada del momento en que pudiera ir contigo donde tú quisieras llevarme, me daba igual y no quería saberlo aún para mantener el misterio y la sorpresa. Canté bajo la ducha después de semanas sin atreverme a ello, sintiendo nuevamente la música correr por mis venas, imaginándome a mí mismo componiendo canciones animado. Te dedicaría alguna a ti por hacerme sentir un crío estúpido y obligarme a encantarme con la idea.

¡Las siete, por fin! Mis nervios afloraron de repente, haciendo que mis manos sudaran y tuviera que lavarlas a conciencia con jabón. Me peiné, terminando de prepararme al coger una chaqueta y dejarla sobre el respaldo del sofá mientras me aseguraba de tener todo lo necesario: cartera, llaves, teléfono móvil, sonrisa estúpida estampada en la cara... Sí, lo tenía todo.

Di un brinco cuando algo vibró en mi bolsillo, sacando el móvil de él y leyendo aquel mensaje enseguida, notando aquella sonrisa estúpida ensancharse. Mi corazón volvió a sobresaltarse al escuchar esso tres toques en el telefonillo, riendo por lo bajo mientras me apresuraba cogiendo mi chaqueta y saliendo del apartamento. Bajé los escalones de dos en dos, saltándome incluso un rellano entero; enérgico e impaciente, mientras colocaba la chaqueta sobre mí y alzaba la capucha para cubrir mi quemado rostro, como siempre, aunque esta prenda dejaba ver más cara de lo habitual. Abrí la puerta principal del edificio y... No di crédito a lo que veía. No sólo te habías vestido de esa forma que me hizo mirarte con ojos brillantes, sino que además traías algo que jamás, ni en un siglo, hubiera podido adivinar.

- ¿Qué coño...? - fue la única tontería que pude articular.

Una moto absolutamente alucinante, esquelética y tenebrosa pero jodidamente brutal. Solté una carcajada sin poder mirarte aún porque sabía que parecía un adolescente panoli.

- ¿En serio vamos a ir por ahí subidos a eso? - traté de contener mi entusiasmo pero me fue imposible - Ya tienes que tener preparado algo de la hostia, porque superar esta entrada va a ser muy difícil. - reí nuevamente.

¡Una moto-esqueleto! ¡Hitomi con un traje sexy de motera! ¿Es que estaba soñando o algo? No podía parar de soltar aquella risa que ahora era nerviosa al encontrarme con tu mirada, sonriéndote finalmente mostrándote mis dientes.
avatar


Avatar : Mello
Mensajes : 170
Fecha de inscripción : 29/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Memento

Mensaje por Ichinose Hitomi el Lun 30 Sep 2013, 15:01

"Flashback del 1 de junio, 19.00 de la tarde"

Al encontrarse con él, pudo notar como el cuero de su traje se ceñía sobre ella, como la mano de una amiga que oprime el hombro, infundiendo fuerzas. Mentiría si dijera que desde que sucediera todo en la tan fatídica fecha en la que se cumplían las ocho semanas tras el que habría sido el día de su boda, momento que además había coincidido con cierta citación judicial informando del destino del que habría sido su marido, había esperado ese momento más que ninguna otra cosa...

Y fue reconfortante ver que había conseguido sorprender a Jin, aunque sólo fuese el comienzo de su encuentro...

Ella asintió ante su pregunta y luego rió con él, dispuesta a mostrarse halagada por ese comentario, aunque su risa quizá apenas dejase vislumbrar que estaba agradecida del cumplido. Acarició el cráneo de la calavera con su mano enguantada y luego, tendió a Jin un casco, que esperaba fuese de su talla. Había calculado más o menos que tendría poco más que su misma talla, quizá algo más porque su mandíbula era algo más masculina que la suya propia.

Su casco se lo habían hecho por encargo. Siempre había querido ser consecuente con los estilos que llevaba y aunque le había costado lo suyo, era uno de esos antojos que uno debe permitirse de vez en cuando. En cuando al de Jin, es cierto que sólo era uno de los llamados "quitamultas" pero para los viajes cortos ella lo prefería. Aunque quizá hubiese llegado el momento de comprar uno completo...

Por si surgía la ocasión...

- Bueno, siempre hay que sorprender al público con una gran entrada...- sonrió, ladeando la cabeza levemente - Veamos si consigo que esta emoción dure toda la función...- añadió misteriosa, aunque dejando caer sutiles pistas de a dónde se dirigían.

Con un movimiento de la mano le ofreció el asiento de atrás, montó sobre la moto, sujetó con fuerza el manillar y se echó un poco hacia atrás, para facilitarles la salida al tráfico. Volvió a poner la pata de cabra. Aguardó a que Jin se montara tras ella y puso la moto en marcha, haciendo rugir el motor.

- Sé que es difícil con el tráfico, pero si tienes oportunidad, escucha el sonido del viento al atravesar las costillas...- le dijo ladeando la cabeza cuando notó su peso sobre el asiento - Es música...- susurró casi en un secreto, antes de ponerse su casco.

Acto seguido volvió a acelerar, haciendo que el motor rugiera como un animal a punto de enfrentarse a quien lo tienen enjaulado, y cuando Jin se sujetó, quitó la pata de cabra y salieron al tráfico, ante el asombro de peatones y conductores por igual...
avatar


Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 16/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Memento

Mensaje por Uehara Jin el Mar 08 Oct 2013, 18:39

Reí por lo bajo cuando me tendiste aquel casco con forma de calavera, estirando enseguida mi brazo para quitártelo con suavidad de las manos. Me quedé flipando otra vez al ver el casco que llevabas tú, sin poder evitar quedarme mirándolo como un idiota durante al menos tres segundos. Si aquello era una cita, de lo cual no estaba realmente seguro, era la mejor cita que había tenido en mi vida...

Sonreí, no me cabía ninguna duda de que seguirías sorprendiéndome toda la tarde y todo lo que durase aquel encuentro. Me puse el casco, asegurándome de tenerlo bien abrochado antes de subirme detrás de ti tal y como me indicaste. No puedo describir lo que fue subirme en aquella moto, la sensación que tuve... Pero sí puedo decir que me sentía tan emocionado como un niño en Navidad. Por si eso fuera poco, aquel rugido... ¡Fascinante! No podía borrar la sonrisa de mi boca, en serio.

Me propuse hacerte caso y escuchar ese sonido del viento entre las costillas de la moto, tenía que ser alucinante. Antes de darme cuenta había rodeado tu cintura con mis manos para sujetarme como un acto reflejo, queriendo compartir aquella experiencia teniéndote cerca. Me sentí un poco estúpido pero no dije nada, prefiriendo dejarme llevar. Tampoco pregunté adónde me llevabas o qué tenías pensado hacer, me pareció mejor idea que me sorprendieras nuevamente.
avatar


Avatar : Mello
Mensajes : 170
Fecha de inscripción : 29/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Memento

Mensaje por Ichinose Hitomi el Miér 09 Oct 2013, 20:31

"Flashback del 1 de junio, 19.00 de la tarde"

Puso en marcha la moto cuando notó las manos de Jin afianzadas en torno a su cintura. Un escalofrío la recorrió entonces, porque esa sensación había sido postergada tanto tiempo como una reunión con una vieja conocida. Una a la que ahora encontraba sin previo aviso...

Aceleró la moto y esta rugió como una bestia en su estado natural, justo antes de unirse al tráfico cuando tuvo la certeza de que él se había subido. al arrancar, dejo una pequeña estela de goma y bajaron el pequeño escalón dando un minúsculo bote que le hizo cosquillas y rió con ganas, mezclándose con el tráfico. Ella era una mujer cauta y respetaba las reglas, pero como en todo lo que hacía, hasta en la conducción mantenía aquella fluidez que la hacía parecer inmersa en cuanto la rodeaba. 

Nadaba entre el tráfico, se movía con él, adelantaba con la elegancia y la potencia de un caballo a la carrera, tumbándose en las curvas si era necesario, haciendo que el cuerpo de Jin se tumbara con ella, ambos enlazados en aquel sutil baile de cadencias ladeadas, mientras surcaban aquel mar de aceros, obviando el peligro que podía suponer un instante de duda, o una situación desesperada....

Todo desaparecía, para dar paso a esa marea de sensaciones, el aire sobre la piel, las pausas causadas por los semáforos y que provocaban en ellos la dulce anticipación de continuar con su camino, como el agua al toparse con una piedra inesperada en el lecho de un río caudaloso. No se privó de dar un pequeño rodeo, para poder disfrutar durante un rato más de aquella sensación...

Pero inevitablemente, con cada metro recorrido el fin inexorable se acercaba. Y junto con él, el principio. 

Se detuvo. 

El pequeño edificio de apariencia un tanto destartalada poseía el encanto clásico de los pequeños teatros, al fin y al cabo, es lo que era. No había más de trecientas localidades, contando los palcos, y aunque el exterior había sido reformado, conservaba ese aire de antigüedad. En la marquesina no se veía nada anunciado y de hecho, salvo por que no estaba acordado ni nada por el estilo, parecía totalmente cerrado. Ella aparcó la moto justo enfrente, en una zona habilitada para tal uso, tomando las medidas pertinentes de seguridad. Apoyó la pata de cabra y con un gesto, señaló el edificio, dejando claro que ese era su objetivo. 

Sacó su casco y se echó hacia atrás algunos mechones de pelo finos que habían resbalado de su moño improvisado. Sonrió a Jin con enigmatismo, al comprobar su cara. Seguramente estaría sorprendido. Pero se mantuvo en silencio, y no contestó, si es que preguntó algo. Sólo sujetó la mano de él y comenzó a andar hacia el teatro. Recordó aquel tacto cálido que había compartido cuando el agua había calado cada uno de sus huesos. Lo pacificador que había sido...

Al llegar a la puerta introdujo su mano en un bolsillo y sacó un manojo de llaves. Abrió el candado superior, la cerradura y luego la abertura principal, y entró por las puertas de cristal, cediéndole el paso a él. Una vez hubo pasado cerró la puerta tras de sí. La entrada tenía cristaleras donde solían mostrarse souvenirs, pero estaban vacías. La luz era tenue, pero dejaba avistar los sobrios colores de madera y tela en colores cálidos y acogedores. Pasaron el puesto de venta de entradas adicional, que era un pequeño mostrador de madera, y se adentró hacia una puerta marrón que estaba abierta de par en par, pero en cuyo interior sólo había una densa oscuridad, salvo por una diminuta luz naranja muy pequeña, que flotaba en el centro sin dejar ver nada. Como una pequeña luciérnaga. 

- Espérame, sólo un momento. - dijo ella entonces, con un tono suave, mientras se retiraba un instante un par de metros y abría una pequeña pestaña en la pared.

Una caja de fusibles...

La luz entró en acción como un rayo partiendo el cielo, mostrando entonces la magnificencia de una lampara de araña suspendida sobre los asientos en sobrio color rojo, a juego con la alfombra que surcaba el suelo hacia el inmenso escenario. Por doquier los detalles del teatro, cuyo interior era sobrio y elegante, permitía ver detalles de la luz, el abovedado y las molduras escayoladas que decoraban el techo. 

Ella se puso a su lado, y con una sonrisa iluminada por una emoción encendida y febril que le sonrojaba levemente las mejillas, y hacía relucir sus ojos violáceos, le invitó a entrar con un juguetón golpe de cabeza, al tiempo que comenzaba a andar. 

El teatro les engulló, envolviéndolos en color, a medida que se acercaban al centro de sus entrañas...

Sólo cuando estuvieran un poco más cerca...

El carmesí manto del escenario se despejaba y dejaba ver en el fondo un panel negro, sobre el que resaltaba un par de sillas y una mesa, en la que flotaba silenciosa pero incandescente, una blanca vela metida en un vaso de cristal...
avatar


Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 16/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Memento

Mensaje por Uehara Jin el Vie 11 Oct 2013, 14:21

No puedo describir la sensación que me invadió al ir en aquella moto contigo, sintiendo el viento colarse por entre aquellas costillas metalizadas, haciendo un sonido tan característico que era imposible no memorizarlo. Fluíamos con el tráfico, casi sentía como si voláramos en realidad, como si las ruedas de la moto nunca tocaran el suelo, tan ligeros e inalcanzables que todos a nuestro alrededor nos miraban con recelo. A decir verdad, no íbamos excesivamente rápido pues las normas de tráfico estaban para algo, pero igualmente la impresión era esa, era como si un esqueleto rabioso pero sofisticado se contoneara con fuerza y rapidez entre el tráfico. Reía de vez en cuando en voz baja, sobre todo cuando cogías las curvas y me hacías contener la respiración, clavando mi vista en aquel suelo que parecía estar tan cerca que podría besarlo si me inclinaba sólo unos milímetros.

Finalmente, nos paramos frente a un edificio bastante antiguo, lucía clásico y un tanto deteriorado. Me bajé en cuanto señalaste hacia la puerta, dejándome claro que era nuestro destino final. Me quité el casco y lo sujeté en una de mis manos mientras que la otra fue apresada por la tuya, tan dulce y cálidamente que sentí un leve cosquilleo. Te seguí sin plantearme ni cuestionarme nada, confiando plenamente en ti a pesar de ser envueltos por aquella penumbra del lugar a medida que lo atravesábamos. Cuando soltaste mi mano sentí como si me faltara algo, era ese tacto tan suave tuyo. Clavé mi mirada sobre aquella luz anaranjada que parecía tener esa magia y misticismo que te rodeaba a ti en todo momento. Esperé cuando me lo pediste, dejando que mis ojos se encandilaran brevemente al hacerse la luz en todo el lugar, revelando aquella sala de teatro que era tan fácil imaginar repleta en un segundo.

Sonreí cuando hiciste aquel gesto con la cabeza, invitándome a adentrarme en tu mundo. No me lo pensé, dejé que mis pasos fueran decisos y cortos mientras te seguía hasta el escenario. Una mesa, un par de sillas y esa vela dentro del vaso que tanto me recordó a aquel día en mi apartamento, haciéndome sonreír suavemente. Estaba tan fascinado con toda aquella realidad abrumadora que ni siquiera traté de adivinar lo que habías planeado con aquello; sólo quería tenderte mi mano, cerrar los ojos y dejar que me guiaras por tu fantasía.

- Nunca había pisado el teatro, y eso que lleva aquí más tiempo que yo. - comenté sonriéndote sin poder evitarlo.
avatar


Avatar : Mello
Mensajes : 170
Fecha de inscripción : 29/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Memento

Mensaje por Ichinose Hitomi el Vie 11 Oct 2013, 17:27

Cuando su voz quebró el silencio no hizo si no potenciar aquella sensación de fantasía, que así debía transmitir todo teatro que se dignase a llamarse como tal. A pesar de su capucha, la luz se reflejaba en su rostro suavemente, creando el contorno de aquella cara que cada vez se hacía para ella más familiarmente conocida. Disfrutó de esa imagen tan sólo unos segundos, sin poder evitar que su emoción desenfrenara le llevase a acercarse cada vez más a la pequeña mesa que habían improvisado. 

Formaba parte del atrezzo del teatro, esas sillas habían vivido interminables aventuras y habían tenido tantas utilidades como personajes había interpretado ella a lo largo de su carrera. Habían sido pilas, fuentes, pilares, castillos, habían sido de todo menos sillas. Y sillas también. Eso era lo maravilloso de ese lugar, que hacía que una mujer fuese una reina, y que un hombre un héroe. Que hacía a los de buen corazón villanos y a los silenciosos, habladores. 

Esa era la magia del teatro...

- Pues hoy es tu día entonces...- sonrió ella acercándose ya hasta el entarimado. 

Justo enfrente había un pequeño hueco, donde podía colocarse una orquesta. Subió a la escalera, mirando hacia atrás para asegurarse de que él la seguía. La pequeña mesa estaba cubierta con un mantel blanco, había palillos negros sobre la mesa, sobre servilletas blancas, servilleteros negros, y sobre los platos reposaba la carta de un restaurante chino. 

- Espero que te guste la comida china... - susurró, como pidiendo un deseo - Aunque siempre hay tiempo de llamar a una pizzería.- añadió con una suave risa, encogiéndose de hombros. 

Sobre la mesa se entremezclaban detalles blancos, negros, grises y plateados, en los cubiertos que había puesto por si lo prefiriera a los palillos, en los pies de las copas de cristal, en la cubitera en la que había tés enfriándose, en lugar de la clásica botella de champán. Era un detalle ridículo que la había hecho reír al prepararlo. 

Entonces sin previo aviso, dió una palmada, como acostumbraba a hacer para llamar la atención de su compañía, antes de comenzar las sesiones de ensayo. 

- ¡Bueno, llegó el momento! ¿Estás preparado?- preguntó con energía mientras miraba a Jin con una gran sonrisa - ¡Bienvenido a tu cena de ensayo!- exclamó, al tiempo que se movía por el escenario dando pasos premeditadamente lentos, estirando las piernas, mientras movía los hombros, las manos, gesticulando, relajándose. 

Siempre estaba bien hacer un pequeño ejercicio de calentamiento, antes de ensayar... Aunque no fuera exactamente un ensayo sin más...
avatar


Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 16/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Memento

Mensaje por Uehara Jin el Miér 16 Oct 2013, 18:40

Subí aquellas escaleras lentamente, como si me adentrara muy poco a poco en un mundo completamente diferente al que conocía. Observé aquella mesa tan perfectamente puesta, preparada para una cena especial, una que me alegraba que compartieras conmigo. Te miré y sonreí, riendo suavemente después cuando bromeaste sobre pedir una pizza si no me gustaba la comida china.

- Me encanta la comida china. - fue lo único que dije de momento para tranquilizarte.

Ante aquella palmada mi corazón pareció palpitar con más fuerza, observándote danzar por aquel escenario con esa elegancia y soltura tan abrumadora, tan innata en ti. Cada uno de tus gestos parecía especialmente calculado para ser ejecutado a la perfección pero, al mismo tiempo, lucía completamente espontáneo. Mostré mi dentadura nuevamente al ensanchar aquella sonrisa que no había podido borrar aún en realidad. No hubiera adivinado lo que era aquella cita jamás, pero he de admitir que me pareció tremendamente original y divertido. ¡Un ensayo de cena! Era lo que muchas personas querrían tener, porque bastaba con volver atrás cuando algo no salía bien o cuando se escapaba algún comentario inapropiado. Divagué unos minutos sobre aquello, imaginándome situaciones cómicas durante una cena de ensayo...

- Sí, trabajo en una fundación si ánimo de lucro. Además, vivo con mi madre y tengo seis gatos. ¡Adoro los gatos! ¿Quieres ver la foto de alguno?
- Eso es raro... ¿Puedes repetirlo pero sin lo de los gatos y el detalle de que con cuarenta y dos años vives con tu madre?

Reí suavemente, dándome cuenta de que me había quedado sin palabras. Eras la única persona, o casi la única, que lograba dejarme completamente mudo. Pero no porque estuviera incómodo, no porque no me interesara lo que sucedía a tu alrededor, sino porque me dejabas completamente fascinado, atónito.

- Hitomi... - tragué saliva aunque no borré mi sonrisa, ahora más tenue pero igual de cálida - Eres increíble. - sí que lo eras, sólo quería decírtelo, ahora que había encontrado el valor para ello.
avatar


Avatar : Mello
Mensajes : 170
Fecha de inscripción : 29/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Memento

Mensaje por Ichinose Hitomi el Mar 22 Oct 2013, 11:09

Esperaba una respuesta, en lo más interno de sí misma, que le ayudase a deshacer ese nudo de nervios que, como una esfera de cristal, le bajaba por la garganta cada vez que le miraba y él pasaba un segundo más en silencio. Se atragantaba con ese orbe de expectación, de espera inacabable que en su yo mas íntimo deseaba ver estallar y convertirse en emoción, en sorpresa. Quería regalarle una experiencia, algo que alegrara su rostro...

Algo que le permitiera ver otra vez esa sonrisa...

Y cuando creyó que en aquel silencio sepulcral que tanto miedo le daba cuando subía al escenario y que a veces podía ser amigo iba a devorarla por completo, él la sonrió...

Las palabras salieron de su boca, y las recibió como un bálsamo. Ambrosía en sus oídos. Al hacerlo se percató contrariada por completo de que se sentía feliz...

Feliz...

Aquello le dió más miedo que ninguna otra cosa. Sus mejillas se tiñeron de un cruento color rojo, chivato, delator. Ella contempló a Jin, su expresión tranquila pero maravillada, su sonrisa. Quería ver sus ojos como los de un niño, quería enseñarle el sitio que era para ella su segundo hogar. Pero la vergüenza apenas se lo permitía, porque aún la sujetaba con sus cuerdas invisibles que teñían de rojo su rostro. 

- No me digas esas cosas... - dijo retirando nerviosamente la mirada, retirándose un mechón rebelde detrás de la oreja por inercia.

Un gesto que había fingido para bromear miles de veces, pero que ahora recurría a ella para reírse, como una cruel ironía que la hacía percatarse de hasta qué punto a veces era una completa idiota. 

- ¿Te gustaría ver las entrañas de la bestia?...- preguntó atreviéndose a devolverle la mirada enigmáticamente, sin poder evitar que su sonrisa se ensanchara al encontrarse de nuevo con sus ojos.
avatar


Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 16/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Memento

Mensaje por Uehara Jin el Miér 06 Nov 2013, 13:20

"Es la verdad", pensé al escuchar tu respuesta. Eras increíble, te lo había dicho en serio. Aún estaba conmovido por todo aquello, sorprendido, con ojos brillantes que miraban todo aquel atrezzo, toda esa escena preparada por ti, para mí. Pero me gustó ver tus mejillas teñidas de ese color carmesí que te dieron vida de pronto, iluminando aún más tu cara, resaltando tus delicadas facciones. Te sentaba muy bien el sonrojo, me hacía sonreírte sin siquiera darme cuenta. Creo que, desde que te vi apoyada contra aquella moto tan alucinante, no había podido dejar de curvar mis labios en una sonrisa. Tampoco lo había intentado, si te soy sincero, me gustaba sonreír para ti; esperaba que te consideraras afortunada porque no solía sonreírle tanto a una persona jamás. Pero a ti... Podría sonreírte sin parar todo el día, porque me salía solo, así, sin más.

Clavé mis ojos en los tuyos cuando tú dirigiste tu mirada hacia mí, perdiéndome en aquel color púrpura tan vivo, enigmático y único. Reí suavemente ante tu pregunta, sin pestañear siquiera para no perderme ni un segundo aquella violácea mirada tuya.

- Claro... Enséñamelo todo. - respondí con voz calma, rendido a ti.

Ansiaba que me mostraras todo tu mundo, Hitomi, no pondría ninguna objeción para ello. Podrías tomar mi mano y llevarme allá donde tus pasos quisieran ir, yo te seguiría. Sólo quería que no me dejaras solo, quería descubrir todo aquello bajo tu guía.


[FDI: Siento muchísimo el retraso.]
avatar


Avatar : Mello
Mensajes : 170
Fecha de inscripción : 29/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Memento

Mensaje por Ichinose Hitomi el Dom 10 Nov 2013, 19:56

[FDP: No te preocupes, perdóname tu por tardar]

Las cuerdas la liberaron con amabilidad de su vergüenza, permitiéndole retomar el estado natural que solía sentir sobre el escenario, paseando por él como junto a un viejo amigo que la daba la bienvenida y nunca, o casi nunca, la juzgaba con dureza. A pesar de lo cual, el poso de inseguridad se hizo, gota a gota, cada vez más seguro en su estómago. Lo que antes era tan sólo una sombra, ya poseía figura propia, y era el hecho de que se sentía feliz de nuevo, en compañía...

Que terror mas inmenso...

-Acompañame...- dijo entonces alargando la mano hacia él. 

Esperó a que se la estrechara, con interno deseo de sentir por un momento aquel contacto tan grato que era su mano, que había tenido la suerte de experimentar fugazmente en su piso. 

Luego se adentró a buen paso hacia un lateral, donde las bambalinas se dejaban apenas entrever entre unos telones de un negro prohibitivo, que denegaban la visión a cualquier dispuesto a encontrar el truco, la brecha en la magia. Tras retirar el telón suavemente, dió un levetirón de su mano, y le invitó a ver aquel espectáculo prohibido para ojos ajenos. 

Sus secretos...

Detrás del telón había una gran sala abierta, repleta de mesas con espejos, focos de colores, utillería de lo más pintoresca y perchas repletas de vestuario, y otras vacías. Botellas, mesas, sillas, telas, columnas, incluso alguna cama aparecían apiladas en ese pequeño almacén, capaz de convertirse en todo lo que se pudiera imaginar...

cuando ella entraba en ese sitio, su cara se iluminaba, su cerebro hervía de puras posibilidades y siempre, siempre, encontraba la inspiración allá donde mirara. Devolvió la mirada a Jin, y le soltó la mano, solo para poder abrir los brazos para abarcar en el aire toda la extensión de cosas, de pequeños detalles que eran quienes, ladrillo a ladrillo, construían las mansiones de la farsa y la comedia...

- Aquí es donde nace la magia...- susurró ella, como si no quisiera perturbar al teatro, sintiéndolo vivo. - En estas bambalinas, lo que al público le parece una pausa dramática, o un instante de emoción, se traduce en un frenesí frenético de polvos de maquillaje como una niebla en el aire, el subir de cremalleras, el movimiento del atrezzo y los pasos de quien, en el escenario, luego se muestra calmado...- relató, casi como si fuese una epopeya.

Cerró los ojos por un instante y se dejó seducir por el aroma del silencio... lenguaje que entre bambalinas, apenas se hablaba...
avatar


Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 16/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Memento

Mensaje por Uehara Jin el Vie 29 Nov 2013, 17:12

Tomé tu mano sin dudarlo, con la misma seguridad que había mostrado hasta ahora, porque confiaba plenamente en ti. Sentí ese calor que desprendía tu piel, embriagándome con él, haciéndome sonreír de nuevo, fugazmente esta vez porque mi expresión cambió a una de intriga cuando comenzaste a tirar de mí. Por supuesto, me dejé llevar sin oponer la más mínima resistencia, ansiando ver lo que querías mostrarme. Reí por lo bajo ante aquel tirón de tu mano para incitarme a darme prisa, dándome un empujón para que me metiera de lleno en esa fantasía que querías enseñarme.

Observé todo el lugar, reparando en cada silla, botella, telar, piezas que simulaban ser columnas de escayola o paredes de ladrillos. También en la cama plegada contra una pared, utensilios de maquillaje y prendas varias colgadas de esos percheros, abarrotando la barra metálica porque habían muchas. Sí, allí era donde nacía la magia, definitivamente. Donde una mujer corriente se transformaba en un hermoso cisne y bailaba al son de Tchaikovsky.

No puedo pronunciar palabra, supongo que es la magia del teatro que me envuelve, me arropa para que baile con ella, confiándome, seduciéndome. Ya he caído a sus pies, y a los tuyos también. Porque eres el conducto que me ha llevado a todo esto, esa luz que guía en la oscuridad demostrando que todo a tu alrededor puede ser luz si te convences a ti mismo de que así es. Aunque sobre la mesa sólo haya una vela a medio consumir.

- Cuéntame más. - te imploro casi como un niño que quiere que le cuentes otro cuento antes de irse a dormir, con mis ojos clavados en ti, con un brillo en ellos que hacía muchísimo tiempo que no salía a relucir.


[FDI: Te doy permiso para matarme...]
avatar


Avatar : Mello
Mensajes : 170
Fecha de inscripción : 29/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Memento

Mensaje por Ichinose Hitomi el Lun 02 Dic 2013, 21:12

[FDP: ¡De eso nada! ^^]
 
Parecía fascinado y así es como quería que estuviera. Porque si hubiese mostrado desinterés, cosa que habría podido pasar, no habría podido evitar sentirse algo decepcionada. Sabía de sobra que no todo el mundo se sentía atraído por las mismas cosas, para eso existían los gustos. Pero a ella le encantaba compartir con quienes le importaba aquello que la apasionaba...
 
No concebía la vida de otra forma...
 
Sentir aquellos ojos cargados de emoción sobre ella casi la hizo estremecer, y tuvo que contener la suya propia para que aquello no se notara. Sentía fluir su energía hacia él y cómo le era devuelta en forma de asombro, y quería que sintiera cada peso y cada polea, cada brizna y cada pequeña luz de lo que era para ella un modo de vida. 
 
Su vida.
 
- Mira arriba...- le dijo entonces, para que observara la fila de focos ordenados, inclinados sus rostros como monjes que oraban en silencio hasta que era su momento de brillar. - Allí sucede la magia, y su ambiente puede ser tan dulce como crítico. - añadió acercándose a una esquina, donde estaba el cuadro de luces, encendió un enorme foco blanco, que señalaba el centro del escenario. Ella se lo ofreció con una mirada suave, invitadora. - ¿quieres probar...?- dijo con un sutil tono, como Eva que ofrece la manzana...
avatar


Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 16/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Memento

Mensaje por Uehara Jin el Lun 24 Mar 2014, 03:33

Alcé la cabeza sin dudarlo cuando me lo indicaste, observando esa fila de focos en lo alto que, según me decías, hacían fluir la magia y crear el ambiente necesario para cautivar a los espectadores de una obra. Y te sigo después con la mirada, observando tus gráciles pasos llegar hasta un cuadro de luz en la pared para activar uno de aquellos botones, logrando que en el centro del escenario aparezca un haz de luz blanco que encandila. Por un momento me imaginé a un personaje en el centro de aquella luz, pronunciando un discurso de lamento y desasosiego tan profundo que lograría erizar la piel de quien escuchara y observara su dolor, contagiándose de él para hacerlo suyo casi sin darse cuenta.

Y me ofreces probar, con una sonrisa que me invita a seguirte. Es lo que hago, además de devolverte esa sonrisa, sólo que de forma más tenue, cuando encamino mis pasos para llegar hasta ti. Miro aquel cuadro que tiene bajo cada botón una etiqueta descriptiva, breve. Algunas no las entiendo, pero me siento eufórico por tener la oportunidad de descubrir qué foco prenden, qué sentimiento deben impregnar en los corazones de los presentes si estuviera desarrollándose una obra sobre aquel escenario. Pulso uno de aquellos botones, mirando enseguida hacia la tarima, que deja de estar iluminada por ese foco blanco para pasar a mostrar un tono rojizo que casi parece extenderse a todo el espacio. Como si de repente al antagonista le consumiera la ira al ver a su amada junto al protagonista de la obra, sucumbiendo a sus brazos.

Te miro, río por lo bajo sin saber porqué y pulso de nuevo aquel botón para que en el escenario reine de nuevo la oscuridad. Pero no tardo en lograr que un foco amarillo y otro verde den luz al espacio, pulsando dos de aquellos botones a la vez. La primavera parece haber llegado frente a nosotros, como en un cuento de fantasía para niños, y no tan niños.

- Es curioso cómo... Cómo una simple luz puede hacer que mi imaginación se dispare... - susurro, mirando aquellas luces bañar el escenario.


[FDI: *Le pasa un hacha* En serio...]
avatar


Avatar : Mello
Mensajes : 170
Fecha de inscripción : 29/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Memento

Mensaje por Ichinose Hitomi el Miér 26 Mar 2014, 22:23

Jugaba como un niño. Aquella sensación le quedaba tan lejana, tras el tropel de preocupaciones que intentaban arrebatarla de los papeles que interpretaba ahora que ya sabía hasta que punto era complicada la perfección. Porque se preocupaba de cosas como las luces, y el escenario, y las medidas. Se le olvidaba que una vez ella tuvo esos ojos, esos que ahora veía en Jin. Ojos curiosos que querían absorberlo todo, como si fuese magia pura lo que ocurría frente a ellos... 

Quiso abrazarlo entonces, y por primera vez en mucho tiempo, se contuvo. O quizá no se atrevió... Aquello la hizo entrar en pánico durante un instante, porque supo instantáneamente lo que significaba...

Pero pasó.

- ¿Quieres jugar?- preguntó entonces con una enigmática sonrisa.

Luego rió, sólo un momento, como un niño al que por fin han dejado salir en busca de diversión. Dio unos pasitos hacia el escenario, donde la mesa era ahora un detalle sin importancia, que había pasado a segundo plano. Se quitó la chaqueta, descubriendo debajo de la chupa de cuero una camisa que se ceñía a su cuerpo sin ser obscena, de color blanco y de tirantes. Sencilla y genuina como su presencia en el escenario. Se puso bajo los focos, y permitió que la luz verde salpicara su piel, su figura y su pelo. 

- Y si las flores brotan a mi paso no es porque las domine, si no porque ellas me conceden sus favores... - dijo entonces con una voz dulce, mientras andaba suavemente por el escenario, con una calma tal que parecía levitar. Daba la impresión de que verdaderamente iban a nacer flores por doquier, allí donde ella levantaba el pie para seguir avanzando - y el agua fluye no porque yo lo mande, si no porque recorre su camino al saludarme, y los animales no me respetan por ser su dueña, si no por ser su humilde sierva, quien ayuda y alimenta. si tu has comprendido de verdad quien soy, entonces habrás de llamarme primavera...- interpretó como si ella misma fuese una personificación de la misma. Movía sus manos con delicadeza y se podía ver el agua en sus movimientos, los animales a su alrededor. Podía sentirse y vivirse como si de verdad estuviese allí...

Por que ella lo creía así...

Entonces le miró a él, por un segundo, rompiendo el embrujo. Le sonrió ampliamente, y luego, con un gesto de sus ojos, miró el cuadro de luces, invitándole a jugar con ella. A cambiar ahora su tono, su sentimiento, su color.
avatar


Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 16/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Memento

Mensaje por Uehara Jin el Mar 01 Abr 2014, 00:01

"¿Quieres jugar?", me preguntas. Y me contengo para no lanzar un desesperado "¡Sí!" de entre mis labios. Porque toda esta adrenalina del momento, toda esta emoción y deseos por recibir más creo que ya se notan demasiado en mi mirada, en mis gestos involuntarios... No quiero pecar de idiota exponiéndome demasiado al confesarte que te seguiré adonde me pidas, simplemente invitándome con esas dos palabras. Me pierdo en tu risa, esbozando una sonrisa sobre mis labios sin apenas darme cuenta de que lo hago, tampoco me importa hacerlo. Mis ojos te siguen allá donde se mueve tu silueta, descubriendo cómo te desprendes de aquella chaqueta para que tu cuerpo quede ceñido a una camisa blanca de tirantes que te hace más justicia que cualquier otra cosa, porque es delicada y suave como su portadora.

Borro esa sonrisa de mis labios en cuanto comienzas a moverte mientras hablas, observando sorprendido cómo todo lo que recitas se convierte en una realidad sobre el escenario. Las flores brotan a tu alrededor, emergiendo de debajo de la madera lacrada del escenario, el agua resbala por tus alrededores como si pretendiera seguirte, dibujando tus pasos al desplazarse sinuosamente. Y los animales cobran vida y te regalan sus reverencias, acompasándose a tu ritmo al danzar por el espacio. Todo esto lo ven mis ojos tan nítidos como te veo a ti danzar sobre aquella tarima, a pesar de que no sea más que un producto de mi subconsciente. Y, súbitamente, todo se desvanece en el aire en cuanto acaba tu interpretación. Sonrío al ver esa sonrisa iluminando tu rostro, siguiendo tu mirada y comprendiendo tu intención.

Alzo mi mano, llevando mi dedo índice a uno de aquellos botones para pulsarlo, dejando que todo el escenario se envuelva de un color carmesí.

- ¡La Primavera está amenazada! ¿Quién la salvará? ¡Oh, pobre Primavera! Tú que brindas vida y armonía a nuestro mundo, ¿quién te salvará ahora de las garras de la devastación? - pronuncio con tono dramático, sin apartar mi mirada de ti para ver cómo reaccionas, cómo tratarás de salvar a esa estación que hace un segundo nos envolvía con calidez.

[FDI: Esta canción me ha inspirado mucho: https://www.youtube.com/watch?v=DzD12qo1knM]
avatar


Avatar : Mello
Mensajes : 170
Fecha de inscripción : 29/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Memento

Mensaje por Ichinose Hitomi el Jue 03 Abr 2014, 20:40

Él se deja llevar, asume su papel con la rapidez con la que huye un animal salvaje al sentir sobre él las miradas de los humanos, buscando siempre sobrevivir. Ella intuyó automáticamente, seguramente por instinto, su talento. Y quiso saber más...

Saber hasta dónde podía llegar...

Entonces el hizo un drástico cambio de luces, y con ese instante de oscuridad entre la tonalidad de las luces, ella se introdujo nuevamente en su papel, y adoptó una expresión aterrorizada, como si jamás hubiera pasado tanto miedo. Recurría a su vida, vivencias pasadas que le ayudaban a sonsacar de su interior la emoción que quería mostrar en cada momento. Nunca tan drástico como para exponerse demasiado, pero sí lo suficiente como para hacerle abrir la herida del sentimiento, de la que brotaría la pasión de su sangre. A menudo unas gotas bastaban...

- ¿Y porqué he de extinguirme? - dijo entonces entristecida, confundida y frustrada, conociéndose dueña de un destino que no merecía. Pues ahora era la primavera y ella se moría. Así que moriría también - ¿Acaso no veis júbilo en los bosques al asomarse mi presencia en ellos? ¿Acaso no llaman los animales a los que aman? ¿No dan las flores su mejor cara para mirarme a mi?- Calló de rodillas, como fulminada, con una mano en el pecho, como si de allí una mano arrancara su último aliento - Decidme tan sólo...¿Porqué yo?...- su voz se entrecortaba entre estertores - ¿Qué es lo que hice mal?...- añadió tras una pausa, con voz queda, sus ojos cristalinos a punto de permitir brotar una lágrima.

El llanto era siempre lo que más costaba, pero no desde hace un tiempo... No desde que pasara aquello...

Y ya no lo sería nunca mas...

Pero ahora esos problemas no existían, pues no era Ichinose Hitomi quien lloraba. Si no la primavera extinguida. Fué ella quien miró hacia Jin, y extendió la mano, en una última esperanza de ayuda que quizá no llegara a tiempo...
avatar


Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 16/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Memento

Mensaje por Uehara Jin el Jue 17 Abr 2014, 12:42

- El invierno se ha impuesto, oh, querida primavera... Está celoso de vuestra belleza y vuestro encanto. De vuestros gráciles y delicados movimientos. De vuestra generosidad al compartir vida y generarla desde cero. De vuestra alegría y júbilo, contagiado allá por donde pasáis. ¡Oh, hermosa primavera! Lo lamento tanto... ¿Cómo puedo ayudaros, decidme? Sólo soy una sombra oculta, esa que todo lo mira pero siempre calla. Una ilusión que se desvanece en cuanto llega algo de luz. - me acerco lentamente hacia ti, con pasos cortos y casi solemnes, en un desfile silencioso interrumpido por mis siguientes palabras - Yo soy la noche, mi señora. A mí llegan los vestigios de vos, los resquicios de vuestra ternura. Y yo también estoy celoso, mi señora, he de admitir. Porque yo quisiera ser el sol, radiante y repleto, que puede disfrutar de vuestra compañía con ferviente devoción.

Me dejo llevar. No sé cómo lo estoy haciendo, pero lo hago. Siento dentro de mí algo intenso, extendiéndose por todo mi cuerpo con fuerza, haciendo que mi pecho se agite y mi vello se erice. Mi piel se sensibiliza y casi puedo sentir la imperceptible brisa que entra por un diminuto hueco de la ventana de aquel salón. Me siento... Vivo, enérgico, nostálgico. Nunca me había pasado esto antes, salvo... Bueno, hice teatro alguna vez en mi vida pasada, pero algo tan insignificante como carente de talento. No me había dejado llevar así, guiándome por impulsos sin pensar en los nervios, en la actuación, en el público o el guión. Éste era un guión perfecto para mí, espontáneo y cambiante, como la vida misma. Y tú, Hitomi... Lograbas que creyera esos sentimientos que emanabas, que expresabas sin pudor al verte afligida porque ibas a desaparecer como primavera.

- ¡Oh, primavera! - anclo mis rodillas en el suelo, dejándome caer, escuchándose el sonido de mis huesos impactar contra la madera. Pero me olvido de ese leve dolor que he sentido, carece de toda la importancia en este momento - ¡Perdonadme, os lo suplico! Me dejé llevar por sus engaños, sus susurros entre las montañas, su palabrería y su porte. He... He sido yo, primavera. Yo os he hecho daño, guiado por el rencor y los celos que nunca debí sentir de vos. El invierno es cruel y frío, mi señora, pero sabe bien cómo ofrecer palabras de calidez para darnos vigor y creer sus falsas promesas. - te confieso, afligido y apenado, llevando mi mano al pecho - ¡Oh, necio de mí! Jamás debí escucharle, jamás debí hacerlo. Ahora todo está perdido por mi culpa... - agacho la cabeza, arrepentido, porque he ayudado al invierno a adelantarse y usurpar el lugar de la estación más importante del año.
avatar


Avatar : Mello
Mensajes : 170
Fecha de inscripción : 29/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Memento

Mensaje por Ichinose Hitomi el Dom 25 Mayo 2014, 14:04

[FDP: a veces me pregunto si merezco postear contigo, en serio... siento la tardanza]

Cae al suelo con un golpe seco y espera...

Espera...

Espera a que el sueño lo condene, como anteriormente ya hizo con ella. Espera que la enfermedad del teatro se introduzca bajo su piel, y lo contagie, cosa que sucede con inusitada rapidez. Ve como se acerca, cómo la luz lo transforma, lejos de ser una figura que pudiese encontrarse en cualquier lugar, toma cuerpo frente a ella convirtiéndose en noche...

Mientras él se acerca, ella normaliza su respiración, cada vez más suave, cada vez más acompasada, se abandona poco a poco a la inevitable verdad del crimen que noche confiesa, cargado del arrepentimiento que acompaña a quienes tienen la conciencia sucia de verdad...

Porque la ha traicionado, porque ha roto su pacto, como día usurpa a noche durante su estación, alargando su estancia, acariciando sus verdes prados, y al contrario, durante el invierno, suya es la mayor presencia, asociada a ese corazón de sentimientos congelados que demuestra tener al ser capaz de hacerle eso... ¿y acaso no es ella en parte culpable, por permitir a día permanecer cuando de sobra sabe que es el momento de noche?... Si, pero ahora nada pueden hacer, salvo esperar...

El primer copo de nieve vendrá y como una exhalación se desvanecerá su presencia en la tierra, y el frío atrapará sus alas, y ya no podrá sobrevolar sus milagros nunca más... A no ser...

- Noche...- susurra - Noche... - murmura buscándole con ojos ciegos, ojos que se apagan - Llévame contigo...- añade entonces respirando después pesadamente, haciendo que cada palabra cueste un precio muy alto.

Apenas si gira, tratando de encontrarle con una sola mano, que se posa lánguidamente sobre su rostro, acariciándolo con su reverso. Un breve contacto que lo comprende y lo perdona...

- Cúbreme...- susurra de nuevo, con la impresión de que será por última vez, mientras queda tendida, su torso intentando mirar al cielo sin conseguirlo, curvando levemente su espalda- Escóndeme a la sombra donde ni siquiera invierno pueda encontrarme... y a cambio y desde ahora, yo te regalo mis noches... - añadió en un último esfuerzo dejando caer la mano sobre su torso, perdida toda energía...

En un atisbo de recurrir a su única esperanza...
avatar


Mensajes : 357
Fecha de inscripción : 16/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Memento

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.

Afiliados